La otra historia

Aquel 27 de Noviembre

Amaneció y por segunda vez Venezuela despertó con golpe militar, realizado esta vez por un grupo variado autodenominado Movimiento Cívico-Militar 5 de julio que era integrado por oficiales de grado alto de Las Fuerzas Armadas y por civiles que adversaban al régimen de Carlos Andrés Pérez.

Los protagonistas fueron los contralmirantes Hernán Grüber Odremán (jefe de la operación) y Luís Enrique Cabrera Aguirre, el general de brigada de la Fuerza Aérea Francisco Visconti Osorio, el coronel del Ejército Higinio Castro y por la parte civil participaron organizaciones como Bandera Roja y Tercer Camino.

El gobierno logro derrotar a los insurgentes el mismo día suscitándose enfrentamientos en Caracas, en los estados de Miranda, Aragua y Carabobo. Un grupo de militares huyen pidiendo asilo político en Perú. Desde el 4 de febrero surgían rumores de que se produciría otro golpe militar, ya el gobierno de Pérez estaba informado y loro infiltrar a los conspiradores.

Se dice que los planes de golpe eran para el 12 de octubre cambiándose hacia el 24 de noviembre hasta que se gesta el 27. Los cambios de planes se debían a que los grupos participantes no se ponían de acuerdo en varios puntos y por su penetración por parte del gobierno.

Las razones esgrimían los insurgentes eran la falta de preocupación del gobierno de Pérez de buscar salidas institucionales para enfrentar la crisis en que vivía el país. En país ahogado por la corrupción, la pobreza y el despilfarro de un gobierno que se alejaba de la senda de búsqueda del bien colectivo.

Estos planeaban implantar una democracia verdadera y al lograr el objetivo de tomar el poder el naciente gobierno estaría integrado por una Junta de 4 militares y 6 civiles de prestigio, después llamarían a elecciones al haber conseguido estructurar el país.

Participaron un grupo de la Policía Metropolitana de Caracas denominado el Grupo Zeta y tuvo una gran participación la Fuerza Aérea y el Ejército, la Armada participo con un grupo de hombres pertenecientes a la Unidad de Fuerzas Especiales y altos oficiales, la Guardia Nacional no participo igual que el 4 de febrero convirtiéndose en la fuerza militar que más combatió el golpe. Desde el Museo Histórico Militar los Contralmirantes Gruber Odreman y Cabrera Aguirre comanda el alzamiento.

Los golpistas debían tomar los medios de comunicación para asegurar el éxito de la operación y realizan la toma de la televisora del estado y el trasmisor de Las Mercedes para controlar los canales 2, 4, 8. Un capitán y 30 efectivos del batallón de Comunicaciones del Ejército participan trasmitiendo una comunicación del Comandante Chávez que se dirigía a la población. Pero lo que todavía se desconoce fue la, omisión de un video grabado con los 5 altos oficiales que dirigían el alzamiento en el cual exponían las razones y llamaban a sus compañeros militares y al pueblo en general a apoyar la intentona.

El presidente Pérez se dirige a Venezuela desde el canal 10 que no lo habían podido tomar los golpistas y resto importancia al movimiento diciendo que era un “coletazo del 4 de febrero” y que la situación estaba controlada. Recomendó a la población para que salieran a sus trabajos y enviaran a sus hijos a la escuela mientras en la región capital se daban enfrentamientos.

La sede del canal 8 fue recuperado por las fuerzas leales a Pérez y en La Carlota en la base aérea Francisco de Miranda, en el Palacio de Miraflores, en la residencia de La Casona, en las sedes de la Disip en Los Chaguaramos y en el Helicoide y en la sede de la Policía de Sucre se produjeron enfrentamientos.

Bien entrada la tarde las unidades blindadas del Ejército y soldados de la Guardia Nacional pudieron retomar la base Francisco de Miranda logrando la rendición de los alzados.

En el Reten de Catia se produjo un motín con la muerte de 63 recluidos y los combates en Caracas se terminan con la rendición de los jefes de la rebelión que se encontraban en el Museo Histórico Militar a las 3:30 de la tarde siendo recluidos en el cuartel San Carlos.

También fue allanada la Universidad Central por La Guardia Nacional y “se encontraron una gran cantidad de armas”. Los rebeldes habían tomado la base Libertador comandados por el General Visconti y desde allí fueron enviados aviones Broncos y Mirage produciéndose enfrentamientos aéreos en contra de las fuerzas” democráticas”, leales a Pérez.

A las 3 de la tarde 93 insurrectos al mando de Visconti salen de la base Libertador en un avión Hércules hacia Perú en la ciudad de Iquitos solicitando asilo político

El gobierno decreto la suspensión de las garantías constitucionales y se ordeno un procedimiento extraordinario para juzgar a los insurrectos instalando un Consejo de Guerra Extraordinario

Se calcularon los muertos en un número de 300, detenidos 1300 integrantes de las Fuerzas Armadas y 40 civiles.

Las cercanas elecciones para elegir Gobernadores y Alcaldes del 6 de diciembre se realizaron sin ningún contratiempo y en marzo de 1993 la Corte Suprema de Justicia decreta el sobreseimiento de la causa de los participantes de los golpes del 4 de febrero y del 27 de noviembre y fueron indultados por el presidente Caldera enrumbadose el país a diciembre del 1998 en donde la llegada del Comandante Chávez a la Presidencia de La Republica sepulta a la corrupta democracia representativa.

Pasarían varios años para que un 11 de abril otro golpe pero esta vez reaccionario se suscitara en Venezuela pero gracias a Las Fuerzas Armadas y al pueblo que unidos salen a defender su verdadera democracia.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1187 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


José Rosario Araujo


Visite el perfil de José Rosario Araujo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US N /actualidad/a154981.htmlCUS