Del dolor a la vida, gracias Diosdado

Desde el pasado sábado (08/12/2012) la noticia más importante y dolorosa para todas y todos los revolucionarios, no solo de Venezuela sino del mundo entero, es la reaparición del cáncer en el Comandante Hugo Chávez. Eso lo sabemos.

Muchos sentimos como si el cáncer lo padeciéramos nosotras y nosotros también. La misma angustia y desesperación. Lloramos de rabia, tristeza, pero jamás de debilidad. Decía el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, el pasado domingo en la sesión del Parlamento, donde se otorgaría el permiso al Presidente Hugo Chávez para viajar a Cuba a someterse a una nueva intervención quirúrgica, que “éste es el dolor de un parto”. Ciertamente.

Creo que éste comentario del camarada me golpeó aún más. Sin embargo, con “cabeza fría” analicé esa frase. Para todas las que somos madres, los dolores de parto son terribles. Hay quienes fuimos sometidas a cesáreas por alguna complicación, leve o grave, pero complicación al fin. Dolores son dolores.

Ahora bien, después de esos “dolorosos dolores” ¿qué viene a continuación? Tengo una respuesta sencilla pero emocionante: DESPUÉS DE LOS DOLORES DE PARTO VIENE LA VIDA, ¿NO? Incluso, después de la cesárea el dolor en la recuperación es molesto, pero dimos vida. Parimos vida.

¿Será esto lo que quería decirnos Diosdado? ¡Claro que sí! Agradezco nos haya estremecido de esa manera.

El Comandante Chávez, y el pueblo venezolano revolucionario y chavista, en este momento estamos en esos dolores de parto. Ya viene la vida. Mejor dicho, allí está pero vuelve a nacer. Vida y más vida... ¡Hasta la vida siempre! dijo el Comandante.

Un viaje a Cuba que nos tiene ansiosas y ansiosos. Un viaje que tiene el regreso como objetivo. Un viaje que tiene en sus hombros el Plan Nacional Simón Bolívar 2013-2019.

A veces nos cuesta ser optimistas, creo que al Comandante no le cuesta pues siempre nos da fuerza ante las adversidades. Es por eso que la vida del Comandante es vida para muchas y muchos. La vida del Comandante es no morir jamás. La vida del Comandante es esa luz que conseguimos al final del túnel del que salimos hace 14 años. La vida del Comandante es dolor por un momento pero también amor y renacer. La vida del Comandante es la vida de cada niña o niño parido cada minuto o cada hora en Venezuela. La vida del Comandante es Patria. Patria, la que tenemos gracias a Chávez.

Es por eso que urge darle una oportunidad a la vida, confiar en la vida. Patria hecha vida. Chávez hecho Patria. Pueblo hecho Patria. Por cierto, si queremos seguir teniendo Patria: ¡Unidad, unidad y más unidad!

Lloremos, ¡cuánto queramos lloremos! Pero hagámoslo de alegría que ya nació la vida.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1625 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a155783.htmlCUS