¿Hay un consenso con la oposición para postergar la fecha de la toma de posesión del Presidente?

Por dónde van los tiros

Había escrito un artículo, en el cual concluía que el Gobierno había echado a andar unos globos de ensayo, a través de un articulista en Rebelión al inicio de la semana y luego con unas declaraciones de Diosdado Cabello, ambos presentando muy “ingenuamente” algunas situaciones que se les habían ocurrido “a cada uno por su lado”: La posibilidad de una prórroga para la toma de posesión de Chávez y la eventualidad de efectuar dicha toma en el extranjero. Los acontecimientos dejaron atrás el artículo y lo que parecía una posibilidad se convirtió en realidad muy rápidamente. Las ocurrencias de ambos políticos fueron rápidamente discutidas, unos abogados “constituyentistas” le dieron la buena pro y, al final, Isaías Rodríguez dijo lo que se hará al respecto: El TSJ puede dar cuántas prórrogas quiera.

En mi programa de radio “Debate con Fuenmayor” del martes 18, junto con Camilo Arcaya, y en el del día siguiente, analizamos la situación en sus inicios y concluimos que éstas contingencias fueron productos de discusiones y acuerdos muy anteriores de la cúpula chavecista, incluso con la presencia del Presidente, aunque dejamos abierta la posibilidad de que obedecieran a la profundización de las luchas internas por la sucesión presidencial. También alertamos sobre la poca participación de la Mesa en este debate, que junto con su ausencia de beligerancia ante la falta de designación del Contralor y en la no designación de los nuevos magistrados del TSJ, nos indicaban la existencia de acuerdos entre por lo menos parte de la oposición y el Gobierno.

La posposición de la toma de posesión pudiera parecer, y más ahora que se dice puede ser indefinida, favorecedora de las aspiraciones de Diosdado Cabello, si es éste quien se encarga de la Presidencia de la República por ser la cabeza de la Asamblea Nacional. Si por alguna interpretación, la prórroga significara que el actual Vicepresidente suple la falta de Chávez, el favorecido sería Maduro, quien sería Presidente sin necesidad de elección mientras no se produjera la falta absoluta. Para Dieterich (Aporrea, 20-12-2012) se trata de una maniobra de Cabello: “El exteniente pretende postergar la fecha de las elecciones el mayor tiempo posible, a fin de relegar el testamento político del Presidente Chávez al olvido”. Si como dijimos, estos acuerdos se alcanzaron con Chávez y aceptamos como válidas las declaraciones de unidad de los protagonistas, el curso de los sucesos pareciera programado y de consenso.

Este consenso parece incluir a la oposición, como lo revela la declaración de Ramos Allup del 20-12-2012, cuando afirmó: “Y ubicó así (..) a la Sala Constitucional como la voz “jurídica y moral” –como dijo ayer el vicepresidente Nicolás Maduro– que podría definir una eventual prórroga”. AD y posiblemente Copei están entonces al tanto y están de acuerdo. ¿Qué negociaron? Más adelante se sabrá.

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2652 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US N /actualidad/a156508.htmlCUS