La línea del no retorno. Una tarea educativa

“Díganme dónde está el trabajo en un tipo de sociedad y les diré donde está la educación”.

Istvàn Mèszaros

En esa idea de que la revolución socialista es un acto de desprendimiento con la cultura del pasado, es decir la lógica del sistema capitalista, quiero comenzar esta reflexión, y la invoco a partir de las palabras de Chávez en el I Consejo de Ministros, luego de la victoria del 07 de octubre.

Para ese momento, el comandante, habló del golpe de timón, para referirse de manera autocritica a lo que hemos hecho y como lo hemos hecho; si ello suma a la construcción de la nueva sociedad socialista, o a decir de Antonio Gramsci “las políticas gatopardianas que se adhieren al Estado que permanece intacto en su esencia”. Pero además cuando toca el tema de la Democracia Socialista del siglo XXI, señala algo que es medular tocar en este proceso, y tiene que ver con la profunda autocritica a la cual llamó a todos sus ministros, y yo digo va con todos (instituciones, organizaciones sociales y partidos). Dice Chávez “ Estamos tocando puntos claves de este proyecto, que si no lo entendemos bien y lo asumimos bien, pudiéramos estar haciendo cosas buenas, pero no exactamente lo necesario para ir dejando atrás de manera progresiva y firme el modelo de explotación capitalista…”.

Esta afirmación del Comandante Chávez tiene a su vez una doble articulación dialéctica con lo planteado en la presentación ante el CNE, del Programa de la Patria, destacadas en cuatro exigencias fundamentales en el nuevo ciclo: a) desatar la potencia creadora y liberadora, b) traspasar la barrera del no retorno, c) hacer irreversible el tránsito hacia el socialismo y c) desarticular las tramas de opresión, explotación y dominación” Esto tiene que ver con potabilizar los instrumentos legales y jurídicos que se han producido en la revolución, pero además de ello hacer tangibles todos los logros de la revolución, que se vayan materializando en una nueva forma de cultura ciudadana o política. De nada servirán las leyes normativas, casas, autopistas, si no se cambia la lógica estructural del capitalismo; y eso tiene que ver con lo institucional, lo comunicacional, lo educativo, pero básicamente con el partido y las organizaciones sociales que empujan el socialismo.

Mucho se habla del poder popular, ¿Cómo se está interpretando la construcción del poder popular? (volveré luego sobre esto). Hay varios artículos que he escrito sobre este aspecto.

Hay un conjunto de cosas sobre las que hay que detenerse a reflexionar, discutir y preguntarse, si estamos en la línea correcta, o si a esas acciones, planes y proyectos les falta lo que permite cambiar. Se han construido fábricas, complejos habitacionales, se han entregado tierras y títulos, libros, computadoras canaimitas…… Bueno infinitos logros de la revolución. Pero a decir de Chávez “son injertos, que si no forman parte de un plan sistemático, serán A, B, C,D...etc., son desarticulaciones, que no forman parte de un plan desestructurador de la vieja lógica de vida ¿Donde está la comuna, donde la nueva cultura política, donde el poder popular, ¿DONDE LA NUEVA INSTITUCIONALIDAD, DONDE EL NUEVO CIUDADANO, EL NUEVO SUJETO SOCIAL? ¿QUE FALTA?

Me atrevo a decir que dentro de las cosas que faltan está: más, más, más y más saber leer a Chávez, lectura de los clásicos, Lenin, Marx, Mariátegui, Bolívar… Pero sobre todo saber que una revolución no se hace por caridad, ni para acomodar fachadas, es para cambiar estructuralmente las condiciones que generaron nuestras diferencias sociales.

La tarea, (siguiendo la línea de no retorno a la que nos convoca el comandante), es política, organizativa, ideológica y principalmente educativa, Por ello quiero terminar estas reflexiones trayendo a MESZAROS y su contribución al debate de la construcción de la nueva sociedad. Veamos lo que dice al respecto con la función de la educación “El capital es irreformable. Buscar márgenes de reforma sistémica en la propia estructura del capital es una contradicción en sí misma. Por eso es necesario romper con la lógica del capital si queremos considerar la posibilidad de crear una alternativa educacional significativamente diferente… también en el ámbito educativo, las soluciones “no pueden ser formales; deben ser esenciales”. En otras palabras, deben abarcar la totalidad de las prácticas educativas de la sociedad establecida… Tenemos que reivindicar una educación plena para toda la vida, para que sea posible poner en cuestión su parte formal, a fin de instituir, también allí, una reforma radical. Esto no puede realizarse sin cuestionar las actuales formas dominantes de internalización, fuertemente consolidadas a favor del capital por el propio sistema educativo formal. De hecho, tal como están las cosas hoy, la función principal de la educación formal es actuar como un perro guardián ex officio autoritario para inducir un conformismo generalizado en determinados modos de internalización, de manera de subordinarlos a las exigencias del orden establecido… En el nuevo orden, nada queda exento del cambio a, la función de la educación socialista es muy importante en este aspecto. Su determinación interna, que es social e individual al mismo tiempo, le confiere un papel histórico único, dada la reciprocidad con la cual ejerce su influencia, que produce un impacto fundamental en el desarrollo social en su conjunto. La educación socialista puede cumplir con su mandato sólo si se la articula como una intervención consciente y efectiva en el proceso de transformación social.

Lo que permanece constante es la defensa más o menos oculta de las actuales determinaciones sistémicas del orden existente. Conformarse con una “reforma gradual” y con los cambios parciales correspondientes es contraproducente.. En el nuevo orden, nada queda exento del cambio a, la función de la educación socialista es muy importante en este aspecto. Su determinación interna, que es social e individual al mismo tiempo, le confiere un papel histórico único, dada la reciprocidad con la cual ejerce su influencia, que produce un impacto fundamental en el desarrollo social en su conjunto. La educación socialista puede cumplir con su mandato sólo si se la articula como una intervención consciente y efectiva en el proceso de transformación social.”

La cita es verdaderamente extensa, pero considero necesario introducir los elementos educativos estructurales, que marcan la ruptura que nos ata al viejo sistema educativo, Bueno estos son solo aportes para seguir debatiendo.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 993 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Bartolo Hernández


Visite el perfil de Bartolo Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US N /actualidad/a156800.htmlCUS