A propósito del juramento en Carabobo: La lealtad, el honor y la virtud

A propósito del contundente y patriótico juramento hecho en el inmortal y sagrado Campo de Carabobo, el Jueves 27 de diciembre 2012, en la juramentación del compatriota Ameliach y dirigido por el camarada Diosdado Cabello, vale analizar las implicaciones que tiene ese juramento en el contexto de esta hora de la patria, de los presentes en el acto y de los ausentes del sitio.

Las palabras lealtad y honor están estrechamente ligadas y llevan implícitas una fuerte carga de pacto que no puede romperse sin dejar de sufrir las consecuencias. La lealtad nos obliga a cumplir con la palabra empeñada y por ello el juramento. Quienes hemos jurado nos obligamos a cumplir el pacto hasta el fin de nuestros días y nos está prohibido y negado, tomar atajos y excusas para justificar el incumplimiento. Nos obliga a nunca dar la espalda. Esta la lealtad, vinculada al honor y a la virtud, que son contrarios al vicio de la traición.

Ahora bien porque en Carabobo? Bueno; nuestra historia señala a esta región por su conformación política, social, económica, militar y social, como una región a la que hay que alertarla al respecto de estos conceptos.

Porque el Campo de Carabobo específicamente? Por su carga patriota, por el heroísmo, por su trascendencia en la historia, al ser la sabana donde se derroto definitivamente al imperio Español, por la carga simbólica que tiene y porque nos recuerda el valor de quienes lo dieron todo sin esperar nada a cambio.

Un juramento es la expresión oral o escrita de nuestra libérrima decisión de comprometernos con la palabra empeñada, en nuestro caso, hemos jurado lealtad a Bolívar, a la Patria, a Chávez, al Pueblo y a la Independencia.

Para entender y comprender la profundidad de este acto, hay que ubicarse en la dimensión espiritual, que rebasa la mera comprensión humana, pues un juramento implica sacrificio y votos de eterno afecto por la causa en la que se cree.

Para una o un revolucionario, hacer votos no es un acto de mera vanidad, cursilería o meras palabras, significa un compromiso de vida y el apostarlo todo sin que medie la media vuelta o la traición.

Carabobo significa para nosotros Patria, entrega, sacrificio, libertad, victoria, pero también significo a partir de 1830 la anti patria y la traición. Significo la traición de hombres como Páez -héroe de mil batallas patriotas- y la postergación del sueño de Bolívar por 168 años, hasta que insurgio el Comandante Hugo Chávez y levanto las mancilladas banderas del sueño de Bolívar y de nuestra heroica resistencia indígena.

Carabobo como bien lo resume nuestro querido General Jacinto Pérez Arcay, es un punto itinerante, en la larga marcha de nuestros pueblos en busca de su real y total Independencia, dijo Uslar, cito: "cuando llego Carabobo, Bolívar iba adelante y obligaba, hoy está detrás y la obligación no ha hecho sino crecer"

Hoy Bolívar nos sigue obligando, pues existe la necesidad de expandir y consolidar la Independencia, y ese trazo lo ha hecho el Comandante Hugo Chávez. Le hemos jurado lealtad a Chávez, porque el resume ese pensamiento, ha restaurado junto al pueblo la obra de Bolívar y ha extendido su accionar por todo el mundo en un grito desenfrenado de amor, patria grande y libertad. A los hombres como Hugo Chávez se les jura lealtad!

Quienes juramos lealtad a la revolución bolivariana! Al pueblo y a Hugo Chávez, debemos tener plena conciencia de las implicaciones de ese juramento y que nuestro código de honor, tiene millones de jueces y magistrados, que velaran por el cumplimiento del mismo y serán implacables si rompemos el juramento.

El camarada Diosdado Cabello, hizo lo correcto, lo apropiado y lo pertinente, al tomar juramento a los presentes y asegurar que este se diera en el inmortal Campo de Carabobo, en medio de la brisa que permanentemente nos trae el olor a la pólvora que hizo poner en desbandada al imperio español.

No se equivoquen los que juegan a la desestabilización, las mujeres y hombres de honor, sabemos que hacer, si se les ocurre querer una vez más trastocar el sueño restaurado de Bolívar.

Feliz año y saludos.

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1104 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


José Rafael Avila


Visite el perfil de José Ávila para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US Y /actualidad/a156817.htmlCUS