Para Aporrea

Cada sociedad vive en etapas, fines de época y principios de otra, la nuestra con el presidente Chávez es una etapa de renacimiento del socialismo, una nueva época como dijo Correa, pero, por muy lógico y fácil que esto parezca por los constantes triunfos electorales de la revolución y del camarada Chávez, muchas personas y organizaciones que apoyan este proceso no saben de qué manera evaluar esos logros para emprender una nueva etapa revolucionaria con nuevos liderazgos.

Parecería que en Aporrea, los chavistas y algunos revolucionarios se conforman si sus sentimientos les dicen que todo camina relativamente bien porque es mucho lo que se ha hecho o porque no hemos tenido conflictos internos con la ausencia del presidente Chávez.

Pasamos por alto que los sentimientos son engañosos, la mayoría de las veces por cambiantes y pasajeros, nos dan, por tanto, información errónea y parcializada que es una epidemia así como está el burocratismo, el sectarismo y la ineficiencia publica en esta fase revolucionaria. En una segunda etapa, si la hay, con el liderazgo de Nicolás maduro, seguir con estas emociones que no nos dicen absolutamente nada sobre las consecuencias que esas costumbres tendrán sobre el pueblo, sobre las FAB, en las políticas internas y externas será perjudicial porque Venezuela incide en la geopolítica regional.

En la geopolítica actual los cambios son acelerados, vuelven lejano el pasado de hace 5 años haciendo obsoletas las metas proyectadas, y antes de poder cambiarlas se produce una pérdida constante de referentes revolucionarios. El deseo de mejorar la revolución es parte de un proceso, es una necesidad hecha eficacia es también dejar atrás el burocratismo, es una necesidad para potenciar nuestra experiencia y capacidad.

Seguir con Chávez es un sueño envidiable sin embargo las opiniones vertidas en Aporrea, no pueden ser un conjunto de frases agradables o una manifestación estética de los sentimientos para quedarnos en el dolor y en las oraciones; la vida continua, la enfermedad y el peligro en el que se encuentra el camarada presidente es una invitación para mejorar el goce del proceso y una arenga para estar preparados por si llega la acción, es en suma una forma de comunicación y de identificación del pueblo chavista y revolucionario para continuar y mejorar lo alcanzado por el presidente Chávez.

La vida examinada de Chávez no está pensada para los conformistas, para los oportunistas ni para los aduladores, es evidente que las acciones de ellos están completamente equivocadas y, por tanto, no necesitan más comentarios.

La vida examinada de la revolución chavista sirve para que paginas como Aporrea y para que personas como usted y yo que no vivimos fabulas existenciales porque venimos de abajo de la masa y seguimos luchando para que la patria grande tenga un sistema socialista, podamos entrever los errores y aciertos que componen nuestra rutina diaria apoyando la revolución.

El análisis de esa primera fase de la revolución con Chávez, somete a juicio precisamente esa rutina que hay que modificar para que el burocratismo no se consolide y para que la ineficacia en las instituciones no triunfe con los nuevos liderazgos, es decir, esa vida mecánica en la que cayó la revolución no continúe y que los aporreadores tengamos en la página el mejor socio para expresar nuestro rechazo, agradecimiento y lealtad a la revolución.

Asumo que hay personas en Aporrea, que se escudan en razonamientos simplistas que los llevan a ser demasiado concesivos con individualidades influyentes que pasaron por el blog brindando un apoyo ciego, sordo y mudo al proceso olvidando que la opinión crítica es una de las expresiones más creativas de un proceso revolucionario.

Un fin de año se manifiesta como uno de los momentos propicios para evaluar nuestra gestión, preguntarse si Aporrea y quienes opinamos en ella hacemos algo eficaz provocando mejoras en la revolución, yo estoy seguro que si provocamos reflexión sin olvidar el enorme trabajo y favores que hace Aporrea al considerarnos en su página, hoy, le solicito reflexione sobre los prejuicios si piensan implementar una censura a las críticas o a las opiniones porque ser estricto en la lealtad no implica escurrir la crítica, uno de los principios que ha tenido Aporrea en todos estos años, no eludir el bulto de la crítica ni significa evadir las responsabilidades de un blog que brinda apoyo incondicional al camarada presidente Chávez.

Eso implica que quienes formamos parte de Aporrea sepamos quienes somos verdaderamente, tal vez ustedes en la dirección de Aporrea decidan actuar como siempre, eso, al menos, significaría ser conscientes de los cambios que debe experimentar una revolución, ese el sentido de lo que es Aporrea y su enorme significado para la revolución y para lo que significa Chávez y su crecimiento popular.

Por los hechos revolucionarios y por necesidad social y política el pueblo vivimos cambios constantes que dan otro sentido al proceso y a nuestra vida como es la de construir una transición al socialismo con nuevos liderazgos de ser el caso. Pero, por encima de todo nos apena muchísimo la situación del camarada Chávez. Agarrándonos a alguna posible invención médica deseamos que el camarada presidente siga al mando de la revolución, de lo contrario, el análisis de una época debe coincidir con una renovación y mejoramiento de la otra con el apoyo de nuestra querida Aporrea.

Entonces los revolucionarios, chavistas y Aporrea, mal podríamos ser cómplices porque nos quedamos repitiendo los desgastados buenos deseos; con Chávez o los nuevos líderes hay que situarse en el tiempo para darle cambios y continuidad a la revolución, para que ello ocurra debemos primero situarnos y encontrarnos no solo en la felicitación por los logros alcanzados hay que entender que hay asignaturas pendientes en la alimentación, industrialización, seguridad, ciencia y tecnología, los cambios en esas materias en calidad y en cantidad faltan por realizar.

[email protected]

 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1582 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a156820.htmlCUS