¿Qué podemos hacer l@s revolucionari@s que no hayamos hecho por Chávez?

Que excelente discurso el desarrollado por el Vicepresidente Nicolás Maduro posterior al acto de instalación de la Asamblea Nacional. El Camarada lanzó una pregunta para la reflexión que los revolucionarios y revolucionarias tenemos el deber de analizar, interiorizar, y respondérnoslas día a día con el cumplimiento eficiente, eficaz y ejemplarizante de nuestros deberes y funciones en cada uno de los diferentes espacios de nuestro accionar…

“¿QUE PODEMOS HACER LOS REVOLUCIONARIOS QUE NO HAYAMOS HECHO POR CHÁVEZ?”

En lo familiar: Una gran parte de los revolucionarios y revolucionarias debemos compartir nuestros días entre las acciones cotidianas de trabajo y/o políticas y entre la atención a nuestras familias principalmente a nuestros hijos e hijas. En la mayoría de los casos, sobre todo quienes asumimos cargos de responsabilidad o directivos, nos absorbe el trabajo y tendemos a dedicarle no ocho sino hasta quince horas diarias a nuestras labores, después de tanto trajín es lógico que la dedicación a nuestros chamos y chamas sea muy pobre y en la mayoría de los casos cuando al fin llegamos al hogar ya están en el quinto sueño.

Frente a este panorama nos agobia la culpa y en recompensa nos sentimos en la obligación de darles cuanto nos pidan, tales pedidos vienen traducidos en una gran cantidad de juegos cibernéticos fabricados bajo tecnología capitalista que en muchos casos incitan a la violencia, con decirles que hay un juego donde el objetivo es “exterminar o matar” a líderes como Fidel o Chávez, es decir que el imperio en su afán de destrucción y dominio de nuestros pueblos, es capaz hasta de convertir en juego la muerte. Sumado a lo anterior, esta la programación de los canales de televisión y ahora que el cable es obligatorio en nuestros hogares nuestros hijos e hijas ante nuestra ausencia se sientan como autómatas frente a una pantalla cargada de violencia, de terror, de drama desmesurada. Imagínense lo grave de proveer a nuestros hijos e hijas tales juegos, o dejarlos gran parte de sus horas diarias frente a los programas de televisión sin contar con lo que ven por la Internet.

Si interiorizamos que nosotros y nosotras apenas sembramos la semilla del socialismo porque como dice Gramsci estamos todavía frente a un capitalismo que no termina de morir y de un socialismo que no termina de nacer, traducimos entonces que son nuestros hijos e hijas incluso nietos o nietas quienes están signados y signadas a darle continuidad e implantar nuestro gran soñado socialismo.

La interrogante hecha por nuestro Vicepresidente Ejecutivo pasa por preguntarnos a nosotros mismos lo importante que es para el futuro de nuestra Patria Socialista el invertir tiempo en nuestros hijos e hijas, ¿cuánto amor y que consejos les brindamos?; ¿cuánto tiempo para la recreación le otorgamos?; ¿conocemos a los amigos y amigas, con quiénes comparten la mayor parte del día? ¿Cómo le traducimos la política?; y lo que es más importante ¿qué principios y valores les estamos brindando?

Invertir tiempo en la formación integral de nuestros hijos e hijas, en el aprendizaje de sus derechos y deberes como ciudadanos, en la necesidad de aprender a vivir y convivir con amor, respeto y solidaridad, enseñándoles el valor de lo colectivo, fortaleciendo el sentido de pertenencia y por ende su amor a la patria, es parte de lo que muchos no hemos hecho por Chávez, por nuestra patria y por el propio futuro de nuestros hijos, porque a fin de cuentas, ellos serán la generación de relevo y de ellos resurgirán los lideres que harán posible que todo el legado forjado por nuestro comandante en este momento histórico se mantenga y fortalezca en el tiempo, será nuestro papel entonces sembrar el socialismo para que nuestros hijos e hijas lo vean, lo ayuden a crecer y lo mantengan con conciencia plena, hasta ver al fin el exterminio del capitalismo.

Qué hacer por Chávez en lo laboral: Si estamos laborando como Servidores y Servidoras Públicas, tenemos el deber de brindar atención óptima, oportuna, de calidad a las comunidades, individualidades, al pueblo en general, tal y como nos gustaría ser atendidos cuando vamos a solicitar algún servicio público.

Seamos eficientes obteniendo los mayores y mejores resultados con la menor inversión, es decir, sin buscar ganancias particulares ayudando al amigo, al familiar, al pana en un negocio que monto para “el rebusque” y cuyo negocio consiste en “revender” los productos solicitados porque “los panas” no son fabricantes, ni cooperativas ni empresas de producción socialista y el costo de cualquier bien lo elevan a la máxima potencia resultando una inversión cien veces por encima de su costo real. De trabajar bajo la lógica descrita podremos decir que como Servidores y Servidoras Públicas estamos siendo ineficientes, poco éticos y en definitiva “corruptos o corruptas”.

La eficacia y la eficiencia deben ir de la mano de cualquier revolucionario y revolucionaria prestos a servir en la administración pública, para el Estado o para la Patria en su conjunto, por ello, es necesario mejorar el desempeño y los resultados como Servidores y Servidoras públicas, así como combatir frontalmente la corrupción con acciones innovadoras que castiguen los conflictos de interés, el tráfico de influencia, la desviación de recursos públicos y el clientelismo, entre otras prácticas. Una administración pública eficaz, eficiente, transparente y honesta ayudará a consolidar la confianza y credibilidad en el proceso revolucionario y de todos los sectores de la población hacia nuestras instituciones públicas, clave fundamental para propagar nuestro característico socialismo.

Otro elemento que ha señalado el Vicepresidente Maduro es el de la astucia de la burguesía para encantar cual serpiente a Servidores y Servidoras Públicas, en muchos casos con cargos medios, a quienes la burguesía llega brindándoles regalos con alto valor mercantil y al ser aceptados opera en lo sucesivo para cobrar lo otorgado y con ello se va corrompiendo el Servidor o Servidora pública. En tal sentido invoco a seguir nuestras leyes en materia administrativa y financiera, muy especialmente sigamos al pie de la letra lo establecido en la Ley de Contrataciones Públicas, pero por nada del mundo caigamos en la trampa del capitalismo, por nada del mundo caigamos en la trampa de la burguesía, no tengamos precios y veremos que sabroso y tranquilo dormiremos……


Lic. En Trabajo Social

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 812 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a157359.htmlCUS