¡Hoy juramos!

La dinámica política de estos últimos días ha estado cargada en torno a la discusión sobre la presencia o no del Presidente Chávez el diez de enero, con motivo de la juramentación para el ejercicio del nuevo periodo presidencial.

La diatriba iniciada principalmente por los factores de la oposición en torno a este acontecimiento, los coloca al marguen de la altura política que tanto les hace falta, aun más, después de las consecutivas derrotas sufridas en las pasadas elecciones presidenciales y regionales, de donde salieron muy mal parados.

El desenfreno de salir por cualquier medio posible del Presidente Chávez, los lleva a tomar posturas incorrectas, lo que refleja actitudes disociadas, que es, sin temor a dudas, la constante en estos sectores. El zafarrancho en torno a la juramentación o no del Presidente el diez de enero tal como lo establece el artículo 231 de la Constitución Nacional, es la nueva y tragicómica acción que esgrime la reacción para tratar de generar algún clima de zozobra que promueva posibles acciones violentas y desestabilizadoras del país.

No puedo dejar de sentir pena ajena de estos sectores, que cuentan con gente formada y preparada en diversas ciencias, quienes aún en estas circunstancias, son capaces de caer en tal viles acciones que denotan realmente tanta miseria, es que se debe estar muy desesperado para argumentar que si el Presidente no toma juramentación en la Asamblea Nacional se debe establecer la falta temporal, otros más temerarios, esbozan la falta absoluta.

Por otro lado pedir una interpretación del artículo 231 de la Constitución ante la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, representa una verdadera acción entupida, éste artículo es tan claro en lo que señala, que cualquier estudiante de derecho y más allá, cualquier persona en uso de la lógica y la razón, se dará cuenta, rápidamente, que la segunda parte deja abierta la posibilidad ante algún “motivo sobrevenido” que impida al Presidente tomar juramento ese día lo podrá hacer posteriormente ante el TSJ, sin que exista para ello alguna fecha tope que obligue a tal acto.

Es tan claro y evidente este artículo que no requiere de alguna interpretación especializada en los temas constitucionales, aun así, de manera insólita, se pidió la interpretación de este artículo al máximo tribunal de la República, cuya respuesta en sentencia (N° 1358/2013), ratifico lo que a todas luces es la única y lógica acción de interpretación de este artículo.

Tras esta acción de sectores opositores se esconde la maliciosa intensión de generar situaciones de incertidumbre por un lado, por otro, alimentar el odio de aquellos opositores que sin escrúpulos afirman abiertamente sus deseos de muerte hacia el Comandante Chávez.

Estas acciones absurdas de sectores que perdieron el sentido ético y de altura de la política, se estrellarán una vez más con el pueblo de Chávez, es decir, con la mayoría de los hombres y mujeres de esta Venezuela socialista, quienes estamos resteados con el Comandante y depositamos en la fe y la esperanza el retorno airoso de nuestro máximo líder, para seguir junto a él, construyendo la patria potencia de la cual nada ni nadie nos descarrilará.

Hoy 10 de enero, decimos a una sola voz ¡Juramos seguir en el camino de la construcción de la Patria Socialista y Bolivariana junto a nuestro Comandante, quien esta aquí, entre nosotros, porque el bravo pueblo de Venezuela es Chávez!

[email protected]
Politólogo

Esta nota ha sido leída aproximadamente 687 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a157362.htmlCUS