Salto con garrocha

La imposibilidad de derrotar el bipartidismo adeco-copeyano que dominó la escena política en las últimas tres décadas de la IV República, producía desasosiego y frustración en algunos sectores de la izquierda venezolana, empeñada como estaba en acceder al poder por la vía democrática luego del fracaso de la lucha armada y del colapso del la URSS. Siempre pensé que ello solo sería posible cuando surgiese un liderazgo histórico no domesticado por el status quo como el de Hugo Chávez, que fuese capaz de dar un “salto con garrocha”, rebasando la élite política y económica dominante para ganarse el corazón y la voluntad de las grandes mayorías populares, ávidas de una transformación social que las rescatase del abismo social al que fueron a parar, trituradas por la molienda del capital y la rapacidad imperial.

Con una voluntad indoblegable y una visión estratégica de estadista de alto vuelo, el “Comandante del Amor y la Esperanza”, ha sorteado las trampas y descifrado los acertijos que lo han acechado en su afán de redentor social y constructor de la patria. Ha ejecutado con maestría el principio del Kung Fu: “vencer a su oponente usando su propia fuerza como ventaja”. A cada acción de la contrarrevolución respondido con una re-acción siempre dentro del marco constitucional para darle un mayor impulso al proceso revolucionario.

Así ocurrió después del golpe de estado del 11A, del sabotaje petrolero y del pronunciamiento de los militares de la Plaza Altamira luego de los cuales, logró la unidad de la FANB en torno a la doctrina bolivariana antiimperialista fundada en la unidad cívico-militar y puso la industria petrolera al servicio del desarrollo nacional y del bienestar social de todos los venezolanos, rescatándola de las garras de la burocracia servil a las transnacionales que la mantenían secuestrada. También fortaleció el liderazgo revolucionario luego de triunfar en el referéndum revocatorio (2004) y de la decisión de la derecha de no presentarse a las elecciones de la AN (2006).

Camarada Hugo: como dijo Brecht, eres de los imprescindibles. El pueblo espera ansioso que montes tu cabalgadura para proseguir la marcha hacia Carabobo.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1277 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Gustavo Márquez Marín

Carabobeño, nacido en Valencia, ingeniero egresado de la Universidad de Carabobo donde también ejerció la docencia, durante la gestión del Presidente Hugo Chávez se desempeñó como Ministro de Industria y Comercio (1999), Ministro de Estado para la Integración y Comercio Exterior (2005-2007), Embajador en Austria y Representante Permanente ante los Organismos de Naciones Unidas en Viena (2001-2004), Comisario General del Pabellón de Venezuela en la Expo 2000 Hannover (1999-2001) y Miembro de la Comisión de Negociación con Colombia de las Áreas Marinas y Submarinas (1999-2001).

 [email protected]

Visite el perfil de Gustavo Márquez Marín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US N /actualidad/a157383.htmlCUS