El PSUV y la unidad revolucionaria

Hoy el escenario donde se debate la acción política del partido de la revolución exige la madurez, el ingenio, audacia y autoridad que le es propia al talante de su principal líder, el Comandante Presidente Hugo Rafael Chávez Frías, quien se ha fundido en todo un pueblo. Esto no es tarea fácil. Más aún si consideramos el tamaño del reto, partiendo sobre todo del otrora rol que había caracterizado al PSUV: fungir de maquinaria electoral. De manera tal que nos corresponde asumir el papel histórico que el pueblo le ha encomendado al “hombre hecho pueblo” y al partido.

Es por ello que el PSUV, fiel al propósito que el Comandante Chávez ha dispuesto para el pueblo, tiene como primer deber en su acción fundirse en el pueblo para escuchar y llegar a aquellos cuyas voces encontraban siempre a su principal interlocutor: el presidente Hugo Chávez, quien no ha dudado en romper cada vez el protocolo para abrazar hasta al más distante. Esto plantea la necesidad de aplicar en forma inmediata la tesis de las tres “R” Revisión, Rectificación y Reimpulso. Y sin más demora, encausar al PSUV en una verdadera expresión política del Poder Popular, heredero de la Revolución Bolivariana. Lo anterior significa abrir los causes para que el buhonero, el militante, el vecino, el campesino, la ama de casa, el deportista, el comerciante, el obrero, el profesional, en fin, el pueblo pueda elegir en comicios internos a los hombres y mujeres, quienes los guiarán desde el espacio local en la construcción de una ciudadanía socialista; la misma que se requiere para dar el gran paso al ESTADO COMUNAL. Visto así, comparto el criterio que la mejor forma de avanzar en la obra del Plan de la Patria, es que al mismo ritmo lo hagamos en la construcción de la ciudadanía socialista.

Este anhelo, que no dudo es compartido por millones de venezolanos, constituiría una oportunidad en la cual quienes ya tienen gestión, como los que no, puedan presentar sus ideas y ratificar su obra, lo cual se corresponde con lo que el comandante espera de este partido: LA UNIDAD REVOLUCIONARIA.

La unidad revolucionaria, no puede ser considerada como una quimera, menos un discurso. La misma debe transformarse en cuerpo y alma… Lo anterior conducirá a ver con ojos de búho a quienes se sienten “enmantillados” y “ungidos” de la Revolución. Asimismo, es hora de echar a la papelera las listas algo amarillentas de los llamados “cuadros” pa´ jugárselo cual cuadro de caballo, como si lo que demanda hoy la revolución son devotos de alguna tendencia del partido, cuando realmente lo que requerimos son verdaderos revolucionarios comprometidos con el pueblo, su Comandante y con la Patria grande. Hacerlo así nos llevará de forma indubitable del lado del Comandante, de su pueblo y de la Patria de Bolívar.

Ante estos hechos decimos: ¡basta de acepciones mitológicas sobre el partido de masas”, pues se percibe que en una gran manifestación de los casos, en el liderazgo existe una ausencia de las herramientas colectivas en el seno del PSUV… Es la hora de abonar la semilla de la Unidad Revolucionaria y de ejecutar una praxis cónsona con lo que entraña el significado de Revolución y de transformación.



Abogado-Profesor

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1097 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Martín José Padrino


Visite el perfil de Martín Padrino para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US N /actualidad/a157610.htmlCUS