Las Elecciones Internas del PSUV: Santuario de los oportunistas

La dinámica acelerada de nuestro proceso revolucionario, nos ha llevado a resolver situaciones, a través de métodos poco democráticos, debido al sabotaje constante por parte de la burguesía, unido a la falta de formación y comprensión de la revolución,

Este mecanismo, ha permitido que podamos avanzar, sin embargo, nos ha llevado a incurrir en viejos vicios donde se promueve el tráfico de influencias y el amiguismo para seleccionar a nuestros dirigentes.

Hoy después de 14 años de revolución el pueblo debería haber aprendido a escoger su dirigencia, y así lo demuestra el anuncio llevado a cabo por la dirección del PSUV, donde informa públicamente cuál será la metodología de selección de los candidatos del partido, para las próximas elecciones de alcaldes y concejos legislativos municipales de nuestro país.

El partido de la revolución elaboró un reglamento que fue aprobado por el comandante Chávez, donde se establecen cuáles serán las formas y los procedimientos que regirán estas elecciones internas, en donde no hay dudas que plantea un mecanismo democrático y directo de selección.

El pequeño gran detalle es que se está designando a las llamadas Unidades de Batalla Carabobo, para que funjan como organizaciones políticas de base, aspecto que en teoría es así, pero en la práctica no lo son.

Para nadie es un secreto que muchas de las Unidades de Batalla Carabobo, son de papel, es decir no congregan realmente la cantidad de patrullas que aseguran o aseveran sus coordinadores o jefes y en muchos de los casos, existen militantes que se encuentran inscritos en dos o más patrullas, lo que provoca que personas se encuentren registradas en varias Unidades de Batalla, de manera paralela.

Por otro lado los coordinadores de muchas Unidades de Batalla han proporcionado números de integrantes que no coinciden con la realidad. En mucho de los casos a estos espacios solo concurren cinco o más personas, casi siempre su directiva, quienes convocan a los pocos que realmente pertenecen a estos sólo en tiempo de elecciones, para justificar la información que han venido suministrando a la dirección municipal.

La dirección informó que solo participarán en la elección interna aquellos militantes que tuvieron algún tipo de participación activa durante las dos últimas elecciones. Ahora bien, ¿será que los que participaron como patrulleros o en alguna función del partido son los únicos militantes? El resto de la militancia que ha sido excluida o apartada debido a esos elementos seudo socialistas que ocupan puestos de dirigencia del partido, ¿no tiene derecho a ser tomada en cuenta?

No se trata de inculpar a todas las organizaciones políticas de base. Sé que existen unidades de batalla que han hecho un trabajo invaluable y excelente durante los últimos procesos electorales que se han desarrollado en este país.

Nuestro partido ha heredado los vicios de la cuarta república, y estos se manifiestan desde la estructura local hasta la nacional, donde los oportunistas Jurásicos aún encuentran lugar para continuar contaminando todo lo que tocan.

El partido debe ser reestructurado desde la base. Para ello se hace necesario conformar espacios o células en cada calle de cada sector, pero eso sí, con apoyo logístico y de militancia. Solo así democratizaremos realmente nuestro partido.

Hoy se convoca a las UBC a que postulen su candidato a la alcaldía y a los concejos legislativos municipales, pero cómo hacerlo, si la lucha de poder insana existente a nivel local donde ¡todos quieren parecerse a Chávez pero ninguno actúa como él! esto impide que puedan postular a alguien de sus propias entrañas. Es notorio que éstas terminarán postulando a aquellos elementos que, gracias a los recursos con que cuentan, se han dado a conocer a lo largo de todo el municipio. Nos referimos a muchos funcionarios públicos, a los concejales y a quienes ocupan cargos de dirigencia en el partido que han utilizado su cargo y los recursos del pueblo para darse a conocer y auto financiarse su campaña desde hace algún tiempo.

Muchos concejales han limitado su rol a aprobar y desaprobar presupuestos, a utilizar las partidas que les asignan para ganar adeptos, y no al proceso sino más bien a su persona, olvidando el verdadero papel que es el de legislar, crear y reformar ordenanzas, para colocarlas al servicio del pueblo, así como hacer cumplir las normas de rango municipal y local. Su trabajo ha sido entregar a la población algunas ayudas médicas que, a la final, solo son paños de agua tibia que en nada resuelven la problemática de la población. Ah, pero eso sí. Muchos de ellos han transado con los líderes de la oposición, para mantener sus privilegios o, ¿será que son de la oposición y aun no lo saben?

La realidad que hoy nos envuelve, nos lleva a preguntarnos: ¿bajo qué criterios cada UBC postulará sus candidatos? Sencillamente la única opción que cabe es que desde las llamadas salas de batalla se haga la postulación y que cada UBC apoye la decisión impuesta por estas. Las salas de batallas agrupan un número determinado de concejos comunales y de UBC, por lo que será realmente desde allí que se concretarán las selecciones. Ahora bien. ¿Quiénes son en su mayoría los postulados por estas estructuras de segundo grado? Pues nada más y nada menos, que los concejales y dirigentes de confianza del partido quienes han venido haciendo un trabajo politiquero desde hace algún tiempo.

Muchos concejales han logrado conformar equipos de partidarios quienes ya son parte de su maquinaria política. Entonces, ¿quién podría competir políticamente contra algunos de ellos? Ellos poseen un develado ventajismo, con respecto a alguna iniciativa de carácter local.

La coyuntura actual nos impide desarrollar la transformación necesaria y así impedir que continúe privando el ventajismo y las prebendas, sin embargo se pueden reducir las posibilidades de que esto ocurra.

Una manera de alejarnos de estos vicios seria, que no se postule ningún concejal o funcionario público. Que se les permita a los nuevos dirigentes de cada localidad postularse: que en cada UBC, sala de batalla, equipo político, se propongan los más aptos, utilizando una matriz de criterios que contenga trabajo social, capacitación, conciencia política, honestidad, lealtad y compañerismo; si logramos esta selección, dejando a un lado nuestras aspiraciones personales, reconociendo que el postulado posee todas las competencias para ser candidato, además de convertirnos en su equipo político para la contienda que se avizora, lograremos la victoria.

Las personas que ocuparán los cargos de alcalde y concejales, tendrán el compromiso y el deber histórico de profundizar la revolución y esto solo se logrará con la implementación del estado comunal y solo con la abolición de las alcaldías para dar paso al sistema de comunas. Será un reto para quienes ocupen estos roles, implotar el estado municipal burgués y transformarlo en comunal. Ahora bien. ¿Quién podría pensar que algún funcionario tradicionalista, que está acostumbrado a la dulce vita del estado burgués, vaya a atentar contra quien le ha otorgado todos los privilegios que han recibido hasta hoy? Pues sencillamente nunca será así. Solo los nuevos cuadros nacidos en los sectores populares tendrán el talante y la valentía para lograr esta transformación, por lo que serán los ocupantes del nuevo gobierno municipal quienes pasarán a la historia por revolucionarios o por reformistas

Pues que vengan las municipales y que se aparten los concejales y cualquier otro bicho oportunista.

¡Que viva Chávez, carajo!

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1456 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a158542.htmlCUS