Si el PSUV quiere todas las alcaldías debe superar la metodología burguesa

Quisiéramos decir que la metodología de libre postulación a la candidatura de Alcalde resulta el más democrático de los métodos posibles, pero como lo hemos evidenciado en análisis anteriores, nuestra labor no consiste en aplaudir los aciertos y errores que se cometen en el movimiento revolucionario sin distingo de razones o consecuencias, sino advertir y recomendar para que la nave socialista no se hunda.

Ocurre que nuestra concepción del socialismo científico nos da la certeza de que el verdadero apoyo revolucionario consiste en decir siempre la verdad para corregir equivocaciones y no dar chance al enemigo de que perjudique o desestabilice el proceso de cambio social que vive nuestra patria. El silencio, el aplauso fácil o la complicidad con los desaciertos, únicamente contribuyen a los intereses de la contrarrevolución.

Es por tal sentido que si se pretende "democratizar" la selección de candidatos a las venideras elecciones municipales, debe tenerse en cuenta que con la modalidad de libre postulación, si bien todos los pesuvistas (y tal vez todos los chavistas) pueden optar a la candidatura, la verdad práctica es que el triunfador será aquel compatriota (o aparente patriota) que cuente con mayores recursos económicos para efectuar campaña electoral.

Precisamente cuando el triunfo en elecciones primarias, internas o de cualquier tipo, depende esencialmente de una campaña electoral; nos encontramos en el escenario carnestolendo del Estado Liberal Burgués, es decir, el poder económico absorbe la posibilidad de construir poder político libre de influencias externas.

Dicho de otro modo, los sectores del capital (empresarios, banqueros, latifundistas, etc) son los favoritos para apoderarse de los cargos de elección popular y en definitiva manejar la dirección política del Estado al servicio de sus intereses capitalistas.

De modo que reproducir la riqueza capitalista y eternizar la explotación de la clase trabajadora (reforzar el viejo Estado Prechavista) es lo que se fomenta mediante libre postulación a las candidaturas revolucionarias, que terminarían siendo puestos vulnerables a la infiltración de agentes antipopulares y contrarrevolucionarios en el PSUV, con lo cual nuestro querido partido se convertiría (o al menos una parte de él) en una sucursal de AD, Copei, PJ, UNT o cualquier enemigo del socialismo bolivariano.

Por encima de la fantasía liberal burguesa respecto a "igualdad de oportunidades", está la realidad social de que quien más dinero tenga, mayor chance posee de salir ganador en elecciones de ese tipo. En consecuencia lo realmente democrático y revolucionario habría sido que los organismos de base del PSUV hubieran desarrollado asambleas internas a lo largo y ancho del territorio nacional para elegir de su seno, al militante que haya mostrado mayor dedicación y eficiencia en las labores políticas, sociales y organizativas del PSUV y del chavismo en sentido amplio. De los escogidos a nivel parroquial, se habría hecho un segundo proceso de escogencia de rango municipal con los delegados a ese nivel.

Se trata de elegir candidatos por sus antecedentes de contribución y servicio a la causa revolucionaria, es decir elegir por conciencia y no por la emoción y la ficción que se derivan de las "campañas electorales" y del reducido grupo de gente privilegiada que puede llevarlas a cabo para su beneficio personal o grupal.

El trabajo popular, el desempeño en los consejos comunales, la construcción del socialismo desde las bases, la lucha contra la corrupción y el burocratismo, la formación ideológica, la organización de la militancia, el eficaz manejo de los recursos, la cultura comunitaria, la propaganda popular son en conjunto aspectos vitales que deberían caracterizar a quienes sean elegidos como candidatos del chavismo en las venideras elecciones municipales y esto solo puede lograrse mediante asambleas de organismos de base (patrullas, batallones, o cualquiera que fuere su nombre) donde quienes escogen lo hacen porque realmente tienen conocimiento directo de la actuación de la persona que esta siendo postulada y son expresión de la voluntad en esa localidad, barrio, urbanización, vecindario, parroquia o sector al que pertenece el postulado.

Se trata del reconocimiento de méritos auténticos, no de los mediáticamente fabricados, en las mujeres y hombres que asumirán la importante tarea de representar el programa de la patria revolucionaria en la batalla electoral por las alcaldías.

Revisemos y corrijamos.

El autor es: Constitucionalista. Profesor de estudios políticos e internacionales UCV

[email protected]

http://jesusmanuelsilva.blogspot.com

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1162 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a158574.htmlCUS