De alcaldías y elecciones

Si recorremos el país de norte a sur y de este a oeste podremos percibir que la revolución en el hecho cotidiano no se ve tan separada de lo anterior a lo actual.

Podremos decir que ahora si se le da participación al pueblo, pero claro la federación, la república, los recursos del país se ven y se notan, con deficiencias, con burocracia, pero se notan y están ahí.

Quien no ha comprado en un Mercal o no ha asistido a un CDI o no ha visto por ahí la operación vivienda. No obstante lo otro es lo otro quien no ve las calles llenas de basura, los transportistas cobrando lo que quieren y policías municipales que bailan al sonido de la matraca.

Cuantos espacios para la diversión, la ciencia, el arte y la cultura se construyen con recursos de la municipalidad, se administran los bienes del pasado, no se crean espacios para el presente.

¿Cuantas nuevas bibliotecas municipales existen recién construidas, cuantas escuelas de arte y oficios, cuantos teatros, cuantas salas de cine popular ?. El país y sus habitantes vivimos emocionados por la próxima acción, movimiento, acto pero en lo chiquito, en lo medular la cosa esta paralizada.

Somos administradores de lo ya hecho, pero donde están los nuevos espacios para la creación, se critica al maestro Abreu, pero donde están las nuevas propuestas, las novedosas, las que desarrollen alternativas y formas, las críticas lloverán sobre lo creado, ¿pero dónde está la imaginación que nos “permita desarrollar nuevas formas” para incorporar a los miles a los millones a espacios donde su sensibilidad sea vista como una maravilla y como parte de su talento...?

No están a la vista y el primer espacio que debería ser el municipio, ya luego vendrán “las comunas y resolverán todo”, pero en el mietras tanto, muy poco bajo el sol. Y no es que desee que cada alcalde sea un Tierno Galvan o un Clemente Scotto; la población inventa, desarrolla, crea, estructura, pero el divorcio entre gobiernos municipales y creadores es una cosa que suena interesante.

Donde están las nuevas estructuras, esas edificaciones por humildes que sean para el desarrollo del espíritu artístico o de lo espiritual en el arte como recordar un texto de Wassily Kandinski, ¿dónde ensayan, donde crean, donde desarrollan pintura, escultura, ballet, danza, teatro, dónde?

Carecemos, o se carece de nuevas edificaciones, espacios, estructuras para crear, inventar, cuantas galerías con sentido de galerías o cuantos museos con espacios de exposición, custodia, conservación, etc. se han creado en nuestros municipios.

Ya vienen las elecciones municipales, ya se abren los discursos para ofrecer y ofrecer, ya están las botellas de 18 años abriéndose para celebrar a los nuevos electos, lo que no hay es proyectos realizados o incorporación de las comunidades a el quehacer de su propia comunidad.

Alcaldes y concejales con tres tallas más después de su gestión o indigestión municipal, rostros que reflejan el trasnocho pero no de esfuerzos y si de rumba y más rumba de caña y más caña.

Espacios donde sobran títulos nobiliarios o de castas como el de PRIMERA DAMA como si hubiera damas de primera o de segunda. Títulos que son un escupitajo a la república y a sus habitantes, mientras tanto seguimos celebrando en el mismo estadio de béisbol y es que Magallanes ganó el campeonato y me tocó dar un poquito de amargo de angostura después de una victoria que nos llena de miel el día de hoy....POR LO MENOS...

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1051 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a158621.htmlCUS