Hacia el Estado Comunal

“El pueblo soberano debe convertirse en el objeto y sujeto de poder. Esa opción no es negociable para los revolucionarios”.

Hugo Chávez

“Habíamos caído en el pantano de la burocracia, del exceso de nómina, de normas de trabajo que ya no tenían vigencia, el pantano del engaño, de la falsedad. Habíamos caído en una cantidad de malos hábitos que hubieran consternado al Che. Si al Che le hubiesen dicho alguna vez que un día, bajo la Revolución Cubana, habría empresas preparadas para robar y aparentar que era provechosas, el Che se hubiera consternado (…) El Che se hubiera consternado si le hubiesen dicho que el dinero, el dinero se estaba convirtiendo en la preocupación del pueblo, en su motivación fundamental. El, que tano nos advirtió en contra de eso, se hubiera sentido consternado.” Fidel Castro “Entrevista con Tomas Borge” (1992), en “Che: A Memoir by Fidel Castro” editado por David Deutschmann, 2006, pp194-195. Ocean Press

 

En la cúspide del Poder Popular deben estar los Consejos Comunales; sus integrantes, los voceros comunales, deben ser electos, por los miembros de la comunidad a la cual pertenezcan; no en una asamblea, sino en forma secreta, organizada por un ente electoral local. Ninguna decisión de esta estructura puede pasar sin ser aprobada por la Asamblea Comunitaria. Y más aún, las decisiones de alto impacto deberán consultarse, en forma de referéndum, con toda la comunidad del territorio del consejo comunal. Las funciones que actualmente realizan, Presidente, Vicepresidente, Ministros, Asamblea Nacional, Poder Judicial, Poder Moral y Poder Electoral, supeditadas a un Consejo de Estado, serían adaptadas según la Constitución Nacional a unas Confederación Nacional de Consejos Comunales, integrada por voceros de Consejos Comunales que se elegirían por votación universal, directa y secreta, de toda la nación, la cual administrará los recursos económicos que perciba el País.

En el siguiente escalón, debajo de los Consejos Comunales tendríamos los Consejos Parroquiales, cuyos voceros, serían electos por todos los ciudadanos que conforman el territorio de todos los Consejos comunales, incluidos en una determinada Parroquia. Ninguna decisión deberá pasar por encima del consenso de la comunidad organizada en la Parroquia.

El tercer estrato del Poder Popular, sería el Consejo Local de Planificación Pública, cuyos voceros serían elegidos por los habitantes de las parroquias que conformen la ciudad; igual que antes, sus vocero, los eligen los habitantes de la Ciudad; y entre ellos se distribuyen las responsabilidades de manera estructural y orgánicamente. Rigiendo el mismo método de obligada consulta popular frente a decisiones de todo tipo.

En cuarto término, estaría el Consejo de Planificación de Políticas Públicas, del estado o región, que sería electo por los habitantes de ese territorio. Igual tratamiento que los anteriores en cuanto a distribución de responsabilidades; y las decisiones de trascendencia, definidas en el mismo Consejo irían a discusión y debate para la aprobación por los habitantes del estado o región.

En quinto peldaño estaría un Consejo Federal de Gobierno, nuevo, no el definido actualmente en la CRBV, cuyos voceros, serían electos por todos los habitantes del país; ellos harían la distribución de responsabilidades; y deberán someter a consulta popular materias transcendentales para el país. En este Consejo podrían estar incluidas las funciones de los Gobernadores y Alcaldes actuales. Y más allá, las de Presidente y Ministros. En la anterior propuesta no se nombran jefes de juntas parroquiales, concejales, alcaldes, gobernadores, diputados de consejos legislativos,  diputados de asamblea nacional,   ministros,  ni presidente de la República. Todas esas denominaciones desaparecerían y las funciones que realizan en la organización actual, quedarían incluidas dentro de los Consejos que se han mencionado aquí, conformando la estructura básica del futuro Estado Comunal.

Un elemento crucial sería que las comunidades organizadas serían las que propondrían los candidatos a los diferentes consejos, sin necesidad de intermediarios, ejerciendo el supremo poder de su voluntad política, histórica y revolucionaria, de forma directa y democrática. Otro fundamento básico es el acompañamiento técnico-político a todos los estrados de dicha estructura estatal, con la finalidad de formar, capacitar, y educar de forma sistemática y de carácter permanente a cada sector del poder popular tanto de forma técnica y científica como de forma ético-política, así evitaremos el analfabetismo político revolucionario y la falta de compromiso y conciencia revolucionaria. Y los líderes comunitarios serían los principales combatientes contra la corrupción, la burocracia, la ineficiencia y la incapacidad revolucionarias.

Esta visión del futuro Estado Comunal está basada en La propuesta del Poder Popular, de Omar Castillo y La Alcaldía Modelo, de Alirio Gil, del colectivo Resistencia Popular Fabricista.

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1190 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a159402.htmlCUS