¡Dólar de guerra!

En estos últimos meses (2012-2013) hemos sido testigos del más feroz y diversificado ataque contra el presidente Hugo Chávez, el Gobierno Bolivariano y el proceso de cambios que vive Venezuela.

Un ataque nacional e internacional dirigido directamente a golpear a la población.

Es parte de la Guerra de IV Generación –doctrina, de origen yanqui que justifica: “que se ataque a la población civil” a fin de disminuir y/o eliminar cualquier apoyo que este sector (pueblo, ciudad, país) pudiera brindarle al enemigo previamente definido por los yanquis. Ejemplos concretos de esa doctrina bélica: Irán, Libia y Siria.

En el contexto de la “guerra económica” –caso Venezuela- la oposición, grupos financieros, sectores productivos –retrógrados– y medios de comunicación han desarrollado una estrategia de ataque combinado, ¿tomando ventajas? de una coyuntura difícil para el país: la enfermedad y ausencia del presidente Chávez.

La maniobra ha consistido en crear la percepción de que el precio oficial del dólar a Bs. 4,30 (ahora Bs. 6,30) no existe, que el real es el que los grupos financieros y la oligarquía parasitaria han logrado posicionar en el imaginario económico del venezolano: el “dólar de guerra” o paralelo, distorsionando la economía y torpedeando las acciones del Gobierno con carestía, especulación y aumentando casi a diario muchos productos importados.

Los medios de comunicación apátridas han hecho, como siempre, el trabajo de exacerbar y crear atmósferas de escasez y adversas al Gobierno.

Debemos entender, internalizar y asumir con férrea disciplina -es vital, ¡de sobrevivencia!- que la autocrítica, credibilidad y la confianza son armas que al pueblo deben dárseles desde las diferentes instancias del Gobierno, para defender con convicción y disciplina el ataque que se le hace a nuestra moneda y salir triunfante de esta guerra económica.

La buena noticia es que el Gobierno revolucionario está tomando medidas para proteger a la población, sanear la economía y destruir al dólar de guerra.

Nota: artículo publicado en el Diario Correo del Orinoco Nº 1.233 del viernes 15 de febrero

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1365 veces.