El legado del Comandante Presidente Hugo Chávez vive en el pueblo venezolano

Una impresionante marea roja cubrió la ciudad capital, como ya ha ocurrido en otras ocasiones, cuando los revolucionarios y las revolucionarias nos lanzamos a las calles para demostrar nuestra fortaleza ante las huestes fascistas. Sin embargo, esta vez no era una marcha llena de alegría, no se trataba de una campaña, ni de la conmemoración de una fecha emblemática para los millones de seguidores y seguidoras del proceso bolivariano. Esta vez la multitudinaria caminata, tenía un significado diferente… amargo… doloroso.

Es verdad que la movilización era por el máximo líder de la Revolución, el impulsor de la nueva izquierda latinoamericana, el enemigo del imperio, el Comandante Presidente Hugo Chávez. La diferencia es que no íbamos a ver uno de sus emocionantes discursos, desnudando sin hipocresías el intervencionismo de Washington, o llamando a los fascistas por su nombre. O dándonos líneas de acción para el combate político. En esta oportunidad, el guerrero indomable reposaba tranquilamente luego de vencer en cada batalla y desafío que enfrentó, menos en el que le tocó librar contra un cáncer traicionero que nos lo arrebató.

Pero eso no significa que partió. Chávez vive y vivirá siempre… Como viven los inmortales… Como viven Bolívar, Martí, Sandino, el Che Guevara, Ho Chi Min y todos aquellos héroes que han dejado un legado de libertad a su paso.

Chávez solamente morirá si nosotros lo permitimos… Si no continuamos con el proceso integrador de los pueblos de América Latina y el Caribe, si excluimos nuevamente a los pobres y los desposeídos, si entregamos nuestras riquezas naturales al voraz capitalismo imperial, si permitimos que la derecha criolla restaure su sistema vil y corrupto, si no defendemos la Revolución Bolivariana. Pero, eso no pasará.

No pasará porque somos otro pueblo. El Comandante nos enseñó a amar esta Patria, iluminó a quienes no tenían nada y demostró que es posible construir las bases para una sociedad nueva e incluyente. Se atrevió a levantar las banderas del Socialismo, cuando en el mundo “civilizado” se hablaba del fin de la historia y la muerte de las ideologías. Fue mucho más que un presidente democrático… Fue y será un maestro, un líder, un padre, un guía, un mentor… Un verdadero revolucionario.

Es natural este duelo que experimentamos quienes lo seguimos, desde que aquel 4 de febrero de 1992, lo vimos desafiando al lacayo Carlos Andrés Pérez y su gobierno decadente. Pero, esa tristeza debe convertirse en la fuerza que impulse y continúe la labor incansable de nuestro eterno Comandante Presidente.

Es importante seguir con la construcción del Socialismo Bolivariano. Ahora tenemos un símbolo propio, autóctono. Chávez y su legado vivirán por siempre porque está sembrado en cada uno de los venezolanos y las venezolanas que tuvimos la dicha de conocer la infinita dimensión humana de un hombre único e irrepetible.

El autor es: Periodista

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 829 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

US Y /actualidad/a160738.htmlCUS