El legado de un líder

Son muchos los indicadores susceptibles de medir para cualificar a un ser humano de Líder: la practica constante de los valores, entre los cuales se destacan la justicia como reina de las virtudes, para dar a cada quien lo suyo, para pedir a cada quien según sus capacidades y dar a cada quien según sus necesidades; la visión, constituida por el sueño, anhelos, claridad en las perspectivas, metas, la fe en el porvenir, el norte de la vida; la confianza y certeza que los frutos, con la mediación del trabajo,  se darán; la pasión y el amor, donde no importan las debilidades que enervan el espíritu, solo tiene asidero el extraer fuerzas de tales flaquezas para conquistar los sueños; la ética en cuanto al ejercicio de los valores y el respectivos cumplimiento de los juicios o principios;  la fe, que adviene como concepto hebreo: firmeza, seguridad y fidelidad; la energía, como la fuerza de voluntad para obrar; el optimismo, con aptitudes y actitudes mentales positivas; la estrategia, materializada con el diseño de planes, rutas, opciones y alternativas preestablecidas para superar con éxito los obstáculos que se presenten; la humildad, a través de la recepción de los planteamientos y sugerencias en aras del consenso de ideas y decisiones; el agradecimiento  hacia Dios y a los seres humanos, donde se admite que se necesita del Ser Supremo, de los congéneres y se reconocen las obras de los otros; el legado, concebido como las sabias y pertinentes directrices para continuar con el trabajo y la manera de hacer las cosas para la posteridad.

Con respecto al último valor de los enunciados, los líderes que dejan un legado dirigen las organizaciones con visión de futuro, pues muchas personas pueden hacer grandes avances dentro de una institución, organización o sociedad o en la detentación del poder político en un momento determinado pero sin trascendencia alguna o sin posibilidades de continuidad, lo que los hace pasar por desapercibidos en la historia.

Los verdaderos líderes impulsan con su verbo y ejecutorias respectivas una cultura de liderazgo pues estimulan enseñanzas orientaciones para formar nuevos líderes, pagando muchas veces con su vida el sacrificio, el costo duro, los vejámenes, las criticas, la oposición a ultranza y la sal amarga para asegurar el éxito colectivo del mañana. En definitiva los líderes se las ingenian para sembrar la semilla en terreno fértil y formar líderes que los sucedan, dándole mayor importancia al trabajo en equipo que al individual con transmisión estratégica de los que esperan de su gente.

Frente a lo brevemente escrito, no cabe la menor duda que el Presidente Hugo Rafael Chávez Frías ha sido un líder y seguirá siendo líder, pues se encuentran a la vista, para su comprobación y validación innumerables señales que así lo demuestran. Dentro de esas señales se encuentran el ejercicio de los valores y el cumplimiento de los principios que de ellos se desprenden. No obstante, en su cualidad de ser humano, se encuentran también errores y desaciertos -connaturales a su condición de hombre mortal-, pues sólo Dios es infalible.

Ante la muerte física del líder de la Revolución Bolivariana en Venezuela surgen variadas e inefables preguntas: ¿Quién fue o es Chávez?, ¿Qué pasará en Venezuela ahora?, ¿Qué sucederá con las Misiones Sociales?, ¿Se acabarán las enseñanzas y el legado de Chávez?. Las interrogantes tienen a mi parecer las siguientes respuestas y consideraciones:

  1. Chávez fue, es  y seguirásiendo un Líder indiscutible, un hombre capaz de dirigir y que lo sigan, pues su pensamiento y accionar, a pesar de los defectos asílo confirman.
  2. En Venezuela, desde ahora en adelante, se podrán alborotar tendencias y posturas y hasta posiciones de manera solapada o abierta, por parte de personas, en la procura de justificar la mejor sucesión, incluyendo hasta la desobediencia al lineamiento del pasado 8 de diciembre.
  3. Es indispensable que las Misiones Sociales continúen fortaleciéndose, pues de manera indubitable, encarnan el verdadero precepto constitucional relacionado con el Estado Democrático Social y de Derecho y de Justicia, para ayudar de manera permanente a los más vulnerables, a los oprimidos, a los pobres, a los que aun lloran pero con esperanza de triunfo.
  4. Considero que las enseñanzas y el legado de Chávez se seguirán cumpliendo, pues ahora se tienen más claro los conceptos y materialización de Pueblo, Ciudadanía y Patria, de lo contrario echaríamos por tierra lo que hemos venido alentando sobre el liderazgo del Presidente Chávez. La semilla se sembróen tierra fértil, los buenos frutos se recogerán. Chávez se encuentra en los agradecidos de sus ejecutorias, en los que ahora: ven, en los visibles y conocidos, en los que tienen vivienda digna, en los deportistas, en los agraciados por la salud, en los que ahora tienen su pensión mensual equivalente al salario mínimo, en los que ahora se capacitan y trabajan, en los que ahora se alimentan a través de Pdval, Mercal, después de haber pasado hambre y necesidades de toda índole.

Muchas gracias por la atención.

Dios los bendiga.

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 883 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

US Y /actualidad/a160751.htmlCUS