Dolor y canto por la pérdida de nuestro Comandante

Voz de dolor y canto de gemido

Y espíritu del dolor, envuelto en ira,

Hagan principio acerbo a la memoria

De aquel día fatal, aborrecido.



Vino el día cruel, el día lleno

De indignación, de ira contenida, que puso

En soledad y un profundo llanto,



De placer el bando ajeno,

El cielo no alumbro, quedo confuso

El nuevo sol, presagio de mal tanto,



Cese el ansia y la sed de los oficios;

Que acepta el don y burla del intento

El ídolo a quien haces sacrificios.

Iguala con la vida el pensamiento,

Y no le pasarás de hoy a mañana,

Ni quizá de un momento a otro momento.



¿Qué es nuestra vida más que un breve día

Donde apenas sale el sol cuando se pierde

En las tinieblas de la noche fría?



Como los ríos, que en veloz corrida

Se llevan a la mar, tal soy llevado

Al último suspiro de mi vida.



¿Será que pueda ver que me desvío

De la vida viviendo, y que está unida

La cauta muerte al simple vivir mío?



Pasáronse las flores del verano,

El otoño pasó con sus racimos,

Pasó el invierno con sus nieves cano;

Yo vi del rojo sol la luz serena

Turbarse, y que en un punto desaparece

Su alegre faz, y en torno se oscurece

El cielo con horror llena.



Más luego vi romperse el negro velo

Deshecho en agua, y a su luz primera

Restituirse alegre el claro día,

Y de nuevo esplendor ornado el cielo

Miré, y dije: ¿Quién sabe si le espera

Igual mudanza a la fortuna mía?



Camaradas: Chávez no murió sólo y abandonado,

Como Bolívar El Libertador.

Chávez murió acompañado de su amoroso pueblo.



Camaradas… ¡El Comandante ha muerto…¡ Ha muerto el Comandante!

¡¡¡Que Viva el Comandante!!!!!!!

¡Hasta la victoria siempre, Comandante Chávez!

¡Bolívar Vive!

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1218 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

US Y /actualidad/a160760.htmlCUS