Necesario es vencer!

Y es que un hombre nunca ha sido tan lluvia como tú, lluvia para el campo; ya en otro tiempo han sembrado al hombre nuevo con una estrella, y tú llenaste de flores a la tierra, reverdeciste el paisaje en un “ardimiento”, ¿Cómo hablar de ti sin decir poesía, si en poema lo hiciste todo? Hiciste un río de hombres y mujeres que en su caudal, dibujan otra estrella, y al rostro de Bolívar, y a la Abrazada América, hiciste un río de rostros indios y negros, de rostros pobres con sonrisa, de mujeres preñadas hechas de carne, hechas de fuego, ¡hiciste un río! ¿Y qué es un río sino poesía? le sacaste el rojo a Bolívar de las venas, y en tu río nos llevaste pintando, pintor de patria, y al vernos llenos de colores reías como en un juego, y niño, y hombre, y padre, lanzaste tu recta con tu zurda mano, y se reventaron los cuarteles de pueblo, se reventaron en un sueño inmenso de humanidad, en una espada que llevaste a todos los pueblos con tu voz.

Para escribirte he querido hablar de política o economía, he querido hablar de Carlos Marx y de Allende, de las cosas que siempre hablo con mis camaradas, he querido gritar antimperialismo y decir Carpa Roja, pero es arte lo que me sale por los poros cuando digo tu nombre. ¿Por qué crea el poeta? se pregunta una flor, crea por no dejar al mundo frío y muriendo, crea para tragarse el dolor de los humildes, para encontrar a la patria posible donde poesía es respirar y nada más, donde no hace falta la profesión de poeta porque todo es un poema hermoso que nos define. Chávez, el poema hecho carne. Robinson, Ribas, Barrio Adentro están, porque este pueblo está comiendo luz y nunca estuvo más nutrido: lanza rayos, no se deja apagar, y es la gran batalla, tú lo dijiste soldado amigo “esa es la gran batalla, la más grande batalla: la cultural”, y así nos dejas, metiéndotenos en la consciencia como una estrella, alejándonos de religiones y acercándonos a Cristo, nos alejas del miedo y nos das el socialismo.

Te guindan del cuello unas plumas esta tarde: Guaicaipuro y Sabino te saludan como a un taita, abuelito amigo de todas las abuelas, Ismenia te sonríe. Mientras te traen un dulce, yo sé que hoy te sientas con todos los carajitos de esta Patria Grande a ver como juegan metra y fútbol, y beisbol, y nosotros lloramos tu partida, pero tu espíritu inmortal no descansa, porque no quiere descansar, en tu cuerpo no te podías repartir en el mundo, pero hoy, hoy estás mirando carajitos, estás sentado frente a ti mismo consolando a los que sufren mirando tus ojos cerrados, estás en Cuba mirando al Sur, estás clavado en un despacho y en un barrio, y en una alcaldía, y en un refugio caraqueño trabajando como un loco de patria, pero ya los huesos no se te gastan, ni el cansancio te aborda, ni el cáncer te toca, hoy sigues con millones de cuerpos pintando y haciendo ríos.

Camarada, un abrazo fue y bastó, me dejaste tartamudeando como un niño en tu abrazo, y me hiciste más alto y más comprometido: tus ojos no me abandonarán nunca, tu sonrisa, ¿y este carajito? Dijiste, y hoy me siento en tu abrazo, menos carajito, más tú, más Che, más Fidel, más Evo, más José. Y me toca abrazar, y hacer que diez mil carajitos abracen: uno por diez mil, porque el mundo es muy grande, pero nos dejaste una tarea madura, un fruto que cuidar, un campo florecido, una tierra fértil en la cual seguir sembrando. Matemática: yo me comprometo, pero yo soy tú, y tú eres un pueblo, y el pueblo sigue en marcha y se compromete, ¡nos comprometemos!

¿Y me preguntan por las cosas objetivas? ¡Objetivo es este sentir! ¿Materialismo? Que se cuenten las casas y los alfabetizados, las tazas de pobreza, las organizaciones populares, que se cuenten los millones que hoy caminan en Caracas y los votos, porque “el que quiera ver democracia venga a Venezuela”. Es la clase obrera, el ciudadano del pueblo el que hoy asume con consciencia el poder; poco a poco, voto a voto, día a día, asumiendo poder. Pero hoy me quedo con mi objetiva poesía: no existe forma más precisa para decir Chávez este día.

Porque nos dejaste un ardimiento erguido en el pecho, por ahora y para siempre somos tú: un pueblo… Chávez es un poema hecho carne: Bolívar, socialismo, justicia, amor. ¡Comandante, en la consciencia te nos sembraste como una estrella!


Colectivo Cultural “El Cuarto de los Duendes”
Círculo Político “La Carpa Roja”

Esta nota ha sido leída aproximadamente 586 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

US Y /actualidad/a160772.htmlCUS