¿Y ahora? Chávez Chávez

Ya sabemos lo que hay que hacer camarada presidente, ya tenemos tus instrucciones, que no es más que continuar la revolución que tu nos has dejado encaminada, incluso sabemos que contaremos con tus consejos e instrucciones, desde donde te encuentras, de igual manera camarada Chávez, sabemos que el camino debe ser un camino meramente pacifico, para lograr el objetivo, así los enemigos nos pongan las más duras pruebas de provocación, para que nos vayamos por el camino de la violencia, para que tu Revolución se vea empañada por la sangre derramada por nuestros hermanos compatriotas y camaradas, pero para evitar todas estas provocaciones, tu nos dejaste preparados y preparadas y ese será parte del legado que debemos preservar.

Pero ahora solo espero que nos puedas decir o nos orientes desde donde estás y nos respondas:

¿Qué podemos hacer con tu partida, si ni siquiera, te esmeraste, para enseñarnos vivir una Venezuela sin ti?

¿Cómo piensas hacer camarada presidente Hugo Chávez para que tu pueblo, no sea sorprendido por el enemigo, si tan solo el saberte lejos de nuestras vidas, nos deja el alma en pedazos y debilitado de ánimo para las nuevas batallas que debemos afrontar?

CHÁVEZ, hermanito del alma, sabes bien que no escribo nada bonito, porque mis toscas y desaforadas expresiones más que enternecer y aflorar los sentimientos, más bien lo que hacen es despertar la furia de los poetas e intelectuales que saben decir las cosas y frases más bellas, para adornar y embellecer el mundo literario y gramatical, pero ¿sabes qué? camarada CHÁVEZ, quien redacta y que te escribe, forma parte de ese ejército de los siempre marginados, a los que tus misiones educativas y las tantas arengas que nos diste, lo enseñaron a manifestar sus sentimientos, al mismísimo estilo, con que tú sin saber cantar entonabas tus canciones; desde el alma CHAVEZ, desde el alma hermano querido, es por ello, que al igual que tú, trato de ser original en mi forma de expresarte el dolor tan terrible que me causa tu partida, máxime, cuando vuelvo e insisto, jamás nos enseñaste ni nos preparaste para saber cómo se vive esta vida sin ti mi comandante en jefe.

Es por ello que el titulo de mi escrito es tan escueto y tan simple, porque para expresarte este sentir de barrio, solo me basta con que sepas, que esta vida ya no será la misma sin ti, y que los corazones que regaste con tu amor, se marchitarán aunque la muerte no sea sus destino, porque el camino de tu revolución nos conducirá a la victoria final pero ¿Y ahora? Chávez ¿Qué hacemos sin tu presencia? Camarada comandante.

Por ahora camarada presidente solo me resta decir:

Que por ti ¡Venceremos! CHÁVEZ ¡Hasta la victoria siempre!

Tu revolución sigue su marcha camarada

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 749 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

US Y /actualidad/a160775.htmlCUS