Una historia para Chávez

Mi primer nacimiento fue el 11 de abril de 1988, mi madre una politólogo y mi padre un hombre dedicado a la política primero en sus sueños y en su forma de actuar y luego ejecutándolo en la realidad venezolana. A mis primeros años de edad no entendía por qué escuchaban a Alí Primera o las antiguas canciones de Rubén Blades, tampoco comprendía mucho los planteamientos de Marx de los que mi madre tanto me hablaba.

El 11 de abril del 2002, celebraba mi cumpleaños y dan la noticia del golpe de estado, no despegué ni un solo ojo de las noticias para ver si lograba entender que estaba sucediendo.

A mi parecer era una guerra, se habían llevado al presidente y quedaba escoger uno nuevo así de sencillo, hasta que empecé a ver como sacaban a los ministros, como perseguían cual brujas a las personas simpatizantes del gobierno, recuerdo pensar que estábamos de regreso a la inquisición. No daba crédito a lo que mis ojos estaban presenciando, quitaron hasta el rostro de bolívar y en menos de 3 horas ya habían golpeado, encarcelado y masacrado a todo simpatizante del gobierno. En ese momento algo cambió en mí, puedo jurar que desde ese día no volví a ser la misma. El 13 de abril, al ver al pueblo salir a la calle y exigir sus derechos y a su presidente noté que mi alma se llenaba de paz, una paz que solo el saber que se está haciendo lo justo otorga, sentí que debía ir con mi pueblo y luchar a lado de ellos.

Desde ese entonces empecé a tomar más en cuenta las lecciones que tu dabas en las cadenas presidenciales, empecé apreciar que cada vez que ocurría un acontecimiento tú te tomabas la molestia de dar la noticia al pueblo, fui creciendo y madurando contigo, aprendí de historia, de bolívar, de la lucha por la igualdad, siempre había algo nuevo que aprender en cada comunicado que dabas y vaya que me reía cada vez que entonabas alguna canción.

Es inevitable admirarte, Cómo no admirar tu valor, enfrentándote a dirigente sin patria que nos venderían a la primera oportunidad que tuvieran? Cómo no admirar tu paciencia, esperando que nosotros, tu pueblo, comprendiera lo que vale? Cómo no admirar tu capacidad de análisis e implementación de estrategias?, siempre encontrabas la manera de sorprender a todos, siempre un paso adelante, como si ya tuvieras planificado absolutamente los hechos; cómo no admirar el amor que demuestras a la patria?, me enseñas lecciones que la escuela formal no enseña!

Antes del cinco de marzo era una izquierdista en proceso de formación, continuamente aprendiendo de ti, observando en ti no solo un presidente, sino un guerrillero que ondea la bandera del amor al pueblo y a Venezuela, observando a MÍ LÍDER, el que yo escogí contra viento y marea.

El cinco de marzo, dejaste en mí este vacío, como el maestro que se marcha cuando cree que el alumno ha aprendido lo suficiente, me reprocho el llorar tanto tu partida… es egoísta de mi parte pretender que no descansaras en algún momento, tú no te tomaste vacaciones como otros presidentes, tu no bajaste nunca ese brazo izquierdo, tú no te cansaste nunca.

Ese mismo cinco de marzo del 2013 nación en mí la revolución, comprendí que estás dejando todo en nuestras manos, la gente importante parte así, sin despedidas, sin miedo, partes de este mundo con la fe absoluta en nosotros tu pueblo.

El cinco de marzo comprendí que volví a nacer, con lágrimas en los ojos, con la izquierda en el corazón, con Marx, Alí Primera, el Ché, Bolívar y ahora tú mi admirado maestro Chávez recorriendo a caballo toda la América Latina. Vives en cada corazón que se graduó conmigo, vives en cada río que fluye para alimentar al campesino, vives en cada bandera con 8 estrellas, vives cada vez que se escribe REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA, vives cada vez que tu pueblo pide justicia, vives en nosotros y en toda la sabiduría que nos regalaste.

Ahora a mis 24 años de edad comprendo el motivo de escuchar las historias de Alí primera, del Ché, de Bolívar, es la manera que encuentra el pueblo de revivir a sus líderes. Maestro Chávez yo relataré tu historia cada día de mi vida.

¡¡¡Chávez hasta la victoria siempre!!!

[email protected]

Gracias maestro, soy tu orgullosa alumna graduada con honores!

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2050 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Andrea Cánchica


Visite el perfil de Andrea Coa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

US N /actualidad/a160804.htmlCUS