Un pueblo de conciencia renovada honrará su memoria y consolidará la victoria de su lucha

Cuando creímos que el pueblo no tenía esperanzas, él se alzó en un intento extremo de revertir las cosas, con el coraje que su juventud le donaba, con el ímpetu del Orinoco en su pecho y con la firme voluntad de un karibe asumió la responsabilidad de todos y todas.

¿Responsabilidad? Que palabra tan fuera del léxico de esos días, cuando hasta los niños repetían ante padres y madres divertidos: “Yo no quiero que me den, basta que me pongan donde hay”. Articulación ideológica difundida por la cultura puntofijista, la que nos persiguió, torturó, humilló, excluyó y nos venció. Algunos nos fuimos del país, otros se volcaron por los campos, muchos de nosotros desaparecieron innómines luchando, pero aquella asunción de “responsabilidad” cayó como un rayo a cielo sereno, un eco rotundo e imponente estremeció las conciencias dormidas y el sueño empezó a parecer cada vez más real.

Medios nefastos y traidores de sus pueblos trataron maquillar la verdad, en su intento de seguir adormentando conciencias, llegaban al extremo de las descalificaciones, de la fabricación de mentiras, de pasar abiertamente la línea de la política desvirtuando su función social, su dignidad profesional. Pero más lo hacían y más el despertador de conciencias se crecía con la astucia del kunaguaro. Hay que bailar bien y bien pegao, para opacarle el brillo a quien lleva luz propia. ¿Que loco de carretera y de paso yankie, se le ocurre que una serie de burgueses alienados, sin cultura propia, despreciadores de lo nuestro y amantes de lo de otros, puedan ofuscar ante los pueblos, la luz del arañero de Sabaneta?. No hay un manual contra eso. Los expertos de los think tank del imperio no lo entienden, el manual que explica la pauta de la estrategia del “nuevo siglo americano” no incorporó el factor Chávez en su ecuación. ¿Como es posible que una ecuación blanca y pura, hecha por las mentes más iluminadas del imperio, sea descompuesta por un zambo llanero de un pueblo perdido del patio trasero?, esta pregunta se la harán por muchos años a venir, pasaran siglos y no la entenderán, caerá su imperio y no sabrán porque, desaparecerán en la historia porque no serán hito, serán lo que había que cambiar, lo que tiene que sucumbir.

El hombre de la responsabilidad, llegó con un plan dinámico que se construía andando, sin promesas, solo acciones: La constitución de nuestra V República parió la democracia más avanzada y nos puso a todas y todos a participar, nos hizo protagonistas, nos sembró firmes con tres raíces hondas, era muy difícil dormir, el sueño era real, alcanzable, factible a cada paso. El arañero nos puso a construir patria a dar pasos gigantes y nos dimos, como niños y niñas al juego, felices aprendimos de todas y todos, el ambiente ideal para criar conciencias revolucionarias. No obstante las decepciones, los y las traidoras, oportunistas, asquerosidades que solo salen de una cultura corrupta que aún tenemos que transformar, ahora con mas fuerza, pues si no lo hacemos y se posicionan en las raíces perdemos firmeza, tenemos que ser Chávez de verdad, hay que completar la obra maestra cuyo lienzo es la humanidad.

Una vez que se organizó el baile en el suelo patrio, se fue a invitar gente al exterior, derrumbando protocolos con el corazón en la mano, un corazón gigantesco donde cabían todas y todos, el llevaba el corazón de un pueblo y pronto se convirtió en el corazón de los pueblos. ¿Que habrá sentido la reina de Inglaterra, tan distante de su pueblo, cuando llegó el arañero tan cercano de todas y todos, oliendo a nuevo, intentando darle un beso? ¿Y sus súbditos?, que momento ese, el zambo arañero, libre y soberano, rompió un protocolo secular que ha servido para justificar la dominación de una muy pequeña minoría parasitaria, irrespetuosa de la dignidad humana. Es que fue tan grande la desesperación del rey Juancito el ingenuo, que no sabe que los elefantes se extinguen si los matas para divertirte, cuando acostumbrado a ser el centro de la atención en las viejas colonias, el zambo arañero le robaba el show, y lo llevo al punto de romper el protocolo. Mandar a callar la voz de millones es tan imposible, como bajar la luna con un anzuelo. Pues, es así, cuando habla Chávez hablan millones de hombres y mujeres de todo el mundo, hasta los pobres del norte que pueden dormir en casas calientes durante rígidos inviernos.

El amor de este hombre es tan inmenso que sus brazos son largos y fuertes, capaces de abrazar un planeta sediento de justicia. Él, hecho de todas y todos puso su pecho al frente para aguantar la pela, valiente y constante, sin tregua como las nubes. El imperio no había tenido un enemigo así tan grande, tan inteligente, revelador del azufre nauseabundo de quien representa una oligarquía mundial rancia, sigilosa, deshonesta, asesina. Enormes poderes concentrados por siglos en muy pocas familias descompuestas, no como las nuestras que representan en su mayoría el corolario de la fragmentación social que delata la inviabilidad del modelo capitalista, bien sí, pocas familias podridas de anti-valores conservadores, intrigantes entre ellas y traicioneras de pueblos.

Esa oligarquía mundial es el cáncer que se llevó nuestro líder, esa inoculación traidora para salir del incontrolable Chávez, el recio y honesto hombre de todas y todos, el que esgrimía responsabilidad, la materialización de la humildad hecha inteligencia creadora, el desatador de la pasión popular, de lo diverso, el que se hizo eco de las manifestaciones escondidas por siglos de colonización. Chávez venció su lucha y trascendió victorioso en la conciencia de millones, ahora es más imparable que nunca, ahora todas y todos quieren conocer su verbo, sus ideas, ahora los pueblo del mundo pasaran de la admiración del hombre, al estudio de su estrategia, a pensar como hacerlo en sus propias realidades. La oligarquía mundial vive su peor pesadilla, los pueblos empezamos a contar los días que les quedan para su caída, para que el sol vuelva a brillar radiante sobre un planeta liberado del egoísmo, justo y respetuoso de la vida.

Quedaron muchas cosas por hacer y se harán, participaremos más, nos organizaremos mejor y con constancia estudiaremos sus relatos, revisaremos sus aló presidente, sus reuniones de consejo de ministros en vivo, revisaremos sus regaños y repetiremos al infinito sus ideas. Cuidado con los que vendrán a hacerse los interpretes de Chávez, recordemos siempre que el no necesita interprete, pues el hablaba con la voz del pueblo. Si alguien hace referencia a el, que lo haga proyectando un vídeo de el, su escrito, sus ilustraciones espontáneas, como cuando explicó que era buen vivir, o cuando invitó a todos a deslastrarnos de los vicios del pasado puntofijista, para construir un partido de verdad.

El dolor es inmenso y la rabia es insólita pero estamos unidos con ganas de seguir construyendo la patria grande, para honorar ese legado de liberación y amor que nos dejó.

Transformemos este dolor en acción, la patria necesita de hombres y mujeres nuevas, como El. Su ejemplo es nuestra guía, su altruismo es nuestra espada, su amor es nuestro escudo y que su voz sea nuestra consigna.

Sintamos el orgullo de haber caminado a su lado por estos tiempos olorosos de pueblo.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 627 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

US Y /actualidad/a161312.htmlCUS