En Mérida comenzó la aspersión de "ideología" y en Roma la “transición”

¿Por qué no escribir sobre ti, mi Comandante? Porque "No se desentumece el corazón" (frontinoso2.blogspot.com, 13/03/2013)) y sólo da paso a escritos terrenales. El del propósito inicial de este artículo, los espray de la “ideología merideña” y el aún más terrenal que se me atravesó, la espinita que me fastidió mi ego de historiador con eso de la elección de “ese” Papa y el nombre que eligió.

En este baluarte de lo que hemos llamado "ideología merideña" los spray han sido implacables. No hay paredes que hayan resistido más denuestos, vilipendios, amenazas y, como lo planeamos en “Fascismo rampante” (frontinoso2.blogspot.com, 16/02/2013), más ejemplos de la “muy bien implantada ideología fascista”. En cada oportunidad se termina sabiendo quién maneja los ventiladores de la aspersión de “ideología”, quiénes proporcionan los espray y la lista de consignas en manos de grafiteros, en la mayoría de los casos, bajo escuálido salario.

Salvo en la campaña que llevó al 16-D, cuando los más veleidosos y cochambrosos provenían de la disidencia de “izquierda” (Porras-PCV), quienes bajo el golpe de la amargura prolongaron su campaña asquerosa hasta bien entrado el gobierno de Alexis Ramírez, en la historia grafitera y muralista de Mérida han sido los generadores de “ideología merideña” los encargados de poner las consignas, reclutar y pagar a los operarios de la infamia.

Temprano, temprano, ayer 12/03, aparecieron los primeros grafitis contra Maduro: Nicolás no es Chávez, Nicolás homofóbico (fotos en frontinoso2.blogspot.com, 14/03/2013) y sabemos que la mierda verde de Léster, la amarilla de Caprilitos García, la decolorada pero apestosa de los “dirigentes” de los restantes partidos de la MUD (William Dávila, Loaiza. . .) es la que comenzó a esparcirse por los muros de la ciudad. Será un ataque inclemente, que no cesará hasta cuando se agarre con las manos en los spray a los de la 13 y otros asalariados del grafiti.

Y mi salto cuántico a la “transición” en Roma. Setenta y seis años y un pulmón menos, es como para pensar que jamás una de las facciones alcanzaría el tipo de mayoría que escogieron, y decidieron dar paso a una transición hasta cuando en el discurrir de la política vaticana, una fracción pase a ser claramente dominante. Hasta ahora, lo era la facción del Opus Dei, pero las ausencias y el informe secreto los golpeó con más fuerza, sobre todo lo que se refiere a la corrupción “financiera”; la corrupción “sexual” golpeaba a todos por igual, pero se cebó sobre todo en norteamericanos y europeos, y menos en los latinoamericanos, poco inclinados a respetar el celibato. ¿Cómo se encumbra la Compañía de Jesús, principales enemigos del Opus Dei? ¡Misterios del Cónclave! La Compañía ya no es la poderosa orden de los años sesenta y venía perdiendo poder, sobre todo desde la intervención directa de la Compañía por Juan Pablo II (1981); lo cierto es que el nuevo Papa es jesuita, de “La Compañía de Jesús; ¡ay Jesús que Compañía!”, como el título del libro del escritor chileno Valdés Morandé, publicado en 1969 y, desde luego, casi recogido por entero antes de llegar a las manos de lectores críticos.

Si quisiéramos saber sobre el jesuitismo del Cardenal Jorge Bergoglio, desde ahora Francisco I, esa sabiduría para adaptarse a los tiempos y a las circunstancias, la ubicuidad hecha historia, el camaleonismo oportuno y, como salamandras, resistentes al fuego, incluso al eterno, recurriríamos a Cristina Fernández, junto a su desaparecido Néstor Kirchner, blanco preferido de las “críticas” del hoy Papa. Cristina sí sabe de eso, aún cuando los festejos en Argentina serán parejos, olvidando interesadamente la historia inmediata.

Otro aspecto que tocaré es el nombre seleccionado, Francisco I. Desde luego, en honor a San Francisco Javier, de los fundadores de la Compañía, pero tocayo de Francisco I de Francia, el rey de los agarrones bélicos con Carlos I de Austria y V de España, uno de los reyes más disolutos y fornicadores, inspirador de la obra de Víctor Hugo, “El Rey se divierte”, antecedente de Rigoletto y la encantadora aria “La Donna é mobile”. (130313/18:44)

[email protected]

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1068 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

US Y /actualidad/a161324.htmlCUS