Chávez...Infinito

El Siglo XX cerró en Venezuela y América Latina con el ascenso al poder político de una figura fulgurante que modificó dramáticamente el escenario Nacional. Las clases dominantes usufructuarias y succionadoras de la vasta renta petrolera, y la vieja clase política que le sirvió de aliada incondicional y sostén para perpetuar sus intereses, se vió abruptamente desplazada y comenzó de una vez a movilizarle para recuperar lo que pensó que era suyo durante muchos años y que un advenizo se atrevió a arrebatarles, con el agravante de que no tenia ningún linaje, sino que provenía de las entrañas del pueblo llano.
Un militar, singularmente devenido en algunos pasajes de su vida en poeta, pintor, escritor, pelotero y, mas allá de ello, en estratega político y abrazador de sueños y de utopías irredentas. Sí, ese fue el personaje que copó los espacios del quehacer venezolano, y latinoamericano y caribeño, atrincherado en el pensamiento libertario de quienes fraguaron nuestra nacionalidad y nos dieron partida de nacimiento como país.

Era difícil entenderlo en un contexto dominado por la ideología, los valores y las prácticas construidas e impuestas desde la Racionalidad y la Lógica de los grupos dominantes. Y es Chávez, sí Chávez quien re-enarbola con coraje y pasión patria las banderas de la insurgencia Revolucionaria, las mismas que no pudo cristalizar Zamora y que Bolívar dejó inconclusa tras su muerte en 1830. la obra y el pensamiento de este gigante de este juglar, comienza ahora a valorarse con mayor intensidad. En las universidades lo asumimos como parte de un obligado estudio para potenciar su legado y confrontarlo con la visión maniquea, utilitarista, instrumentistalista, ahistórica, enajenada y enajenante de los intelectuales de la derecha. Estos que por siglos han subestimado la inteligencia popular, a no ser aquella que sirva para alimentar, y reproducir la relación Dominado-Dominante.

La ilusión del fin de la era de Chávez, es solo eso, una ilusión, pues ahora es cuando afloraran los resultados de una siembra de 14 años o seguramente mas, aquí y mas allá de nuestras fronteras. Ya pudiéramos hablar del árbol de las cuatro raíces: Bolívar, Rodríguez, Zamora, y Chávez. Esto no lo entiende la derecha y por eso comenzó su declive y América Latina inauguró un nuevo escenario, conoció una nueva realidad, y es justamente Chávez quien, en palabras de la CEPAL, le da un nuevo rostro a esa parte del continente Americano. Allí está parte de su infinitud, de su trascendencia, por encima de las miseria que acuñan sus detractores. Y agregaría , junto con Alí, en que para lo nuevos Amaneceres “no hacen falta gallinas, sino cantares de gallos”, y es justamente lo que este pueblo visualiza y asume con dignidad y fuerza, por momentos ahogados por sus lágrimas tras la partida física del comandante de las mil batallas que ahora se coloca en otra dimensión de la lucha. Ahora entra a formar parte de una fuerza telúrica basada en una nueva espiritualidad que busca integrar las nociones humanistas del cristianismo con las del Socialismo Científico, dentro de la construcción de las subjetividades necesarias para avanzar en la transformación de la sociedad venezolana inserta en el contexto de la realidad Latinoamericana y Caribeña. Todo ello buscó sintetizarlo el Comandante. Honor y Gloria!!.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 599 veces.


Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

VE N