Se defecan en el pueblo y en la memoria del Comandante

Nicolás tu primer gran reto

De pasarlo el pueblo sabrá que Chávez dejó mucho en ti; de permitir que estos traidores de la patria se salgan, con la suya, sería un gran prólogo a la flaqueza. Es en este momento que tienes de tomar el sartén por el mango aunque te queme los dedos de una mano. Es una decisión de hombre de Estado que el pueblo espera para elevar la confianza y el liderazgo de Chávez y de ti mismo.

No vería el pueblo con agrado que los malvados golpistas que se burlaron de la Constitución, que acabaron con todas las leyes en el 2002 y que día y noche, segundos, minutos y horas no paraban de ofender la majestad del Presidente Chávez incluyendo a sus padres, sus hijas (o) nietos, hermanos y el pueblo que lo seguía y lo sigue.

Estaríamos ante una afrenta con todos sus matices maquiavélicos. Estaríamos permitiendo que los enemigos de esta revolución que tanto nos ha costado defender a sudor y lágrimas, la estuvieran utilizando como papel de limpiarse el ano. La humillación nos llevaría a la duda, nos doblegaría estas fuerzas que hemos tenido que aguantar durante 14 años porque nuestro Comandante no los pedía. ¿Tanto nada para morir en la orilla Nicolás?

Sabríamos entonces que nuestra inolvidable camarada Lina Ron tenía razón cuando pensaba que con enemigo hay que utilizar la Ley del Talión y al carajo los que ponen la otra mejilla; no estamos en esa época de sublimidad y gentileza.

Es muy fácil entonces cometer delitos, asesinar, atracar, robar y luego vender el arma incriminada, es decir, borrón y cuenta nueva. Es entender, si Globovisión y sus dueños se van con la cabuya en las patas, que esa dama que hace su trabajo con asepsia y patriotismos, llamada Luisa Estella, ha arado en el mar, porque verla y oírla explicando todos los detalles de la Constitución, es maravilloso. Es creer que las averiguaciones que se les hacen al diputado Mardo y a otros son entelequias, no se justifica una cosa mientras se obvia otra; ambos son delitos, delitos que deben estar bajo la rudeza de la patria, de la justicia, del orden y el respeto. Con los criminales no se puede ser afectuoso, menos negligentes.

GLOBOVISIÓN ha sido durante 14 AÑOS UNA RATONERA, cuyas bacterias emergieron para envenenar la salud del pueblo. Muchas veces la rabia, la ira, la frustración ante el abusos de esta televisora diabólica que al parecer tenía Patente de de Corso para ultrajar, vejar, someter al soberano, hicieron que muchos camarada tiraran la toalla, porque el respeto por el Comandante era muy grande y prefirieron irse ante de perder la cabeza.

Yo los veo a ustedes, Nicolás, Jaua, Arreaza, Menéndez, Loyo, Ramírez, Héctor Rodríguez, y otros jóvenes que conforman el gobierno incluyendo a las centenares de mujeres e intuyo que hay fuerza y empuje en sus

mentes para darle una nueva esperanza a esta nación que se caló estoicamente ser víctima de las burlas, los atropellos, las desconsideraciones y la maldad de una GLOBOVISIÓN que entendía que el Comandante era un HOMBRE DE PAZ y que sentía que alguna vez ellos, Globovisión, podían ingresar al camino de la objetividad y la sindéresis, pero no fue así.

Hoy Nicolás ustedes deben darle al pueblo una ración de la justicia vulnerada, sin atropello, afincados en las leyes y la noble Carta Magna. No permitas Nicolás que Globovisión se crea más astuta que el Correcaminos y que luego de incendiar la patria venezolana, salga incólume, ínclita, orgullosa de los males hechos. Es tu primera prueba de fuego Nicolás, procura que el tanque de agua esté lleno para que cuando vayas a apagar el fuego, éste, el fuego, no pueda seguir incendiando las estructuras de la Revolución más, por favor Nicolás. El pueblo no lo perdonaría y sería una conjura contra tu padre, nuestro amado e inolvidable padre Chávez. Los delitos se pagan.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 709 veces.

Ángel V. Rivas


Visite el perfil de Angel V Rivas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.