Chavistas con unidad a la calle a defender la victoria popular

La victoria popular el 14ª es inobjetable, es legítima, democrática y hay que defenderla. En la calle el pueblo movilizado y en combate debe hacer valer su mayoría. El imperialismo y la contrarrevolución lacaya venezolana desarrollan una enorme operación de carácter estratégica que busca aniquilar de una vez por todas la Revolución Bolivariana ahora que ya su factor aglutinador, su referente ético e ideológico el comandante supremo Hugo Chávez ya no está. No debemos olvidar que en el fondo nos enfrentamos a un enemigo poderoso que cuenta con todos los recursos, con los medios técnicos para ello como lo es el imperio norteamericano y sus aliados. Un enemigo que explota sin lugar a duda nuestras debilidades, errores y desacierto. Si bien la victoria es suficiente nos pone en una situación defensiva muy peligrosa en la perspectiva de la construcción del socialismo. Debemos comenzar por reconocer primero que nos sorprendieron y segundo que nos han tomado la iniciativa estratégica.

Solo la acción decidida, firme del pueblo podrá contener esta nueva ofensiva contrarrevolucionaria de enorme y aún desconocidas proporciones. Esta nueva batalla que se perfila de largo aliento requerirá la unidad profunda del gobierno revolucionario y las FANB con el pueblo organizado. Es esta la clave para una nueva victoria sobre el enemigo de clase. Es tiempo de armar nuestros arcabuces con lo más profundo del pensamiento y del ejemplo del eterno comandante de la revolución Hugo Chávez: es en la unidad cívico militar, en la profundización del poder popular, en la movilización permanente del pueblo, en la unidad Latinoamericana donde nos aremos invencibles. Es en el chavismo donde están las respuestas, los códigos para avanzar y continuar el rumbo del socialismo. El dilema histórico sigue planteado. Es entre colonia o independencia, es entre ricos y pobres, es ente socialismo y capitalismo.

El pueblo organizado, sus organizaciones políticas y sociales debemos pasar a la ofensiva, debemos retomar la iniciativa. El gobierno revolucionario y la dirección revolucionaria deben entender que es con el pueblo movilizado y protagónico como se debe enfrentar esta nueva embestida enemiga. Todos, unos y otros debemos entender la necesaria unidad por encima de cualquier consideración. El gobierno y la dirección revolucionaria deben superar los métodos y estilos burocráticos y de aparato con los que pretender hacer la revolución. Si bien el papel del Estado y el gobierno en la revolución no están en cuestión tampoco lo puede estar el papel protagónico del pueblo así como el de las FANB. Por su lado el campo popular debe internalizar que no es solo con la crítica, con el debate necesario como se va contribuir a superar el conjunto de fallas, debilidades y errores del proceso, hay que organizar, movilizar y formar al pueblo, es esta la mejor ecuación para combatir la corrupción, el burocratismo, la ineficiencia que están mellando el apoyo del pueblo a su propia causa, la causa del socialismo.

En fin requerimos al fragor del combate contra esta nueva ofensiva del imperio desarrollar una profunda autocrítica que permita las ratificaciones necesarias y conformar así la correlación de fuerza favorable para poder construir la nueva sociedad basada en el pensamiento Chavista.

Pero el combate es ya, es ahora, es en la calle. No nos dejaremos arrinconar por la contrarrevolución, no caeremos inmovilidad ni cundirá en nosotros la desmoralización. Un Chavista no se rinde, no se cansa. Lucha, lucha y lucha rodilla en tierra.


¡A la Calle A defender la victoria del 14ª!

¡El pueblo hablo: por orden de Chávez Maduro es Presidente y punto!

¡Chavismo es Comuna o nada!
¡Chávez vive, Maduro Sigue!

Esta nota ha sido leída aproximadamente 654 veces.

Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas