Desde hoy, hasta el 2016

Ya, desde hoy mismo, la estrategia y la ejecución política deben recuperar espacios en todos los mal llamados niveles sociales del país. Es imperante garantizar perpetuamente la construcción del socialismo teniendo como base la mayoría abrumadora, esa que no deja lugar para las dudas, esa que no deja fisuras por donde terremotos intencionados se cuelan para socavar la fuente del ardimiento revolucionario.

Los antes pobres, ahora estudian y trabajan en todos los niveles, con ello cambia su entorno social, se exponen indefensos al encantamiento capitalista; ese, que en esta lucha no se muestra con su nombre verdadero; ese, experto en el disfraz, estudioso de nuestras debilidades y macabro proyector de sus intereses.

Cuando se es pobre se anhela vivir en la opulencia que reflejan los medios de comunicación, y la que transita entre marcas, lujos y facilidades en nuestro día a día. Podría afirmar que sin la debida atención a ese sector (Los antes pobres), entenderían que han subido el 1er peldaño hacia las mieles del capitalismo o de su sueño.

Tampoco dudo que lo antes descrito se hizo presente a las pasadas elecciones presidenciales, quien fu liberado de la pobreza por Hugo Chávez, ahora podría entender que la derecha lo llevara hasta la opulencia divina, y embelesados entre nuevos códigos con expresiones en las redes sociales, los medios de comunicación, y en la consuetudinaria calle. Es necesario entender que el salir de la pobreza, no supone cambios en los valores del individuo, de hecho, creo firmemente que eso explica los cacerolazos en los edificios con apartamentos otorgados a las clases populares de la GMVV, en los nuevos pensionados, incluso en los trabajadores de la administración pública. Considero prioridad número uno, sumar estrategias efectivas en la inoculación de los nuevos valores, que son los de la patria, las del pensamiento sociopolítico del comandante Chávez, que son las mismas del socialismo del siglo XXI.

Reconozcamos, que así como hay seguidores en la oposición que no saben lo que significa un gobierno de derecha y que es el capitalismo neoliberal, hay quienes no saben lo que es el socialismo y menos como queremos construirlo en Venezuela; por otro lado, existe un importante sector confundido entre estas dos ofertas; mejor dicho, en la oferta del socialismo del siglo XXI, ya que el capitalismo danza aun con libertades en el sistema socioeconómico del País. Debemos ir por ellos con la inteligencia necesaria para dibujar nuevos escenarios que despierten el interés y compromiso, nuevos códigos que aumenten la llama que arde donde está “El Monumento de los Cuatro Elementos”, allá en el cuartel de la montaña.

Nota: La cosecha de esta siembra, debemos recogerla en el 2016, donde seguro enfrentaremos un referéndum revocatorio del mandato presidencial.

[email protected]
@rafaelsurbina

@pensamientosbol

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1347 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales



Rafael Simón Urbina Jiménez

Rafael Simón Urbina Jiménez

Más artículos de este autor


US Y /actualidad/a164318.htmlCUS