Caja de resonancia

El golpe continúa en progreso

Resulta imposible concretar el juego democrático en un escenario donde uno de los jugadores mantiene una práctica sistemática y permanente de odio y no reconocimiento del resto de los actores políticos, ni de las instancias arbitrales, ni de las reglas que deben seguirse antes, durante y después de los comicios electorales, solo porque los resultados de dicho juego no le son favorables.

Incluso semanas antes del 14A estos grupos de la MUD, del partido Primero Justicia y su candidato, se negaron a firmar los acuerdos previos de recocimiento a los resultados electorales, poniendo al descubierto su agenda paralela al juego democrático, que incluye la práctica de los peores signos del fascismo como son la manipulación a través del fundamentalismo político, la xenofobia, la discriminación racial y la persecución y violencia política.

A través de distintos medios circuló la información de que el candidato de la ultra derecha no reconocería el triunfo de Nicolás Maduro, todas las encuestas lo daban como perdedor con una holgadísima diferencia de votos, que por cierto, al final de cuentas, ninguna de estas empresas acertó ni estuvo cerca de los resultados anunciados, toda vez que este candidato obtuvo 711.337 votos más que en la elección del pasado 07 de Octubre, en detrimento de 615.626 votos del Chavismo.

Gracias a los llamados a la violencia que el comando de los factores opositores trasmitieron a sus seguidores, invitándolos a manifestar con arrechera, que dejaron un trágico saldo de muertos, heridos, hostigamiento político, la destrucción de centros de salud y otras edificaciones, por parte de grupos terroristas, una vez transcurridos nueve días de los comicios, luego del reconocimiento de instancias como la UNASUR y la OEA, y que el CNE aprobara extender hasta un 100% la auditoria post electoral, el ex candidato perdedor de la ultra derecha, con la soberbia de los fascistas químicamente puros, llama “ilegitimo” al presidente constitucional de República Bolivariana de Venezuela, con ese lenguaje cargado de odio e intolerancia que lo ha caracterizado durante los dos años de campaña electoral a los que ha sometido, este siniestro personaje, a todo el pueblo venezolano.

Mientras tanto desde el exterior una comisión de diputados opositores, con un lenguaje guabinoso, afirma que “no niegan la victoria del presidente Nicolás Maduro”, pero por otro lado declara que lo que desean es que “triunfe la verdad”, denunciando "la deriva de autoritarismo" del gobierno de Nicolás Maduro, al que acusó de querer "cercenar los derechos de los venezolanos" y alertó de que "hay un cuadro muy peligroso" en el país. Qué tal?

El golpe continua en progreso, pueblo alerta y movilizado.

[email protected]

www.evyferrer.wordpress.com

Esta nota ha sido leída aproximadamente 831 veces.