El Plan de la Patria y la Pequeña Minería (II)

En el anterior artículo (http://aporrea.org/actualidad/a163935.html), realice un esbozo general de los alcances de la aplicación del Plan de La Patria 2013 – 2019, en lo que concierne a la Pequeña Minería, en este artículo y en los siguientes quisiera ahondar un poco mas en cada uno de las estrategias brillantemente plasmadas por el Comandante Chávez y en las cuales se ha comprometido hacer cumplir el Presidente Nicolás Maduro, a través del Ministerio del Poder Popular de Petróleo y Minería encabezado por el Ministro Rafael Ramírez, y como estas impactarían favorablemente en el Desarrollo de la Pequeña, Mediana y Gran Minería.

El punto al que me refiero hoy está descrito acá, cito:

3.1.15.11. Desarrollar tecnologías mineras que disminuyan el impacto ambiental, los volúmenes de material residual y el procesamiento superficial del material útil; aprovechando el potencial de las universidades e institutos del país y los convenios de transferencia tecnológica firmados con países aliados.

Este punto en el Plan de La Patria 2013 – 2019 abre un amplio abanico de oportunidades para hacer a Venezuela un país pionero en el Desarrollo de la Pequeña Minería; son muchos los intentos realizados en países con actividad minera para regularizarla, tecnificarla y hacer de esta una actividad: rentable, sustentable y menos dañina al ambiente. Estos intentos han caído en el vacío al no haber: una política clara con metas bien definidas, educación, capacitación Técnico Minera y Ambiental, seguimiento a los planes, personal capacitado y definido ideológicamente en concordancia con las políticas del estado.

Gracias al Comandante Hugo Chávez que reivindica en este Plan de la Patria 2013-2019 a los Pequeños Mineros y a que tenemos un gobierno revolucionario encabezado por el Presidente Nicolás Maduro, comprometido con este pueblo en hacer cumplir estos lineamientos; podremos conseguir que Venezuela sea una Potencia Minera con el más bajo impacto ambiental.

¿Como lograremos estas metas?, en primer lugar e insisto en este punto Educar, Educar y Educar. Ese, a mi parecer es el paso que nos aseguraría cumplir con las metas establecidas y allí es donde las Universidades, Institutos especializados y Empresas Mineras del Estado, intervendrían trasfiriendo conocimientos y técnicas, para afinar las que ya poseen los Pequeños Mineros, a la vez que harían un seguimiento detallado de la aplicación de los conocimientos transferidos. Las áreas donde los Pequeños Mineros deberían recibir más apoyo son: Laboreo Minero, Mantenimiento de equipos, Ambiente, Cooperativismo, Mancomunidad, Seguridad industrial y Manejo de Explosivos. La Pequeña Minería de por sí, causa menos impacto ambiental que la minería a mayor escala, al utilizar menos energía lo que reduce las emisiones de gases de efecto invernadero, reduce los volúmenes de materiales residuales, al explotar solo los de valor económico, ocupa menor área en la superficie y si esta política es debidamente acompañada por las empresas procesadoras de metales auríferos del estado, se disminuiría en un 100% la utilización del mercurio en la explotación aurífera.

En cuanto al procesamiento superficial de material útil, es ya preocupante el impacto que esta minería ha causado al ambiente, por lo que de inmediato los organismos competentes deben tomar medidas que permitan a estos Pequeños Mineros modificar sus actuales técnicas de explotación, por una explotación tecnificada, mecanizada y acorde a estrictas normas ambientales que impidan la explotación aurífera en áreas que por el impacto que produce la explotación con monitores hidráulicos, causen daños a las nacientes de las quebradas o ríos; la misma a su vez debe estar bajo un estricto seguimiento del estado y el estado a través de sus organismos competentes debe crear las condiciones para que los pequeños mineros que trabajan la minería a cielo abierto tengan la oportunidad de trabajar otras áreas de la economía o en la Minería Subterránea que causa menos daño al ambiente, hasta los momentos poco se ha conseguido en los intentos que el estado ha realizado por regular esta actividad, sin embargo si existe esta posibilidad y una oportunidad de oro se presentara cuando El consorcio Venezuela-CITIC Group inicien la explotación del Proyecto “las Cristinas” en el cual se deben originar múltiples fuentes de empleo, tanto directo como indirecto, pero antes de eso el estado debe garantizar a los habitantes de las zonas mineras un abanico de posibilidades para la preparación y especialización de estos ciudadanos en tareas relacionadas a la explotación aurífera en gran escala, tarea que debe iniciar cuanto antes el INCES, capacitando a estos habitantes en las áreas de construcción, plomería, electricidad, soldadura, administración, almacenistas, operadores de maquinaria, agricultura, entre otras. El estado no puede darse el lujo de dejar escapar esta oportunidad, para darles a estas personas un trabajo que de CALIDAD DE VIDA a una amplia población minera y a la vez permita aplicar mayores controles a la minería a cielo abierto.

@enmaduro

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1368 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a164339.htmlCUS