Ha muerto Jerónimo Carrera, Presidente del PCV y gran amigo

Ha fallecido el Presidente del Partido Comunista de Venezuela (PCV) Jerónimo Carrera Damas, luego de traspasar la barrera de los 90 años de edad. En vida fue uno de los más exhaustivos estudiosos del Marxismo en nuestro país y un destacado intelectual especializado en los asuntos internacionales.

Le conocí desde mi niñez como uno de los hombres más intachables de la izquierda revolucionaria en tiempos de hegemonía burguesa sobre Venezuela, años antes de comenzar la Revolución Bolivariana. Tiempo después me llevó a su despacho otro gigante del comunismo venezolano, Pedro Ortega Díaz, Presidente del PCV e insigne abogado de los trabajadores quien fuera mi mentor en los caminos de la lucha social.

Con Carrera compartí 5 años de militancia ininterrumpida en la histórica célula José Martí del PCV, junto a otros longevos baluartes pecevistas como Víctor Bravo, Humberto Orsini, el camarada Betancourt que administraba el periódico Tribuna Popular, entre otros.

No solo conocí al dirigente pecevista, también al ser humano, al amigo, al esposo de la apreciada camarada chilena Angelina Figueroa, al padre, al internacionalista, al visionario, al poeta, al políglota. Muchas veces estuve en su modesta morada cercana a la estación del Metro La Paz, degustando juntos su predilecto Cognac Martel, sus galletas canadienses y conversando en inglés.

Gracias Jerónimo por aquel noble gesto del 5 de octubre de 2009 cuando me acompañó a la clínica de Caracas (CMDLT) a entregarle la Tribuna Popular y un último saludo alentador a otro viejo comunista que vivía sus últimos días de batalla contra el cáncer (mi padre).

Le doy gracias por su sincera amistad, por ese gran libro que escribimos juntos sobre la vida del grandioso revolucionario Pedro Ortega Díaz. Con el título de Pedro el insustituible (2008), rendimos testimonio a la notable obra del hombre que nos unió en camaradería por siempre.

Junto a Ramón Losada Aldana, María Del Mar Lovera, Juan Rafael Perdomo, Elio Gómez Grillo, Fermín Toro Jiménez, Emiro García Rosas y otros, consolidamos una valiosa obra literaria que permanecerá en la historia de los revolucionarios de Venezuela.

Ese libro lo defiendo hoy como bandera de mi militancia revolucionaria (frente a los jefes del terco cogollo rojo que hoy visceralmente me adversa), pues aunque me separé del PCV por discrepancias irreconciliables con la política antichavista de su circunstancial Buró Político, sigo firme en mi ideología marxista y mi respeto a la historia digna del PCV.

Me queda el recuerdo de nuestro viaje al congreso extraordinario del PCV en el año 2007, donde ambos como delegados efectivos a ese evento, expusimos opiniones divergentes sobre la alianza con el entonces recién fundado PSUV, y a pesar de que nunca nos pusimos de acuerdo en ese punto, ello no modificó el respeto y cariño mutuo entre ambos.

Quienes no hayan pasado buena parte de su vida en el PCV (en mi caso la mitad de mi existencia) no podrán entender la dialéctica de los seres humanos que aunque tomen caminos distintos, se siguen queriendo. En mi andar compartí años de experiencia con Pedro Ortega Díaz, Carlos Delvecchio, Euro Faría, Jerónimo Carrera, Roberto Hernández, Arturo Alvarez Vega, Luis Ciano, entre otros; unos vivos, otros muertos, todos han sido dignos héroes del PCV, me consta que a pesar de las relaciones antagónicas entre ellos, comparten el ideal de alcanzar una sociedad sin clases y que en el fondo se han querido y respetado los unos con los otros.

Antes de Hugo Chávez la izquierda venezolana nunca estuvo unida, ojalá ahora hayamos aprendido de ese gran Comandante. Con Jerónimo mil veces conversé sobre este tema dentro y fuera del PCV, sé que como pocos hombres y mujeres de su generación él fue capaz de entender mis inquietudes.

Rindo homenaje a su honestidad inmaculada, a su vida dedicada a una sola teoría y un solo ideal, a quien se convirtiera en sucesor de Pedro Ortega Díaz en el difícil cargo honorífico de Presidente del partido más antiguo de Venezuela (PCV) en su época más difícil de contradicciones, riñas y desencuentros con Hugo Chávez y el proceso histórico identificado como Chavismo.

Me quedan las últimas palabras que me dedicaste con el afecto de un padre que regaña a su hijo en el semanario La Razón publicado en la última semana de octubre 2012 y mi respetuosa réplica publicada allí mismo la semana siguiente. Lo escrito queda, ni el Gorbachov ni el Yeltsin venezolanos podrán falsificar nuestra historia.

Celebro tu vida, Jerónimo, tu ejemplo revolucionario sobrevive. Hasta la victoria siempre, querido camarada.

Ex dirigente nacional de la Juventud Comunista de Venezuela. Ex militante del PCV. Marxista y chavista.
@Jesus_Silva_R
http://jesusmanuelsilva.blogspot.com
[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1994 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a164797.htmlCUS