Pildoritas 72 (año VI)

Desagravio a Mandela y Gandhi

La verdad que no nos alcanza la capacidad de asombro cuando leemos en los medios del golpismo, argumentar con extremo cinismo, a quienes les ha sido probado, sin ningún tipo de duda, su participación directa, en los planes subversivos que hemos visto desarrollándose en las ultimas semanas y que según lo que informa el Ministro del Interior, Justicia y Paz, se inició en octubre del año pasado, con motivo de la contienda electoral que ganó nuestro Comandante Eterno.

Basta verles el rostro de desfachatez que exhiben ante las cámaras, para mostrar su “yonofuismo”, atacando en lo personal a quien es poseedor de pruebas irrefutables y que todos los venezolanos conocemos y vimos cuando por ejemplo, el descerebrado colocado como jefe circunstancial de la oposición, al desconocer los resultados, mandó de manera irresponsable a sus seguidores a salir a la calle a “drenar su arrechera” y la primera vez que lo hizo, no se refirió para nada que fuese a través de cacerolazos, dejando por lo tanto al libre albedrio de los “arrechos”, la forma en que iban a drenar su rabia, y ya sabemos cómo lo hicieron, en perfecta conjunción con el irresponsable y criminal llamado de su jefe, que se atreve, después de los trágicos sucesos a negar todo, como si no existiesen videos y testimonios que lo comprueban, sin posibilidades de refutar lo que allí quedó registrado, que se suma a todas las mentiras y argumentos ridículos, con los que intenta venderle a quienes se dejen engañar, un fraude, imposible en este país, por el inexpugnable sistema electoral que aquí existe, nada menos y nada más que el mejor del mundo.

Igual sucede con un indigno militar retirado de alto rango, que es filmado cuando da instrucciones a los revoltosos tarifados y entrenados en Miami, que son los operadores de la violencia y encima les dice que deben seguir todas las instrucciones de Capriles, lo sorprendente no es tanto que lo haya hecho y haya sido sorprendido y grabado en el acto, sino que al día siguiente haya salido a desmentir lo que es imposible desmentir, a menos que compruebe que el video es un montaje, lo cual queda descartado hasta para quien no saben de tecnologías audiovisuales.

A todas estas incongruencias se suman, afirmaciones como las de uno de los tantos prófugos de la justicia que desde Miami en su cloaca informativa, llamada “El nuevo país”, comete el despreciable dislate de comparar al sujeto que más ha delinquido en los últimos días en este país, a la vista de todos, con héroes de la talla del gran Mandela y de Gandhi, lo que no se puede tildar de otra cosa distinta a que tales afirmaciones deben ser producto del consumo de alucinógenos que como sabemos llevan a las personas a desvariar y a actuar, casi que irracionalmente como se refleja en los rostros desencajados de los coprotagonistas de esta novela de terror, Capriles, Leopoldo y Maricori, los que más aparecen como vedetes de los medios tarifados, pero además, hay que decirlo, muchos de los líderes de la derecha, sobre todo de los partidos tradicionales callan, no se deslindan por temor a ser condenados al ostracismo mediático como le sucedió a Oscar Shemel director de Hinterlaces y a muchos otros que con dignidad manifiestan su desacuerdo con la locura que impulsa lo más irresponsable que se conozca en el planeta, como supuesto líder de un sector de la sociedad, claro hay excepciones como la desafortunada declaración del fracasado Secretario General de AD, quien como sabemos en otros tiempos arremetió contra el hoy también jefe suyo llamandolo lechuguino, petrimetre y maripozuelo y ahora le rinde pleitesía, atreviéndose a compararlo con dos grandes del planeta, precisamente por sus ejemplos de vida y de acción política cuerda y que son sin duda la antítesis de un comportamiento condenable y detestable como el que está desarrollando, violencia, odio y muertes incluidas, un sujeto que a diferencia de ellos, nos debería avergonzar a todos.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 865 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a164800.htmlCUS