Interferencia electoral apoyada por el Gobierno de EEUU

Traducción desde el inglés por Sergio R. Anacona

Strategic Culture Foundation

http://www.strategic-culture.org

La Fundación Internacional de Sistemas Electorales, IFES (sigla en inglés) “organización no gubernamental” remanente de la Guerra Fría, continúa con su misión de certificar elecciones como justas y libres solo si ganan los candidatos apoyados por Estados Unidos. Por el contrario, cuando los candidatos o partidos políticos apoyados por Estados Unidos pierden, la IFES pasa a formar parte de la coalición internacional de ongs muchas de las cuales son asistidas financieramente por el magnate de los fondos de inversión de alto riesgo, George Soros, el cual organiza protestas masivas y exige sanciones. Este último escenario está actualmente en boga en Venezuela.

La IFES que también recibe apoyo financiero de la NED y de la USAID pero principalmente de la Oficina de Iniciativas de Transición, OTI (sigla en inglés) dependiente del Departamento de Estado norteamericano --todas ellas verdaderas lavadoras automáticas para el “lavado” de dinero de la CIA—es una más en la bandada de operativos neoconservadores.

La Junta Directiva de la IFES incluye a tipos de cuidado tales como Kenneth Blackwell, Secretario de Estado, republicano de Ohio, quien contribuyó a pasar los votos electorales de Ohio y la elección presidencial del 2004 del postulante demócrata John Kerry al republicano George W. Bush en ejercicio; Sean Cleary, ex miembro del Comando de Defensa de Sudáfrica durante el régimen del apartheid; el ex vocero de la Cámara de Representantes, Robert Livingston, jefe de la firma cabildera Livingston Group; y tres miembros cuyas vinculaciones con el Sionismo hacen que su participación en las elecciones árabes sea en extremo problemática; Jeffrey Glassman, Presidente de la Junta de Directores de la Universidad Judeo-Norteamericana; Lesley Israel, miembro del Comité Ejecutivo Nacional de la Liga Anti Difamación; la congresista Steny Hoyer, cuya hermana Bernice Manocherian sirvió como Directora Ejecutiva del Comité Israelí-Norteamericano de Asuntos Públicos, AIPCC (sigla en inglés).

La IFES junto con la NED, la USAID y sus grupos financiados por el Instituto Sociedad Abierta, OSI (sigla en inglés) de George Soros, emplea tácticas recicladas para, primero, interferir con los resultados de una elección en la cual Estados Unidos tiene evidentemente un candidato favorito y en consecuencia ayudarlo a ganar y segundo, si el candidato pro-norteamericano pierde, organizar protestas contra los resultados de la elección, recurriendo a acciones masivas de calle como contingencia.

El no reconocimiento de las elecciones que no están en la vía que Estados Unidos quiere, es extraído exactamente del libreto de la “revolución temática” de Gene Sharp del Instituto Albert Einstein y eminencia gris de la agitación de la CIA. Su manual ha sido utilizado para “elegir” regímenes títeres en Serbia, Georgia, Ucrania y Kirguistán. Las acciones pre-electorales de calle fueron dirigidas por operativos entrenados por Estados Unidos bajo la égida de la OTPOR y CANVAS* dos ongs especializadas en provocaciones. Durante muchos años Venezuela ha sido el blanco de los esfuerzos norteamericanos por desestabilizarla. Un cable filtrado desde la embajada norteamericana en Caracas, de fecha noviembre del 2006 nombra muchas ongs financiadas por Estados Unidos en Venezuela que sirven a los intereses de ese y contra el gobierno de Chávez. El cable cita el número de ongs en más de cien. El cable también alude a la empresa contratista de la USAID, Development Alternatives, Inc., DAI (sigla en inglés) la cual ha estado vinculada a intentos desestabilizadores de la CIA en Cuba, Pakistán, Haití, Bolivia, Indonesia y también en Venezuela, como un componente clave de agitación política financiada por la neo-conservadora Casa de la Libertad con base en Nueva York. Un contratista de la DAI, Alan Gross, está pagando pena de cárcel en Cuba luego de ser condenado a prisión por espionaje. Aparentemente Gross estaba tratando de agitar a la pequeña comunidad judía de Cuba contra el gobierno de la isla. La DAI fue también el empleador en Indonesia de Stanley Ann Dunham, madre del presidente Obama, cuya biografía oficial ignora su trabajo clandestino para la CIA bajo la cobertura de la DAI, USAID, Fundación Ford y el Banco Mundial en Indonesia, Pakistán, Bangladesh y la India.

Como secuela de la estrecha elección en Venezuela, en la que el presidente encargado en ejercicio, Nicolás Maduro, escogido por Chávez como su sucesor, logró una estrecha victoria sobre Henrique Capriles, apoyado por George Soros, la IFES/USAID/NED, se hacen llamados para el no reconocimiento de los resultados de la elección por parte de las fuerzas de Capriles.

Muchas de las tácticas empleadas por las fuerzas de la interferencia electoral occidental valoran la importancia de un centro único de prensa electoral que enfoque la propaganda electoral a favor o en contra de un candidato y partido político apoyado por Occidente.

La IFES está feliz por el hecho que los centros de prensa creados con su asistencia y de otras agencias de inteligencia norteamericanas como también por las ongs afiliadas con George Soros, fueran capaces de montar su monitoreo electoral e informar sobre las operaciones a partir de dos centros de conferencias originalmente construidos por gobiernos de base socialista que fueron derrocados por Estados Unidos, la OTAN y sus aliados Salafistas de los países del Golfo: el Palacio de los Congresos en Túnez construido por el Presidente de Túnez, Habib Bourguiba en el año 1967 y utilizado por su sucesor, Zine El Abidine Ben Alí y el Centro Internacional de Congresos en Trípoli, construido por Muammar Gadafi, donde se desarrollaron numerosos eventos internacionales que unieron a delegaciones anti-imperialistas de todo el mundo. La IFES comentó en torno al uso de ambas sedes como sigue: El Palacio de los Congresos estuvo durante décadas fuera del uso público porque el ex dictador tunecino Bin Alí (sic) solo permitía su uso exclusivamente para su propio beneficio…. Su selección –como centro de prensa electoral—resultó un éxito a través de su empleo como centro electoral de la primera elección democrática en el país…. Este señalamiento fue particularmente destacado por el empleo de las oficinas privadas del ex dictador como oficinas de los miembros de la comisión electoral. (Los numerosos eventos internacionales de intercambio comercial realizados aquí durante el régimen de Ben Alí, desmienten lo declarado por la IFES).

Por otra parte, la IFES elogió el empleo que se le dio al centro de Trípoli para sus labores propagandísticas debido a que jugó un rol principal en la nueva denominación de la sede que la separaba de su negativa asociación durante el período pre-revolucionario y en el contexto de una Libia liberada. En otras palabras, la IFES se ufana de haberse tomado un inmueble altamente apropiado para su trabajo para la CIA, lo cual demuestra la transparencia de las elecciones impuestas por potencias extranjeras como Estados Unidos y su cabalgata de ongs de dudosa solvencia.

Tampoco la IFES oculta su estrecha asociación con agencias de seguridad que brindan protección a su manipulación de elecciones en el extranjero. IFES menciona el caso donde las “fuerzas de seguridad” actuaron en un incidente en un “centro de prensa apoyado por ella”. Declara que el “equipo tuvo que enfrentar a un grupo de hombres armados e impedirles su ingreso al centro; permitir que los visitantes se desplazaran por el centro mientras una manifestación masiva se desarrollaba en el exterior; arrestar individuos que trataban de introducir cápsulas de gas lacrimógeno al centro.”

Sin embargo la IFES no tiene problemas para apoyar a grupos pro-norteamericanos en Venezuela que, con posterioridad a las elecciones del 14 de abril quemaron oficinas regionales del partido de gobierno e intentaron interrumpir el conteo de los votos.

En el caso de la elección venezolana a la cual las fuerzas occidentales de interferencia e interrupción no pudieron penetrar por la vía de un centro de prensa oficializado, estas recurrieron a la violencia, incluyendo ataques incendiarios contra las sedes del Partido Socialista Unido de Venezuela, PSUV en los estados Táchira, Anzoátegui y Barinas además de la agresión física por parte de los seguidos de Capriles contra los Centros de Diagnóstico Integral, CDI de las localidades de Piedra Azul en Chacao, un centro clínico atendido por doctores cubanos como también las residencias adyacentes donde vive al personal médico cubano.

Capriles dijo a sus seguidores que ignoraran el conteo oficial de votos del Consejo Nacional Electoral, CNE que daba a Nicolás Maduro como ganador en la elección con más del 50 por ciento de los votos. En ausencia de un centro de prensa electoral con influencia de la CIA, la oposición tuvo que confiar en medios tales como la Associated Press, el Christian Science Monitor y el Miami Herald, todos ellos recibiendo órdenes desde Langley y del personal de las ongs de George Soros para rechazar los resultados como fraudulentos. Los seguidores de Capriles también montaron manifestaciones de protesta en la sede central de la red Telesur de televisión en Caracas.

La agencia Reuters, confiable órgano de los intereses bancarios de la casa Rothschild, entró a tallar señalando falsamente que Capriles había ganado la elección por 300 mil votos.

El gobierno de Obama se unió a Capriles negándose a reconocer la victoria de Nicolás Maduro a pesar que esta había sido reconocida por los doce miembros de la Unión de Naciones de Sud América, UNASUR y por la Organización de Estados Americanos, OEA. El apoyo norteamericano a la violencia contra el gobierno venezolano hizo que Caracas acusara al gobierno de Obama de estar tratando de fomentar un golpe de estado en Venezuela. En el mes de abril del 2002 el gobierno de Bush y la CIA intentaron derrocar a Chávez mediante un golpe de estado.

El golpe falló y Chávez fue rápidamente reinstaurado en su puesto. Ahora en el 2013 el gobierno de Obama desempolvó el plan golpista de Bush/CIA y trata de aplicarlo de nuevo en Venezuela. La violencia post electoral ha cobrado por lo menos siete muertos como consecuencia de la grosera política del Sr. Obama hacia Venezuela. Pero la perfidia de Washington, Obama y la CIA es ahora bien conocida en América Latina y el Caribe al tiempo que demuestran toda la intención de resistir a los neo-imperialistas dirigidos por Obama.

*OTPOR – Compañía organizadora de operaciones en terreno. CANVAS – Centro de Aplicaciones de Estratégias y Acciones No Violentas.

Nota.- Sus comentarios y opiniones acerca de este artículo serán bienvenidas en

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1109 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a164804.htmlCUS