Entre tanto

La fortaleza de la revolución

Roberto Hernández Wohnsiedler, quien fuera ministro del trabajo en un importante período del gobierno revolucionario que encabazara el camarada Presidente y líder supremo Hugo Chávez, dice que es en la cultura donde se asienta esa fortaleza.

La editorial El Perro y La Rana, en su colección Alfredo Maneiro, acaba de publicarle La clase obrera y la Revolución Bolivariana, una recopilación de sus artículos publicados en el diario VEA, entre el 2008 y el 2012. Lo encontramos en la antesala de la editorial del Estado venezolano, me dedica un ejemplar de su libro, con esta afirmación: “este libro que trata el problema central de la Revolución”.

Y es verdad. Tal como él mismo lo afirma en La cultura, necesidad vital, “La transformación de las relaciones de producción y el desarrollo de las fuerzas productivas -señala Hernández Wohnsiedler en la página 112 de su reciente libro- es obra de la cultura”.

94 artículos de los publicados con disciplinada entrega por Roberto Hernández W., cada jueves en el diario VEA, que fundó y dirigió hasta su partida física, Guillermo García Ponce, dan cuenta de una cosmovisión proletaria de la vida y, en particular, de la Revolución Bolivariana. Es la clase obrera la protagonista de este proceso llamado a hacerse irreversible.

Una estructura de tres capítulos agrupa el casi centenar de artículos de opinión, bajo los conceptos de: I) La lucha de clases (34 artículos), II) La unidad de la clase obrera (23 artículos) y III) La Revolución proletaria (37 artículos). En ellos se mantiene una constante en la que resalta que, a decir del autor, “La Revolución Socialista Bolivariana, dado el liderazgo mundial que hoy ejerce, daría una extraordinaria contribución con el ejemplo de la unidad de la clase obrera”.

Lo cierto es que la contribución teórica y para el debate, que hace el camarada Roberto Hernández Wohnsiedler, con su La clase obrera y la Revolución bolivariana, sin dudas tieen que ver con la “inmensa responsabilidad (que tenemos) con toda la humanidad”.

Su lectura, en esta coyuntura en la que el sello obrerista del Gobierno bolivariano se reafirma por voluntad del Comandante Supremo, Hugo Chávez y del pueblo patriota que decidió elegir al obrero Nicolás Maduro, como su Presidente Constitucional, es de un aporte invalorable en la lucha por fortalecer la conciencia y la revolución permanente de la misma.

Tomemos las palabras finales de Hernández Wohnsiedler para reiterar que “como revolucionarios tenemos que abordar la solución de nuestros grandes problemas con sentido social, es decir, con sentido de clase”. Excelente regalo este libro, cuando estamos a punto de conmemorar un nuevo aniversario de las luchas de la clase trabajadora en contra del dominio de los explotadores y del gran capital.


[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1085 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a164812.htmlCUS