Pildoritas 79 (año VI)

Un debate que debió darse

Sinceramente, no me explico cuál fue la razón por la cual el hoy Presidente, por casi 300 mil votos de diferencia, no fue al debate para el cual, tal vez a sabiendas de que no le iba a ser aceptado, le retó el biderrotado.

La verdad es que tendrían que convencerme de que la negativa, no influyó a que muchos se abstuvieron y que otros, débiles ideológicos, votaran contra la Revolución.

Conociendo como conocemos la pobreza expresiva del ex candidato de la derecha, las dificultades para engranar sus ideas, su pobre cultura general en el conocimiento de la Geografía y la Historia del país, en la ciencia económica, su fragilidad conductual, que cobardemente no asume, su pasado fascista probado en imágenes, videos, victimas sobrevivientes y muertos hace 11 años, cuando fue actor principal del golpe contra la democracia, su mediocridad como estudiante, su pésima gestión en los cargos que ha detentado, lo único que explica la no aceptación de ir al debate, fue tal vez una dosis de triunfalismo.

Maduro como lo hemos comprobado a pesar de ser un autodidacta, maneja muy bien el idioma, tenía para el debate una obra de gobierno ocultada o minimizada, sólo para quienes aceptan las mentiras de los medios opositores, que niegan ex profeso las realizaciones de la revolución.

Por otro lado la costumbre que sabemos, impulsa a personas como el hoy incurso en el grave delito de autor intelectual de nueve asesinatos y las acciones incendiarias de sus dirigidos, le hubiese llevado “para controlar los nervios”, a meterse su dosis, lo cual le hubiese colocado en condiciones muy desfavorables y lo que hubiese sucedido, sería la puesta en evidencia de un individuo incapaz de ocultar los estragos que esas sustancias causan en cualquier organismo humano, como lo hemos observado, sin ser especialistas, en no pocas ocasiones, lo que es tema de conversación de muchas personas y con mucha frecuencia.

Fue una oportunidad que desperdiciamos, para que se hubieran caído caretas y las carencias del personaje se evidenciaran de forma mas expedita y ante un público nacional e intencional más numeroso.

Se hubiese aprovechado para exigir que los medios tuviesen la libertad de preguntar lo que quisieran, sin cuestionarios previos, lo cual también, con seguridad iba a resaltar la pobreza de criterio del personaje en el manejo de los temas más importantes que debe ser característica de cualquier estadista que aspire a ser presidente de esta Patria. El debate le hubiese despejado la mente a muchos que se anotaron con quien, el mismo día de la elección, mandó a matar e incendiar.

Tal vez otro gallo cantaría hoy, con toda seguridad la brecha hubiese sido mayor y por lo menos la derecha lo hubiese pensado más, antes de reaccionar como lo hizo.

Mucha gente con la que he conversado, está de acuerdo conmigo, sería bueno que se encuestara lo que piensa el pueblo, sobre este tema. a ver cuál sería el resultado.

Bueno, es lo que pienso, y cada vez que oigo al jefe de las bandas asesinas del 14 de abril por la noche, me convenzo más de que estoy en lo cierto, un debate entre el hoy Presidente y ese sujeto hubiese sido evidentemente muy desigual y una magnifica oportunidad para desenmascarar a quien intentó camuflarse cual camaleón en la figura de Chávez y robarse nuestros símbolos e iconos revolucionarios.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 848 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a165470.htmlCUS