Propuestas radicales I (a la clase media)

A pesar de que comandante Chávez siempre decía que quería que Venezuela fuese una pequeña potencia y con una clase media fortalecida, pues yo siempre pensaba que cuando esto fuese cierto se perdía la revolución, ya que la clase media venezolana por muchos motivos ya analizados este portal y otros (entre ellos la educación, la alienación, la falta de formación ideológica, etc.), vota por la derecha.

Por ejemplo, tengo un familiar cercano, profesional, que en vista de padecer una enfermedad degenerativa tuvo que retirarse de su trabajo, esta persona cobra una pensión del estado por discapacidad, recibió un apartamento de la GMVV, recibe mensualmente por el seguro social unos medicamentos para su enfermedad valorados en más de 5000 Bs y es acérrimo anti-chavista. ¿Cómo es posible, se pregunta uno? O un amigo que tiene una hija que ha sido operada dos veces en el cardiológico infantil y no votó por Maduro porque está en desacuerdo con muchas “cosas” del gobierno; así como estos hay infinidad de ejemplos en todo el país de personas clase media que están en contra del gobierno.

Un gobierno como éste que invierte tantos recursos económicos y humanos en inversión social, debería al menos recibir por parte de esta clase media (que tanto se ha beneficiado de los subsidios, créditos y planes especiales), de lo único que necesita éste para su permanencia y continuidad, que son: los votos.

Ahora bien, en vista de que la clase media no está premiando con su voto al gobierno que tanto lo ha ayudado, pudiendo este obviarlo y favorecer sólo al más desvalido, al menos vamos a empaparlo de los planes sociales y aprovechar sus potencialidades para ayudar en las diversas misiones o planes, si éstos requieren de un crédito, subsidio o ayuda en general.

Claro está que esta propuesta que traigo, necesitaría de un enorme esfuerzo de coordinación y articulación entre los distintos entes involucrados en la asignación de créditos y/o subsidios. Por ejemplo: un odontólogo solicita un crédito a la banca para comprar un auto subsidiado, entonces el banco articularia con el consejo comunal del sector donde reside el profesional y le exigiría el cumplimiento de digamos cuatro fines de semana de trabajo comunitario en el CDI del sector. Si por ejemplo el solicitante es una ama de casa o comerciante, se le podría solicitar que haga trabajo comunitario, por ejemplo, en la casa de alimentación del sector donde vive o el mercal, etc. Si es un ingeniero (como yo) se le podría solicitar la ayuda para la realización de un proyecto, en una barriada emergente, o un urbanismo en desarrollo, etc.

En fin, que se pretende con esto: involucrar al ciudadano con su entorno, sacarlo de la burbuja social en donde vive; ya que, para la clase media, los sectores populares, o no existen, o son sectores despreciables que quieren sus bienes. Hay que hacerlos ver que la inversión que va a hacer el estado en ellos bien pudiera hacerse más bien en los sectores menos pudientes, y que un subsidio de 160 mil bolívares para un auto o casa, el estado pudiera usarlo para la construcción de una cancha deportiva que beneficiaría a muchas más familias. Se podrían invitar a foros, simposios, proyección de películas, donde se explique el uso que hace el estado de los recursos, etc. Hace falta inculcar la formación ideológica, promover el debate constructivo, la lectura, sin eso no hay revolución que aguante muchos años.

¿Qué pasaría si a pesar de todo lo antes expuesto el ciudadano soberanamente decide no votar por el socialismo? El estado habrá visto retribuido con trabajo social parte de la inversión que realizó para dar dicho crédito o subsidio, y ganan todos, el estado, la sociedad y el ciudadano clase media. ¿Pero, y si se gana un adepto?

En fin, la labor es ardua, e implica la actuación de diversos entes, (BANAVIH, la Banca pública y privada, el poder popular, la GMVV, las comunas, etc.) pero no creo que sea una idea descabellada. La derecha avanza de manera subrepticia y embrutecedora y nosotros necesitamos ideas frescas que nos saquen del marasmo en que nos encontramos después de la pérdida del Comandante Chávez.


[email protected]

@z_reticula

Ing. Civil


Esta nota ha sido leída aproximadamente 991 veces.

Comparte en las redes sociales