La Tecla Fértil

El pueblo y la hegemonía del pensamiento

El debate debe ser abierto con críticas muy acertadas para lograr una senda que desemboque en una realidad, cuando las fuerzas políticas se acoplen a una sola ideología política. Y se conviertan en una evidencia de la realidad, aunque incómoda para algunos, nos permita avanzar en el proceso hacia la II independencia y alcanzar un nivel de apoyo de los colectivos y el pueblo. Solo una fracción de venezolanos no desea reforzar los cambios y con sus gestos muestran poca valoración jurídica ante verdades que se encuentran al alcance de aquellos opinadores de oficio. Ya que apuntan a maniobras, como ir al extranjero a señalarnos de ocultamientos y carencias. Por eso, los venezolanos debemos mantener una sola posición ante la patria.

Debemos construir un Estado, las propuestas, ya están dadas y se debe lidiar cada desafío. Allí, se encuentran las propuestas para crear una sola hegemonía para irnos a una democracia directa y lograr una sociedad libre y abierta. Venezuela, tiene una visión de mundo y de la sociedad, hay que imponerse al futuro y tener una convivencia cívica para plantear una plataforma social, que, sea excepcional para nuestra historia.

El pueblo, no quiere nada con la oligarquía y, exige una ideología en grupos homogéneos y de un sentimiento intenso para lograr una conducta militante, es la luz de los debates y, el respaldo a un sistema de consenso en una sociedad forjada a amar su patria y que actúa con razones políticas, estas propuestas deben ser sagradas, porque la historia del siglo I se está escribiendo, jamás constituirá una utopía, existen argumentos que revelan una vida en libertad y en un gobierno bolivariano basado en la igualdad de los limites sociales.

La democracia representativa refleja contradicciones en una sociedad libre y abierta y, sus últimos líderes contravienen principios argumentativos. Solo se debe aspirar que el ambiente cambie para defender posiciones propuestas por quienes buscan la asamblea para enfrentarse en un mundo de lisonjearías o verdades, pero, la patria para ambos bandos debe ser sagrada.

Por lo tanto. La crisis política de la derecha no debe ser un caldo de cultivo, debe existir un consenso para avanzar y no saltar por los aires. Queremos propuestas e ideas, tener una visión de mundo y de la sociedad, que somos ciudadanos con derechos y deberes, cada uno en su espacio público, con suficiente libertad e individualidad.

Los venezolanos, hacen una diversidad de preguntas de una manera reiterada y un gran reto en la política económica, buscan cohesión social e igualdad de oportunidades por múltiples razones, desean mayor competencia entre las empresas y deseo de instrumentar el desarrollo institucional para lograr un mejor servicio comunitario. El análisis económico del comercio internacional pone el énfasis en la competencia entre empresas y en el papel de los países a la hora de generar entornos productivos; evidentemente, esa competencia se puede desarrollar puramente en costes o añadiendo conocimiento e innovación a los bienes y servicios producidos; pero el marco institucional, y más concretamente el cuadro regulatorio y las políticas horizontales, se presenta como un elemento central a la hora de impulsar el crecimiento económico y el nivel de bienestar de las sociedades; aunque ni ha existido ni existe un único marco institucional que permita ganar competitividad. El análisis económico del comercio internacional pone el énfasis en la competencia entre empresas y en el papel de los países a la hora de generar entornos productivos; evidentemente, esa competencia se puede desarrollar puramente en costes o añadiendo conocimiento e innovación a los bienes y servicios producidos; pero el marco institucional, y más concretamente el cuadro regulatorio y las políticas horizontales, se presenta como un elemento central a la hora de impulsar el crecimiento económico y el nivel de bienestar de las sociedades; aunque ni ha existido ni existe un único marco institucional que permita ganar competitividad.

Se puede argumentar, con razón, que las grandes tienen otra serie de ventajas, pero ahí habría que distinguir claramente entre ventajas naturales y artificiales. Si una empresa mayor es más eficiente y esa mejora repercute en el conjunto de la sociedad, la protección de las pequeñas de forma permanente impide al conjunto de la sociedad beneficiarse de esa eficiencia; por el contrario, si la empresa grande obtiene sus ventajas de su cercanía al poder o de su capacidad para enfrentarse a una Administración engorrosa, la solución no es proteger al pequeño, sino exigir la igualdad de oportunidades. El eje supranacional latino debe ser fortalecido por criterios de unidad para lograr que surjan nuevas posiciones de desarrollo agroalimentario como industrial para restarle fuerza al sistema capitalista, que se nutre de virus para la crisis energética, alimentando focos de guerra que debilita a países que buscan su propia luz económica, en los próximos quince (15) años vamos a tener guerras continuas para el dispute de nuevas posiciones para el Estado Imperial- Inglaterra- seguida por Estados Unidos y Francia .Por medio del CELAC, Unasur y Mercosur, buscamos una integración económica global que arrope el sector agrícola y pecuario con el fin de resistir a la crisis mundial por venir con su gran hambruna, porque, organizaciones como Primero Justicia buscan una autarquía económica para favorecer grupos bancarios de vieja tradición en el territorio europeo, obviando que nuestra América posee todos los recursos para fomentar con la biodiversidad una economía estable y rica. Persistimos en una política única, donde el factor tecnológico es fundamental para el juego con los países desarrollados, donde es factor primario la capacidad alimentaria de las regiones. La formación de dirigentes políticos y médicos como Cuba es fundamental, en mi caso, consulto a puros médicos cubanos y jamás he padecido una enfermedad, lo que implica que las grandes empresas estadounidenses desean sobornar a los sanitaristas cubanos para que vuelen a su territorio a trabajar. En el Sur, hay profesionales y artesanos de muy buena calidad, cuya capacidad laboral debe ser requerida por las corporaciones latinas en un esfuerzo por unificar nuestras unidades territoriales y que vayan más allá de nuestras fronteras.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 989 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a165505.htmlCUS