La amenaza no es la auditoría sino Obama y nuestra defensa es Mercosur

La amenaza no es la auditoría sino Obama y nuestra defensa es
Mercosur. Con categórico acierto y sentido de oportunidad, el
Presidente Nicolás Maduro ha emprendido una rápida gira de por los
países que conforman el Mercosur, para fortalecer los lazos
integracionistas iniciados por el Comandante Hugo Chávez, así como
para generar el aislamiento de EE.UU en lo que respecta a su
tradicional postura de hostilidad y golpismo contra Venezuela. Así lo
explicamos en reciente entrevista concedida al prestigioso canal
Telesur, ver video: http://goo.gl/7ZSPr

En efecto, en todo el continente americano, Mercosur es la principal
zona económica que insurge rebelde como alternativa de liberación y
desarrollo latinoamericano frente al pretendido dominio económico
gringo. Lo cual explica el repudio de Barack Obama hacia Mercosur. El
problema no es que Maduro haya sido electo Presidente por diferencia
inferior a 300 mil votos porque en muchos otros países han escogido
gobernantes con márgenes más estrechos, sobre todo en EE.UU. Por eso
Maduro con 50,7% ha obtenido una victoria popular como en pocas
democracias del mundo, donde ningún candidato llega al 50% y se va a
una segunda vuelta.

El problema tampoco no es la auditoría manual solicitada por el
candidato derrotado, porque desde 1998 los procesos de votación han
sido automatizados y la propia Constitución venezolana en su artículo
298 establece que la legislación electoral solo podría ser modificada
6 meses antes del evento del sufragio, de modo que mal podría
alterarse el contenido esencial de la Ley Orgánica de Procesos
Electorales que consagra la automatización en todas las fases del
proceso comicial.

Afortunadamente el oposicionismo no posee suficiente influencia dentro
de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana para provocar un coup d'État
(golpe de Estado) y en lo que respecta a sus bandas armadas y
pistoleros callejeros es posible neutralizarlos y desmantelar sus
redes si los cuerpos de seguridad ciudadana y demás organismos de
inteligencia trabajan coordinadamente con ese propósito.

El verdadero problema es el Imperialismo Yanqui, pues con las
recientes declaraciones de Barack Obama resulta supremamente claro que
se pretende desestabilizar al régimen democrático de Venezuela por
diferentes vías. Primero, dando instrucciones, apoyo mediático y
económico al “oposicionismo criollo” en el intento de deslegitimar a
todo el Estado venezolano (CNE, TSJ, Poder Ejecutivo, etc.) y llenar
de odio a sus 7 millones de electores para que los acompañen en
próximas aventuras de violencia callejera que faciliten un intento
golpista.

Segundo, mediante sucesivas alteraciones al orden público y caos
dentro de las instituciones del Estado (caso: tángana  en la Asamblea
Nacional) se pretende deteriorar la imagen de Venezuela en el mundo,
consolidarle una reputación de Estado Forajido o cuanto menos en
situación de total ingobernabilidad que justifique severas sanciones
económicas contra  nuestro país y en última instancia una intervención
militar de EE.UU.

El Golpe de Estado que se intenta contra Venezuela depende
esencialmente del apoyo estadounidense, no es casualidad que sea
Washington el único gobierno que radicalmente niega la legitimidad del
actual Presidente Nicolás Maduro, en consecuencia saludamos la
iniciativa del Primer Mandatario en cuanto a iniciar una amplia gira
internacional a fin de garantizar la buena marcha de la república y
sus alianzas políticas, económicas, sociales y científicas con los
países amigos, así como garantizar un consenso de pueblos y gobiernos
que manifiesten respaldo a la Revolución Bolivariana y su régimen
democrático.

Constitucionalista. Profesor de estudios políticos e internacionales UCV.
@Jesus_Silva_R
http://jesusmanuelsilva.blogspot.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1087 veces.