Este no es otro “ismo” mas de colección

¿Por qué Surrealismo?

Debo confesar que para este tiempo no tenía muy bien una idea de donde, por quien y quienes, y como es que nacía el surrealismo en el mundo como movimiento artístico que se erige como institución dentro de las tendencias artísticas del siglo XX. Pero así mismo confieso también, que previamente tenía en mi imaginario cognitivo y que además siempre esta aferrado a la idea de salirse de los parámetros tradicionales; el surrealismo, como expresión de lo más real de la realidad y valga aquí en su mayor expresión la redundancia, me imaginaba que caracas era una manifestación surreal, que las muchos pueblos costeros de Venezuela incluso tienen manifestaciones de surrealismo en sus realidades internas, de esta manera me explicaba el surrealismo, teniendo en cuenta comentarios claves de su definición, bastante vaga para ser sincera.

Ahora pienso, no me alejaba tanto de lo que es: El surrealismo. La verdad que el siglo XIX traía en sus entrañas toda la expansión artístico-surreal del siglo XX y más aun es una manifestación que se viene dando en términos culturales intrínsecos, ahora mismo en nuestro siglo XXI y es lo curioso, como el surrealismo como institución tendencial del arte pudo llegar a meterse en lo más profundo de las cabezas humanas en una época decadente pero sumamente creativa y descomunalmente propositiva desde diferentes perspectivas elementales de la vida humana en sociedad y en este mundo.

Se me propone entonces, en medio de contradicciones existenciales con la academia, hacer una morfología sobre la institución tendencial artística: El Surrealismo. Lo que acepto con mucho agrado, con entusiasmo a decir verdad, y aquí en mi justificación del trabajo uno de los argumentos principales por los que emprendo la realización de dicho trabajo de clase es porque el surrealismo plantea una tendencia que termina haciendo la amalgamadora de muchas tendencias y movimientos artísticos de vanguardia de van saliendo uno tras de otro en búsqueda de respuestas o cansados de buscarlas en una sociedad que ya, al parecer, las ha agotado todas, tratado de diferenciarse, de des-construir construyendo y haciendo obras de distintas ramas del arte que contribuyeran a el derrumbamiento de preconceptos sociales y estilos de vida aprendidos que ya no daban y no dan para el desarrollo pleno de la humanidad como genero pensante de los elementos naturales que habitan la tierra.

Luego de pasar por la primera guerra mundial y a expensas de la segunda, con acontecimientos sociales, políticos, económicos y culturales brotando del seno de cada rincón de la sociedad, las (os) artistas en su búsqueda individual, evidentemente influenciados por todo el contexto social, van tejiendo alternativas legitimas, sobre todo para el común civil, no para los civiles políticos de alto rango, y se van alojando en las perspectivas imaginarias de las cabezas y seres en el mundo que de cualquier manera buscaban también salirse de la lógica enrejada de la sociedad en la que se vive. Entonces se combinan varias cuestiones interesantes para estudiar sobre este tema y es, como la influencia de intelectuales y pensadores de la academia que terminan saliéndose del margen también contribuyen a estos tejidos de alternativas artísticas diferentes que no apuestan solo por una nueva estética en el marco de la obra artística sino que también buscaban fondos distintos para la forma, es ahí donde intelectuales como Sigmon Freud, Carlos Marx y hasta Eric Fromm. Contribuyen a la creación de nuevas perspectivas tendenciales en el arte.

Y es Freud quien con su interpretación de los sueños y simplemente su interés por descubrir más allá del problema social y los trastornos sociales que guarda la gente, a partir de sus trastornos particulares, en su geografía interior. Es cuando André Breton consigue, digamos luz, con respecto a sus propias reflexiones sobre la manifestación artística, y le subraya a Freud como pensador dentro sus lecturas para darle forma y ubicación concreta a sus reflexiones sobre lo real, la imaginación, la manifestación puramente y única del arte, es decir, la manifestación de lo que se sale de la ocurrencia, de la “Verdad Desnuda” como el poema de Paul Eluard quien también hace literatura surrealista. Entonces Breton en su búsqueda de lo más simple como lo más genuino y exaltador del ser como genuinidad de la humanidad, se encuentra con la interpretación de los sueños lo que hace un hito en su vida artística y lo impulsa a escribir los dos manifiestos surrealistas que legitimaron al movimiento surrealista para 1924 cuando se publica por primera vez el manifiesto, el primero, que además causa revuelo en la vanguardia artística, fue la respuesta que todas (os) esperaban, fue la mejor manera que se haya encontrado para liberar el interior, la mente, y así poder trabajar realmente sobre una realidad distinta en el mundo.

La exposición en su obras de mundos internos, de los múltiples mundos que guardamos todas las personas y que por muchas extrañas y ajenas razones nos llevamos hasta la muerte, en casos extremos, lo que quiero decir es que pocas veces son mostradas, demostradas, manifestadas, pocas veces solemos sacar las niñas y niños que guardamos a determinada edad porque alguna fuerza mayor pareciera que nos dirigiese a guardarnos ese ser que quien nos da la mayoría de las felicidades reales en la vida. Breton se percato de esto, lo reflexiono por un tiempo, lo estudio, lo comparo, lo observo ya en la realidad y se dispuso y atrevió a declarar o mejor dicho concretar directamente desde una legitimidad como el manifiesto hasta en sus obras artísticas lo que considero era el surrealismo, lo que podríamos aquí llamar la liberación y expansión del ser desde la observación y manifestación de las pulsiones que se dan dentro de nuestra geografía interior.

El surrealismo no escapa de ser una manifestación política, pero ¿Cómo entendemos de política toda las personas normalmente? ¿Qué es lo que relacionamos a primera vista con política? El surrealismo no puede, o si puede, pero puede llamársele a eso eufemismo, cuando se relaciona al surrealismo con “Arte político” lo que una nomenclatura política y burocrática de las revoluciones del siglo XX (luego de sus deformaciones, porque las reivindicamos como hechos históricos que contribuyeron en alguna medida a la liberación de pueblos en su momento) quisieron llamar “Arte político” y supeditar al arte escasamente a la realización de obras con estética puramente propagandística y de acepciones solo de mención partidaria. Lo que genero también polémica en el seno del proceso soviético y en la opinión crítica mundial, una supeditación acrítica del arte es un asedio y enrejamiento de la creación humana infinita por demostraciones hasta ancestrales de realización e invención del ser como conocedor racional del mundo exterior e interior.

Hubo una relación de amistad entre Breton y León Trotsky, quien se exilia en México en 1937. Luego de ser perseguido político de la Unión Soviética degenerada por el stalinismo (Stalin, presidente de la URSS luego de la muerte de Lenin) por hacer critica propositiva dentro de la revolución y creer en la revolución dentro de la revolución. Cuando se encuentran Trotsky y Breton, luego de extensas conversaciones y coincidencias sobre varios temas, deciden escribir un manifiesto que rechaza este sometimiento del arte a perspectivas meramente propagandísticas y escribir “Manifiesto por un arte revolucionario independiente” y el “Manifiesto de México” que es hecho por Trotsky, Breton y Diego Rivera.

Así justifico entonces porque El Surrealismo es particularmente un incentivo para trabajar la morfología propuesta para hacer en clase.   

________________________

Primer Manifiesto Surrealista. 1924: http://www.arealibros.es/autores/primer-manifiesto-surrealista-de-andre-breton.html

 

Manifiesto de México: http://www.contraimagen.org.ar/pdf/textos/trotsky,%20%20breton%20y%20el%20manifiesto%20de%20mexico.pdf

 

*Amanda


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2137 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a165510.htmlCUS