Binóculo Nº 94

Chávez: emisor – mensaje - receptor

El gran comunicador de los últimos 50 años de la sociedad venezolana y mundial, estaría cumpliendo hoy 59 años. El mass media más importante de la conciencia pública.

Poco antes del final de la Segunda Guerra Mundial, Harold Lasswell y su pandilla ya habían comenzado los estudios sobre la comunicación y a desarrollar teorías en torno a este complicadísimo componente de las sociedades modernas. No porque antes no hubiera comunicación o reflexión en torno al tema, pero las teorías surgen a partir de los 40. El propio Lasswell, durante ese hecho bélico, fue jefe de la División Experimental para el Estudio de Comunicaciones de Tiempo de guerra en la Biblioteca de Congreso, EN Estados Unidos. Siempre le preocupó y escribió sobre las consecuencias políticas de colonización de otros países. Ya hablaba de la influencia de la comunicación masiva en procesos de estabilización o de cambios culturales o sociales. De hecho, lo que se conoce como “El paradigma de Laswell” (1948) planteaba: "¿Quién dice qué, a quien, por qué canal y con qué efecto?", sigue estando vigente a pesar de la internet y los cibermensajes que comienza a controlar el proceso comunicacional.

Y muchas teorías de la comunicación surgieron a finales de los 40, como la “Teoría de los efectos limitados”, que establece que la sociedad tiene la capacidad de seleccionar e interpretar el mensaje emitido por los medios. Ese mensaje estaría sometido a los hábitos de recepción y percepción de cada individuo. De ahí que el poder de los medios no sea el que se les había supuesto hasta entonces, ya que estarían limitados por variables psicológicas individuales.

O teorías como “La agenda-setting” postulada en los 70, según la cual los medios de comunicación influyen sobre el público al determinar qué historias poseen interés informativo y cuánto espacio e importancia debe tener en la programación. Establece la capacidad de los mass-media para dosificar la importancia de la información que se va a difundir, y le da un orden de prioridad para obtener mayor audiencia, mayor impacto y una determinada conciencia sobre la noticia.

Pero es el canadiense Marshall McLuhan, quien termina convirtiéndose en un profeta de la comunicación humana, al advertir sobre la influencia determinante de los medios de comunicación modernos en el hombre de la sociedad posindustrial. Centró toda su investigación en que “La mayoría de las personas viven en una época anterior, pero uno debe vivir en su propio tiempo”. Muerto a la temprana edad de 69 años, acuñó la expresión “el mundo marcha hacia una aldea global”, con lo cual mandó a los científicos sociales a las duchas y prácticamente a comenzar de nuevo en los estudios sobre la comunicación. Porque ciertamente si vivimos en una aldea global –y creo que es así- la comunicación tiene una dimensión diferente y obviamente es necesario redefinirla. Con la aparición del video en los 70, el cine debió adaptarse a los “self media” porque el video club lo condiciona, pues las personas pueden ir allí y alquilarla o comprarla. Además, la televisión de hoy le permite grabar.

En los 80, la computadora es sinónimo de rapidez, precisión de la información, interactividad, poder para almacenar, además de videos y videos juegos.

Los noventa ponen la guinda cuando se produce la comunicación interpersonal y social. Las redes hacen su entrada triunfal, con una capacidad de control tal que muchos medios hoy se guían por la información que publica una red. Sin corroborarla, sin investigarla, sin analizarla. La inmediatez ganó por efecto de la competencia. Todos quieren decirlo primero. El mensaje puede cambiar miles de veces en segundos, transformado, deformado, tergiversado, manipulado. El emisor son millones de manera instantánea. El receptor también. Cada vez es menos posible determinar el origen de la fuente. Mucho menos de la información.

En ese marco de la realidad que nos envuelve a quienes nos hemos dedicado al estudio de la comunicación, nos encontramos con un personaje como Hugo Chávez a propósito de su cumpleaños 59. Porque de alguna manera, Chávez golpeó de manera contundente algunas teorías de la comunicación. Fue un líder que se enfrentó a los medios, íngrimo y sólo; y también ´sólo los vencía, y los llevaba al terreno que se proponía. Rompe todos los parámetros planteados por algunas teorías. Modifica el lenguaje, introduce nuevos actores en el escenario, emite mensajes simultáneos dentro y fuera del país; es decir, lo entiende el nacional y lo entiende el extranjero, obliga a modificar el comportamiento del adversario, le impone la agenda a los medios de comunicación, utiliza lenguajes distintos con el mismo mensaje para públicos diferentes, establece paradigmas, establece nuevos mecanismos de comunicación con públicos de diferentes edades. Es decir, en el plano comunicacional, Chávez obligó a muchos teóricos a redefinir muchas cosas. Por ejemplo podríamos preguntarnos si con el discurso adecuado, el mensaje adecuado y el verbo adecuado, ¿es posible modificar el comportamiento de las masas, por la vía de una persona y no de una campaña sistematizada de un medio de comunicación?

Ergo, no entraremos a deliberar si nuestros medios de comunicación –me refiero a los oficiales- aprendieron algo de eso. Pero si es importante entender que Chávez, en tanto paradigma, debe ser proyectado como un icono que modifica no solo la historia, sino la conducta de una sociedad. Y termina siendo la tesis y la antítesis, el héroe y el villano de todos los componentes de la sociedad. Porque el odio también es un componente social y Hugo termino siendo el transformador de la percepción del individuo que lo odiaba. Hasta el enemigo de Chávez dividió su visión del mundo en dos: antes de Chávez y después de Chávez. A partir de allí analizó, interpretó, dedujo, concluyó y planificó.

Es decir, cuando se habla del comportamiento de la sociedad, o cuando un componente de la sociedad habla, está disertando a partir de la visión del mundo que él tiene, que no es otro que el mundo, diseñando y conceptualizado por Chávez, para mal o para bien. No se trata de odio, sino del poder de un hombre sobre el efecto comunicacional. La pauta informativa y comunicacional, fue otra desde diciembre de 1998. Los Jefes de Redacción debieron sentarse a esperar a ver qué decía Chávez, para luego pautar a los periodistas. Él fue el modificador de la noticia, del noticiero, del análisis, de la opinión y del comportamiento de toda la sociedad venezolana. No existe un solo opinador de oficio que no hable sobre Chávez, y ello indica el enorme poder comunicacional que ejerció y que ejerce aunque esté muerto.

Si hoy se acabara el proceso, no es posible acabar con el chavismo. Harían falta varias generaciones. Y aunque parezca difícil creerlo, la razón es simple, Chávez es un gentilicio. El chavismo forma parte de la cultura del venezolano. Cuando dentro de cincuenta años, un niño pregunte qué presidente cantaba o recitaba, alguien dirá que Hugo, un tipo nacido en barinas.

Es decir, y para volver a las teorías de la comunicación, Chávez rompió el viejo esquema de

que la comunicación requiere de tres componentes: Emisor – Mensaje – Receptor. Él se convirtió en los tres.



Caminito de hormigas…



La reunión de este sábado entre Henrique Capriles, Enzo Scarano, y Miguel Cocciola en el restaurant Tiberius, solo evidenció lo que habíamos anunciado. Salas impuso el método de Hont, por lo que saldrán escogidos solo los candidatos de Proyecto Venezuela. Ya me dieron el primer aviso. “Aquí en San José nadie de la oposición va a trabajar para los candidatos de Salas. Y además, Enzo demostró lo imbécil que es”. Tremenda sentencia…

Acabo de ver una nueva encuesta donde Parra se ubica por encima de sus contendores. “Aunque como Ameliach y Flores se la tienen jurada al alcalde, es difícil que los dejen pasar”, me comentó la fuente…

Por cierto, me dicen que al otro a quien se la tiene jurada el pana gobernador, es a Rafael Lacava. Esa no me la creo, aunque me lo juraron por un bojote de cruces… Iván Ochoa Caro, C.I. 11.526.679, fue Jefe de Seguridad de Insalud y despedido por estar implicado en el robo de medicinas. Ahora está contratado por la misma Insalud, pero por una empresa de seguridad. ¿Cómo le parece?...

Será cierto que Augusto Martínez quiere volver a ser concejal para asumir la Presidencia del Cabildo…

Nuevas pruebas se recaudan contra Vladimir Labrador, director del Iuteval, pero el MPPEU los sigue protegiendo… Pregunta: ¿Qué alto dirigente del Psuv controla y es propietario de dos discotecas que funcionan en el penal de Tocuyito?... ¿Cómo les parece? El poderoso empresario de la salud, Raúl Falcón, nuevo director de la CHET, ya se enfrentó a los consejos comunales. No cree en ellos y no acepta sus sugerencias.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 879 veces.