Letra desatada

Historias de esbirros en dos tiempos

Historias en dos tiempos. 25 de julio de 2013, Cementerio General del Sur, Caracas. Acto en homenaje a la memoria de Jorge Rodríguez, víctima de la represión anti subversiva en Venezuela. Allí estuvo Lucía Rodríguez, nieta de Jorge y nos leyó una carta que escribió para su abuelo: “Un peregrinar de amor y esperanza abrazó a los venezolanos, a tus hijos, a tu esposa, a los que ya alzaban la bandera de la derrota. Un deseo de tener Patria; de rescatarnos, de asumirnos, de pertenecernos. Un abrazo que se extiende desde la noche de los tiempos, atraviesa décadas, y me arropa, me acompaña, abuelo”.

Historias en dos tiempos. 25 de julio de 2013, Cementerio General del Sur, Caracas. Acto en homenaje a la memoria de Jorge Rodríguez, víctima de la represión anti subversiva en Venezuela. Allí estuvo Nicolás Maduro, presidente de la República Bolivariana de Venezuela. “Era un hombre bueno, que contenía una carga de amor infinita. Visto en el tiempo se iba convirtiendo en un enemigo del capitalismo…Jorge Rodríguez era el dirigente más destacado, era un huracán para trabajar. En poco tiempo organizó 2.000 cuadros”. Se compromete a que nunca más volverán los esbirros y los torturadores, “la brutalidad de un sistema que para preservarse arremetió contra dos o tres generaciones. Una tras otra. En los años 60 empezaron los desaparecidos, pero ahora la Comisión de la Verdad está investigando esos crímenes de los últimos 40 años de la república burguesa”.

Historias en dos tiempos. 19 de julio de 2013. Chile. Henrique Capriles, cabeza visible de la oposición venezolana, se reúne con el presidente Sebastián Piñera en la residencia de Jovino Novoa, senador del partido derechista Unidad Democrática Independiente (UDI). Novoa fue secretario general del opresor Augusto Pinochet, responsable de la muerte y desaparición de decenas de miles de personas durante 17 años de dictadura chilena. En Chile, bastión del neoliberalismo, del imperialismo gringo y la derecha en América Latina, Capriles, apoyado por notorios dirigentes venezolanos que se dicen de izquierda, ahora comen en la misma mesa de sus verdugos. Brindan con las mismas copas y alzan las mismas banderas.

Son los mismos esbirros, la misma derecha. Los asesinos de Jorge Rodríguez y Víctor Jara, son los mismos. Historias de esbirros en dos tiempos. Dos tiempos que enseñan. El tiempo de la IV República, hipócrita, en la que se gritaban consignas de libertad mientras se asesinaba y torturaba a las y los jóvenes revolucionarios. Eran los tiempos de Pinochet y el tiempo de la Venezuela en la que se torturaba y asesinaba. Y este tiempo es el de la nueva Venezuela. La Venezuela de Chávez, la del nunca más, la del original “ni un paso atrás”, la Venezuela de “por los siglos de los siglos, amén”. Sigamos…


Esta nota ha sido leída aproximadamente 749 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /actualidad/a170833.htmlCUS