Cuatro meses de gobierno de Nicolás Maduro

La hora de defender las conquistas del proceso bolivariano

La Revolución Bolivariana atraviesa su momento más crítico. La muerte del Comandante Chávez abrió una nueva disputa por la hegemonía política en el país. Las elecciones del 14 de abril no fueron un momento de continuidad, sino de quiebre, mostraron en toda su dimensión que se ha abierto una nueva etapa en el Proceso.

En los escasos seis meses desde la muerte de nuestro Comandante el proceso es puesto a prueba por una ofensiva contra las conquistas de la Revolución. La capacidad adquisitiva del salario se ha reducido a menos de la mitad, el precio de la Canasta Básica se ha duplicado, la especulación y el acaparamiento recuerdan los días del Paro Sabotaje, etcétera.

El pueblo bolivariano se siente confundido y desconcertado por esta nueva situación. De la alegría de las Grandes Misiones se ha pasado a la arrechera de las colas interminables y el maltrato continuo.

La conciliación con la oligarquía: un camino equivocado

Para “estabilizar la situación” y “superar la debilidad” generada por el pobre resultado electoral del 14 de abril, el gobierno electo decidió un camino de acuerdo con sectores de la oligarquía. Estos acuerdos, que el pueblo desconoce, tienen consecuencias económicas, políticas y comunicacionales negativas.

Las reuniones, en las que se llegaron a esos acuerdos, fueron primero con el grupo Mendoza - Polar y luego con todas las corporaciones patronales del país. Y más allá de las declaraciones del gobierno, y de la voluntad del presidente Maduro, no resolvieron los graves problemas que señalamos más arriba. La carestía se mantiene y la inflación crece, la especulación no cede y el acaparamiento se ha vuelto un mal de cada día. Al mismo tiempo estamos presenciando un ataque global por parte de la burocracia del Estado a algunos pilares centrales del legado Chávez:

1) Están en peligro las conquistas de los trabajadores. Algunos ejemplos de esta ofensiva son: Miles de trabajadores y centenares de dirigentes sindicales están afectados por procedimientos de despidos en que las inspectorías aceptan los argumentos patronales, sin tener en cuenta los reclamos de los trabajadores. Desde hace meses, se está
incumpliendo abiertamente la LOPCYMAT, y se persigue a los delegados de prevención, mientras que Inpsassel no toma ninguna medida en defensa del cumplimiento de esa Ley. Hace ya más de un año que no se legaliza ningún nuevo sindicato, dejando a importantes sectores de trabajadores sin posibilidades de organización para defender sus derechos.

2) Es necesaria la participación obrera en la construcción del nuevo modelo productivo. Se está desarrollando una ofensiva de la burocracia en conchupancia con sectores de la patronal en contra de la participación, el control y gestión de los trabajadores en las empresas. La última experiencia es el caso de Industrias Diana. La intención del ministro de Alimentación de reemplazar a la antigua gerencia sin consultar a los trabajadores ni a la organización que ellos se han dado, su Consejo de Trabajadores, es un ejemplo, en este caso fracasado por la lucha de la clase obrera de Industrias Diana. Pero es un ejemplo que se repite con la reinstalación de la vieja tecnocracia en Corpoelec, con nombramientos inconsultos en las industrias básicas de Guayana y en muchas otras empresas.

3) Defender la libertad de opinión y el derecho a la crítica dentro del proceso revolucionario. Otro hecho preocupante es el silenciamiento y la salida de los medios públicos de varios de los más emblemáticos defensores del Proceso Revolucionario. La gravedad de este silenciamiento va más allá de las opiniones que ellos expresan. Limitan el libre debate y atacan la forma de construir nuestros argumentos en la lucha de ideas contra el capitalismo. Los casos más emblemáticos son entre otros: la salida forzada de Mario Silva y la Hojilla de VTV, la salida forzada del profesor Vladimir Acosta de Radio Nacional después de 10 años de trabajo ad honoren de creación de conciencia revolucionaria. La salida del aire de otros programas tanto de los medios públicos como de algunos privados de importantes comunicadores afines al proceso como Nicmer Evans. Y el auto silenciamiento de Un Grano de Maíz, como respuesta a los ataques que venía sufriendo desde el gobierno.

4) Defender la participación del pueblo bolivariano en la acción política del chavismo. Queremos señalar un ataque también en el terreno político: La elección de las candidaturas a Alcaldes y Concejales por parte del PSUV y el GPP ha despertado un gran malestar por varias razones. Se niega la participación en la selección de los candidatos y también se está desmantelando la organización de base del chavismo impidiendo así la posibilidad de espacios de debate entre los militantes de la Revolución.

De esta manera se desmoraliza a la militancia chavista y se debilita gravemente las posibilidades de triunfo en las elecciones del 8/D.

La lucha contra la corrupción y los 20.000 millones de dólares que desaparecieron del SITME

La lucha contra la corrupción abrió muchas expectativas en el pueblo chavista. Sin embargo pasados más de dos meses de declarada esta guerra los casos concretos de sanciones se reducen como dice el lenguaje popular a “pendejos”, no conociéndose, más allá de uno o dos casos de dirigentes intermedios, que ninguno de los corruptos mayores tenga comprometida su situación.

La prueba de esto es la desaparición de más de 20.000 millones de dólares otorgados a empresas de maletín por importaciones que no se realizaron. Este es un caso emblemático ya que se trata de casi la mitad de todas las divisas entregadas durante el año 2012. Estamos hablando de una cifra, comparable al costo de construcción de 300.000 viviendas como las que construye la Gran Misión Vivienda Venezuela, es decir un 70% de todas las viviendas entregas en los últimos tres años.

Lo peor del caso es que la denuncia la hace primero el ministro de Planificación y luego la Presidenta del Banco Central, la institución encargada de entregar las divisas pero no se conocen ni los nombres de las empresas ni los de ninguno de sus representantes legales y por supuesto ninguno está preso. El alto gobierno no ha desmentido esta información y ha despedido sin explicar las razones a la Presidenta del Banco Central. La lucha contra la corrupción no será creíble hasta tanto no se resuelva este caso y sean reintegrados a las arcas del Estado estos recursos que por su volumen resolverían de una vez la falta de dólares para importaciones de primera necesidad para el pueblo bolivariano.

Para cambiar el rumbo defender nuestras conquistas

Estas son las razones fundamentales del desconcierto y la desmoralización que parecería sentir el pueblo bolivariano. Sin embargo la lucha de los trabajadores de DIANA y la resistencia de otros sectores de trabajadores, muchos más de los que se conocen por los medios, son un ejemplo de vitalidad popular.

Ese es el camino que debemos seguir si queremos cambiar este rumbo equivocado. Emplazando, exigiendo y defiendo cada una de las conquistas que logramos en los primeros 14 años del proceso revolucionario. De
esta manera estaremos defendiendo el verdadero legado de Chávez.

Sólo así salvaremos la revolución


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1318 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Marea Socialista

Corriente de militantes del PSUV. ¡Ni Burocracia Ni Capital, Socialismo y más Revolución!
www.mareasocialista.org

 @MSocialista89

Visite el perfil de Marea Socialista para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US Y /actualidad/a172755.htmlCUS