Documento N° 3

El proceso de recuperación de la salud del Presidente Chávez

EL PROCESO DE RECUPERACIÓN DE

LA SALUD DEL PRESIDENTE CHÁVEZ

31 de enero de 2013

En nuestros anteriores documentos, hemos querido dar una contribución en la comprensión de la enfermedad del Presidente, desenmascarando a los sectores que jugaron con la angustia e incertidumbre del pueblo venezolano, desarrollando una matriz sobre la irreversibilidad del cuadro clínico conducente a la muerte o a la inhabilitación de nuestro Presidente. Ahora, cuando tal matriz de opinión fue derrotada y se está aceptando el progresivo proceso de recuperación y la vuelta a la patria, la atención se desplaza hacia la “normalización” y el tratamiento en esta nueva fase. En tal sentido, queremos alertar ante los pronósticos exageradamente optimistas que consideran posible que el Presidente regrese y pueda desarrollar un ritmo de trabajo como el que tenía antes de la enfermedad. En forma paulatina se viene dando la recuperación de signos vitales, capacidad de movimiento y de trabajo en el marco del periodo post-operatorio, pero el Presidente no puede someterse a ejercicios fuertes o movimientos que pongan en tensión su cuerpo. Nuestro pronóstico es que poco a poco va ir recuperando las condiciones para desempeñar sus funciones como mandatario: asistir a reuniones, leer, escribir, realizar micro-conferencias, participar en programas televisivos o radiales.

Como hemos sostenido en otros documentos, esta perspectiva del cáncer y sus posteriores complicaciones, se fundamentan no en un diagnóstico médico de primera mano, sino en una hipótesis de trabajo basada en conocimientos y experiencias adquiridas en el desempeño profesional. En el caso concreto de las complicaciones que se derivaron de la intervención quirúrgica a la cual fue sometido el Presidente, estas se enmarcan dentro del Síndrome de Disfunción Orgánica Múltiple (SDOM) caracterizado por producir fallas en diferentes órganos de diferente magnitud. Los sistemas involucrados principalmente son: Hematológico, Cardiovascular, Respiratorio, Renal, Sistema Nervioso Central y Hepático. Algunos autores le agregan las fallas gastrointestinal, neuromuscular, endocrinología y nutricional. El paciente que se recupera de este síndrome, desencadenado por múltiples factores (Trauma Quirúrgico, Sangramientos Masivos, etc.), puede tener varias posibilidades evolutivas como:

  • Recuperación total de todas las disfunciones orgánicas que presentó, (generalmente no se produce en el corto plazo)
  • Recuperación parcial de algunas de las deficiencias (las más frecuentes son: respiratorias, del sistema nervioso central y renales).
  • En caso de las respiratorias, estas involucran pérdida parcial de las capacidades, que pueden ir de leves a severas, muy pocos pacientes quedan dependientes del suministro de oxígeno.
  • La parte renal puede quedar comprometida de manera leve, moderada o severa, requiriendo esta última de tratamiento dialítico permanente.

De igual manera se pueden presentar otras fallas importantes entre las que se encuentran:

  • La neuromuscular, la cual requiere de semanas de recuperación. Para esto, la rehabilitación física es fundamental y se basa en una programación continua de diferentes tipos de ejercicio. Generalmente se recupera con fisioterapia.
  • La disfunción nutricional, que en las primeras etapas consume gran parte de la masa muscular, es de vital importancia en la recuperación. Esta se realiza de distintas maneras:
    • Por vía enteral (Puede ser por la boca o sonda nasogástrica).
    • Por vía parenteral (Por intermedio de un catéter colocado en una vena central, esta puede ser yugular o subclavia).

En ambos casos se usan productos especiales utilizando una bomba   de infusión continua, y a veces los dos métodos se emplean simultáneamente. Esta recuperación nutricional puede llevar semanas.

Al describir esta evolución de un paciente con el Síndrome de Disfunción Orgánica Múltiple (SDOM) no estamos planteando que obligatoriamente el Presidente haya sufrido tales complicaciones. En todo caso, aun cuando estén presentes algunas de ellas, el proceso de normalización y el tratamiento requerido pueden realizarse en nuestro país, teniendo el pueblo venezolano la responsabilidad de acompañar al Presidente en su recuperación, exigiendo un cuido especial a su salud y respetando el reposo médico correspondiente.

Por ello, es prudente bajar las tensiones o angustias sobre su regreso, no sólo por la certeza de haber superado los mayores peligros implicados en este tipo de enfermedad, sino también por la confianza en la recuperación progresiva de sus condiciones físicas y mentales para seguir gobernando a Venezuela.

@MedicosDeLaVida

 

 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5767 veces.