El 23 de Enero se prepara para recibir al Comandante Chávez en el Cuartel de la Montaña

Al fondo se puede ver el Cuartel de la Montaña

Al fondo se puede ver el Cuartel de la Montaña

Credito: El Correo del Orinoco

13 de marzo de 2013.- Desde que se comienza a subir la colina que abre las puertas del 23 de Enero y conduce hasta el Cuartel de la Montaña, se ve el tricolor patrio ondear en medio de la nostalgia de un pueblo que en sus ventanas, calles, murales y miradas mantiene, no solo la consigna, sino la certeza de que “Chávez vive”.

Al llegar a la calle Real, al final de la cual se erige el Cuartel del 4 de Febrero (4F), el ambiente evidencia los preparativos para recibir el próximo viernes los restos mortales del presidente y máximo líder de la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez Frías.

“Es un honor que nos traigan a nuestro Comandante para el cuartel, pero sin embargo, la tristeza no la podemos borrar, y más cuando uno recuerda cómo llegaba él por esta calle a visitarnos”, expresó Irma Reyes, quien vive a unas pocas casas del histórico centro de la rebelión militar del 4F.

El resto de las personas de la zona que han crecido, vivido y compartido la historia del Cuartel de la Montaña, comulgan con Irma Reyes: igual que ella, declaran que es un honor saber que en su calle estará quien desde el 4 de febrero de 1992 se convirtió en su esperanza por un país libre y justo.

Por ahora al cuartel

“Estamos de acuerdo en que, por ahora, el digno Cuartel de la Montaña sea la morada de nuestro Comandante. Y digo por ahora, porque ese gran hombre se merece estar con Bolívar en nuestro Panteón Nacional”, indicó Armando Robles, revolucionario que ha vivido sus 71 años en la misma calle que tantas veces transitó Chávez como presidente y como eterno subversivo.

Desde que el presidente encargado de la República, Nicolás Maduro, informó el traslado del comandante Chávez al Cuartel 4F, la comunidad aledaña se ha organizado para rendirle tributo y en colectivo manifestarle su amor y lealtad.

Irma Reyes indicó que todas y todos saldrán a la calle con afiches, banderas y consignas para recibir “al presidente más amoroso de este país. El hombre que nos emocionaba con su llegada y pasaba saludándonos, abrazándonos; sin importarle que fuéramos pobres, él siempre nos daba la mano”.

Jeison Robles, joven militante del colectivo Primer Paso, señaló que toda la comunidad se ha unido para colaborar con los funcionarios de Casa Militar en las labores de seguridad y orden durante la llegada de los restos del Presidente.

“Estamos trabajando unidos, haciendo guardias y colaborando con los preparativos. El viernes estaremos todos aquí, con nuestras camisas, con nuestras consignas y nuestro amor por el Comandante Chávez”, expresó.

Aquel 4F

Para quienes viven en los alrededores del Cuartel de la Montaña, el 4 de febrero de 1992 es la fecha en la que comenzó la esperanza de una nueva Venezuela, y el día en el que el frente de sus casas pasó a formar parte de la historia que transformó al país.

“Como a la una de la mañana siento que se para un jeep ahí frente a la casa, yo veo que se baja un militar con una boina roja y un brazalete. Tenía cara de indio y vestía ropa de campaña”, son las frases con las que comienza su relato Armando Robles sobre el amanecer del 4F.

Recuerda que aquel militar habló con uno de los soldados y les dijo que venía a prestarles apoyo, pues un cuartel se iba a alzar. Tras escuchar aquella breve conversación, Robles vio pasar autobuses llenos de boinas rojas, pues los soldados iban agachados y sólo se lograba visualizar aquella indumentaria que más tarde se convertiría en un ícono de revolución.

“Cuando salió aquel hombre y nos dijo “por ahora”, yo sentí que me habló, supe que él iba a continuar y que debíamos apoyarlo. Desde ese día me convertí en chavista, porque sabía que ese era el hombre que esperábamos y que cambiaría a mi Patria”, contó Robles.

Esa convicción la ratificó Irma, quien recuerda que cuando apareció el Comandante sintió que su corazón se llenó de esperanza: “Él era diferente, se le veía. Desde que Chávez llegó fuimos liberados y comenzamos una historia más bonita”.
Los cambios

Elizabeth Torres llegó a la calle Real del 23 de Enero cuando tenía 16 años, desde entonces ha sido testiga de los cambios de una comunidad que por décadas se sintió oprimida económica, social y políticamente.

“La llegada de la Revolución representó un cambio total para el 23 de Enero, no sólo fuimos reconocidos por el Presidente, sino que comenzamos a ver verdaderas mejoras pues nuestra calidad de vida se convirtió en una prioridad. Hoy tenemos educación, medicina, empleo; tenemos lo que nunca habíamos tenido, y es porque Chávez rescató a nuestro país”, declaró.

Al igual que Elizabeth, Irma asegura que Chávez hizo y entregó todo por reivindicar al pueblo: “Mi esposo fue operado en el 2006 de un cáncer en la garganta en el Hospital Militar, y recibió toda la atención necesaria y sin discriminación, eso antes era impensable. Yo lo agradezco de por vida”.

Su hijo Adrián Reyes destaca también las acciones impulsadas por el Comandante y que fueron fundamentales para la transformación del sistema socio-político de Venezuela: “Desde el primer momento la Patria fue el proyecto del Presidente. Ahí tenemos una de las más hermosas muestras de ello, como es la Constitución de la República, él impulsó el verdadero proceso constituyente”.
Los recuerdos

La voz del Comandante entonando “Patria, Patria querida”, se esparce con la brisa lenta y el calor de cuaresma que acompaña los recuerdos de las vecinas y los vecinos del 23 de Enero. Mujeres, hombres, ancianos, jóvenes, niñas y niños guardan una anécdota, un recuerdo que los acercó aún más a su líder.

Jeison Robles tenía apenas cinco años de edad cuando conoció al Presidente, 13 años después ve su foto con él alzándolo en brazos y se llena de un profundo orgullo por el hombre que considera le devolvió la libertad a su país. “Vi varias veces al Comandante desde aquel día y lo que más recuerdo es lo fácil que era llegar a él, entraba a la casa, era humilde de verdad. Yo no lo olvido”.

Al llegar a la calle Real, una de las primeras cosas que cuentan los vecinos es que el Presidente se tomó un cafecito en la casa de Armando Robles, quien tras abrirnos las puertas de su hogar y brindarnos también un café, describió la humildad del Comandante. “Ese hombre lo tengo aquí en el corazón”, expresó.

Ver al Presidente romper con el protocolo era otra de las cosas que le granjeaba el cariño de la gente. Eso es precisamente lo que recuerda Adrián Reyes, quien lleva sus 24 años viviendo en esa calle del Cuartel: “Eran unas elecciones y como el votaba aquí cerca, agarró y se bajo en la esquina y se fue trotando hasta la escuela con su pueblo. Ya ese solo gesto nos llenaba de alegría”.

Sin embargo para Elizabeh, el recuerdo más emotivo del Comandante son sus cantos: “Yo lo recuerdo así, cantando tan bonito, inspirándonos”, expresó mientras al fondo se escuchaba la voz del Presidente decirle a la Patria: “Tuyo es mi amor”.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 4148 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US N /actualidad/n224920.htmlCUS