Sindicareros, comerciantes, políticos mafiosos y terroristas de la ULA tiene a Mérida bien jodida

28 viviendo en esta ciudad me dan autoridad para hablar sobre ella. Aun cuando la visité por primera vez hace 50, nunca pasó por mi mente que seria testigo de la degradación ambiental, violencia, Inseguridad, congestionamiento y perdida de valores éticos que hoy estamos viviendo.


La antigua Ciudad de los Caballeros es un lejano recuerdo.Cuando a un anticuado chofer se le ocurre detener su vehículo, para que una anciana cruce, en alguna de las estrechas calles del casco central de la ciudad, uno se queda con la boca abierta por el asombro. Pienso que este gesto caballeroso ya es imposiblerealizar , porque la ciudad de Mérida es un Estacionamiento Publico total. Los carros avanzan dos metros cada cinco minutos.


Lo que aun queda del sindicalismo adeco-copeyano, les quitaron alos terroristas del Mov.13,el monopolio que tenían de trancar la ciudad y ahora cada vez que les da la ganas atraviesan dos carros en las entradas y salidas de la ciudad y la colapsan. La mayoría de los habitantes merideños, que viven en el centro, no dicen ni hacen nada, pues ellos también son enemigos del gobierno y cualquier acción terrorista que hagan los sindicaleros y los encapuchados pagados por la ULA, la aplauden. Con tal de “joder a Chávez”, son capaces de sufrir y aguantar todas las trancas, basura, cauchos quemados, guarimbas, etc.


Los Comerciantes, en su gran mayoría, chinos, árabes y colombianos, les importan un pito como esté la ciudad. Por la especulación que hacen, con las mercancías importadas que venden, son capaces de hacer negocios lucrativos aun cuando a Mérida la destruya un terremoto. Atraviesan sus peroles en las aceras y abastecen a los buhoneros para que estos les obstaculicen el transito a los peatones. Para ellos solamente las ganancias en las mercancías que venden tiene importancia. No se inmutan ante la fetidez de la basura en las puertas de sus negocios, ni la inseguridad, ni la violencia. Ellos pagan las vacunas que hay que pagar tanto al hampa como a la policía y a repatriar dólares a sus países de origen, se ha dicho.


Los políticos mafiosos, en conchupancias con los sempiternos contratistas, que siempre han medrado alrededor del presupuesto gubernamental, siguen robando al erario público con la anuencia de los órganos contralores y el pueblo sigue recibiendo migajas de lo que le corresponde. La corrupción o “mordida” como dicen los mexicanos, se encuentran por todos lados. En estos 14 años de gobierno revolucionario en Mérida, sólo la ONIDEX, se puede decir que funciona sin la sombra nefasta de la corrupción. Puedo dar fé que renové mi cédula y mi pasaporte y no me pidieron dinero.


El nefasto Alcalde de Mérida, en sus tiempos de Rector de la ULA, dejó a la ciudad un bien equipado y pagado grupo de terroristas que se encapuchan, trancan las dos avenidas claves de la ciudad, colocan cuatro cauchos y los queman cada vez que les sale del forro…. E inmediatamente la Policía Estadal sale a protegerlos y la Policía Municipal coloca bicicletas como barricadas para impedir el paso vehicular. Cada vez que estos terroristas hacen esto, la ciudad se paraliza. Nadie sabe porque hacen esto, ni porque gozan de la protección policial.


Tenemos un nuevo Gobernador, pronto elegiremos un nuevo Alcalde. No todo está perdido. Hay esperanza de que las cosas cambien. Hemos puesto la fé en un gobernador que no tiene como misión primordial el ser reelecto para otro periodo, que no sufre de Narcisismo, es oriundo de Mérida que ama su terruño, que está capacitado y sobre todo es honesto e identificado con el Poder Popular Organizado. Si fracasamos con éste sólo nos quedará llamar a María.

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1150 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Juan Veroes


Visite el perfil de Juan Veroes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US Y /contraloria/a157394.htmlCUS