¿Quién le pone el cascabel a la especulación?

Aja Camaradas y Entonces? Un Policía por Persona no Resolvería el Problema de la Inseguridad. Tampoco un fiscal de la Sundecop y el Indepabis acabaría con la especualación y el acaparamiento.



Tomando las palabras del compañero Mario Silva el día 8 de mayo, donde califica la situación económica como “guerra económica”, analicemos con profundidad la situación:

En primer lugar, desde hace más de 14 años el capital, no me refiero al panadero o al del abasto, me refiero al gran capital, ha golpeado el bolsillo de los venezolanos y venezolanas. Aquí colocaré el acento, en la forma de comercializar, de forma especulativa (me cuide de decir mercado especulativo ojo).

Para nadie es un secreto, que la burguesPIA venezolana no es productiva, al contrario es, gracias a la naturaleza rentista de nuestra economía, improductiva, o lo que es lo mismo, son buhoneros de cuello blanco.

En segundo lugar, los agentes económicos de la derecha, salen todos los días por los medios de comunicación (a diferencia de los economistas que apoyan al gobierno) en programas de televisión repitiendo hasta el cansancio: La regulación de precios crea escasez. Ante esta sentencia, ¿qué vocero, vocera ha salido a defender o mejor dicho, a desmontar esta matriz de opinión incierta?

Hasta ahora ni Mario Silva, ni Aporrea, ni cuanto personero desligado del área económica, han tratado de ponerle el casbabel al acaparamiento.

¿Acaso tenemos el control de lo que se produce en Venezuela? Son varias preguntas que debemos hacernos antes de salir a decir lo mal que lo hace una Institución. Esa es otra cosa, ¿es labor de un solo organismo la guerra contra el capital, tal es el caso de la Sundecop, que hasta el momento cuenta con 150 fiscales?

En tercer lugar, la guerra económica, no la combate un solo organismo, ni dos, ni tres, es una POLÍTICA DE ESTADO, combatir las mafias, no solo del sector empresarial, que cada día hace su trabajo político, de desacreditar cada medida que se toma, y nuestros camaradas se unen a la sinfónica escuálida...

y las mafias de la Guardia Nacional, que cada vez que llegamos a un estado o pueblo, nos dicen: “cuando ustedes se van, la Guardia tranza con el comerciante” ¿eso tampoco lo sabemos camaradas? cual es la necesidad de escribir improperios, ofensas y reacciones desligadas de la otra visión de quienes día a día trabajamos para contribuir desde nuestro espacio, en una guerra sin cuartel, que ha puesto en jaque a nuestra revolución en varias oportunidades.

¿Entonces qué necesitan? ¿Debe haber un o una fiscal por persona, para protegernos de decisiones que ni siquiera se toman en nuestro país? Que en vez de utilizar los espacios televisivos para formar al pueblo de cómo defenderse de los especuladores; porque esa es otra cosa, no le hacemos boicot al especulador, sino que le seguimos comprando y nos quejamos y quejamos y quejamos... ¿cuál es el compromiso político de una crítica que no va acompañada de una propuesta?

¿Será que alguna vez nos podemos apoyar entre camaradas? y, desde la trinchera de cada uno o una aportar para crear estrategias de defensa contra esta guerra económica que nos es jugar carrito.

Yo también tengo muchas cosas que decirles, sobre las cosas que pueden mejorar en su trabajo; pero me enfoco en el mío y trato de buscar las alternativas a un problema de dimensiones globales.

Les exhorto a que resolvamos los problemas como lo hacen las familias, puertas adentro, construyamos canales de comunicación correctos para tratar temas de Estado. Me hubiese parecido más respetuoso, una llamada de preocupación por parte de Mario Silva, y así poderle poner en cuenta de lo que estamos haciendo y las propuestas que queremos emprender, en vez de escucharlo, cual señora de la oposición, diciendo que los monos chavistas lo hacen muy mal.


[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 826 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /contraloria/a165533.htmlCUS