Pueblo con desgracia o con gobernadores desgraciados

El Estado Guárico, corazón de Venezuela, como lo publicitó exitosamente uno de sus gobernantes adecos, “puerta de entrada” a los Llanos centrales tiene una historia negra relacionada con varios de sus gobernadores en los últimos 25 años.

Esta historia se inicia por allá, por el año 1989 cuando resulta electo Modesto Antonio Freites Piñate, candidato de Acción Democrática que para el momento de su elección permanecía recluido (léase preso) por una medida cautelar aplicada a él junto a otros 24 funcionarios del gobierno del expresidente Jaime Lusinchi, por el conocido caso de RECADI. Se han visto en Venezuela muchos casos en los que después que un gobernante culmina su gestión se le acusa de corrupto y, con suerte para el pueblo, en algunos casos hasta termina en la cárcel, lo asombroso es que un candidato preso sea sacado de la cárcel por los votos del pueblo.

Casi una década después de este curioso hecho, en el 1998, en las postrimerías de la IV República y en los asomos de la V, el pueblo guariqueño elige para Gobernador a Eduardo Manuitt, dirigente político “aliado” de la Revolución que permaneció precisamente una década en el poder, tiempo en el que instauró un “cogollo” que retó al propio Presidente Chávez y lo llevó a postular a esa gobernación a uno de sus más cercanos y leales colaboradores. La corrupción que imperó en esa Gobernación en este tiempo es de antología.

Así, en el año 2008 William Lara, candidato de Chávez y de la Revolución, derrota en las urnas a la hija de Manuitt (Lenny), a través de la cual su padre aspiraba continuar en el poder. En labores de gobierno, W. Lara, pierde trágicamente su vida en un accidente (septiembre 2010), apenas habiendo cumplido menos de dos años de gestión que se prometía exitosa. Enlutando al Estado que esperaba un dirigente que lo redimiera, pero su partida física enluta también al país entero, dado que William Lara como lo reconociera Chávez en su funeral fue “uno de los fundadores de la Revolución Bolivariana”.

Con el duelo acuestas aún por la pérdida del dirigente revolucionario, el Presidente Chávez anuncia que el candidato postulado para completar el período del gobernador recién fallecido es el Dr. Luis Enrique Gallardo. Un guariqueño venido de la Academia y con casi una década como Rector de la UNERG. El pueblo guariqueño sin reservas brinda pleno respaldo a esta candidatura y así se elige a este individuo que en estos días, ya fuera de la gobernación, nos enteramos que, junto a otros funcionarios de su confianza, ha sido encarcelado acusado de corrupto.

Sorprende pensar como alguien que ha hecho carrera en la Academia y después de haberse granjeado un prestigio que lo llevo a ocupar la Gobernación de su Estado natal, se dejó tentar por los antivalores del capitalismo.

Apostamos que el actual gobernador de Guárico, Camarada Ramón Rodríguez Chacín, rompa lo que parece ya una maldición a quienes le ha correspondido gobernar al Guárico, reivindicando a la Revolución en este estado llanero y sobre todo gobierne obedeciendo al pueblo y preservando la memoria y el legado del Comandante Supremo.

No siempre los pueblo tienen los gobernantes que se merecen, el Guárico pueblo chavista merece gobernantes honestos y que trabajen por los intereses del pueblo.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1184 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /contraloria/a169007.htmlCUS