No lo digas porque es verdad

¿Quién podía decir algo en Aragua acerca de Isea? se intuían las cosas, se veía la situación de Maracay, su abandono, su suciedad en las calles pero lo inevitable, cargo mata crítica y poder mata sentido común.

Y la critica perversa cual sería o cual no es la critica perversa cuando una calle estuvo limpia años y luego está llena de basura es que algo no funciona y ese algo tiene culpables y la constitución especifica y es clarita con respecto a que cosas y que responsabilidades tiene cada ente gubernamental.

Los cargos y los puestos y el poder son medicinas como las canto Quevedo algunos siglos atrás pero no es solo el dinero es además el poder.

¿A quién no le maravilla 
Ver en su gloria, sin tasa, 
Que es lo más ruin de su casa 
Doña Blanca de Castilla? 
Mas pues que su fuerza humilla 
Al cobarde y al guerrero, 
Poderoso caballero 
Es don Dinero. 

Los cargos hacen “inequívocos” a quienes los detentan a quienes son soportados en ellos y convierten su ignorancia en ordenes, de las cosas que me parecen dramáticas es como un tubo pintado en medio de la Plaza el Venezolano desee ser visto como símbolo de Caracas a pesar de lo dramáticamente antiestético que es para la mirada de cualquier viandante.

O como por medio de un decreto se desea “convertir” a una  marcha en tiempo perfecto en lo que según él es un “pasodoble barato” que cosas debemos leer y escuchar y hasta donde llega la razón del poder de desear imponer cosas que no existen y crear argumentos viles para descalificar.

Imaginan que a algún jerarca por decreto se le ocurra destruir la obra del Maestro Carlos Raul Villanueva porque desarrollo su obra en años de gobiernos que van desde Juan Vicente Gomez hasta gobiernos de Acción Democrática. La obra cultural no tiene fecha en el gobierno que le dio carnadura primaria, lo que tiene Jorge es TRASCENDENCIA histórica veamos y queramos o no somos herederos de la misma historia veamos las obras emblemáticas de Villanueva y en que años y saque usted lector sus conclusiones.

·         Plaza de Toros Maestranza César Girón (Maracay, 1934)

·         Casa para Alejandro Otero (San Antonio de Los Altos, 1965)

·         Edificio Plaza la Estrella (Caracas, 1964)

·         Pabellón de Venezuela para la Expo Montreal (Montreal, Canada, 1967)

·         Museo Jesús Soto (Ciudad Bolívar, 1970)

Las artes y las obras de las naciones están allí como herencia de lo que somos y seremos, no somos parte de la GENERACION ESPONTANEA y me impresiona y me indigna que se den esos argumentos para descalificar la obra de una nación.

El Himno de Caracas quizás no le guste, pero de que no es un pasodoble no es un pasodoble aunque lo diga el jefe.

La octava estrella de la Bandera Nacional su incorporación a la enseña patria tuvo un argumento de peso el Decreto de Bolívar y el reconocimiento de Guayana y alguna vez antes de que el Presidente Chávez la incorporara con toda justicia acompañe junto a Carlos Yusti, Maritza Velazco y otros y otras  al alcalde Clemente Scotto a la lucha y a la exigencia publica de que se colocara la octava estrella en el Lábaro Patrio.

S e quiera o no la música de cualquiera podrá gustarnos o no pero solo la vida la pondrá en la boca de muchos y pegara o no en nuestros corazones y pensamientos.

Las pirámides de Egipto están allí y la Muralla China también y no fueron construidas por gobiernos progresistas conste que esto es un pleonasmo e inclusive Brech en “Preguntas a un obrero que lee” recrea de manera magistral acerca de obras y de hombres.

La vida Jorge Rodriguez marcha respeto sus esfuerzos por hacer de caracas una ciudad más amable para la gente, inclusive recuperar Caracas  es ya ganancia. Pero no olvide que la mayor parte de los caraqueños todavía no nacen y la obra musical de Chelique Saravia aun con las diferencias políticas que puedo tener con el autor de Ansiedad entre otras son más trascendentales que más de un gobierno.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 751 veces.