Las palabras sobre la corrupción del comandante

Entre el 12 y el 13 de noviembre de 2.004, en Caracas tuvo lugar un Taller de Alto Nivel del gobierno, a él acudieron ministros, gobernadores, alcaldes, autoridades de los otros poderes del Estado venezolano y el propio Presidente Hugo Chávez. Esa reunión era para tratar diferentes puntos de importancia para el buen manejo de la administración Pública. Entre los temas que se conversaron estaba uno de vital importancia, era el de la corrupción administrativa. Cuando en la reunión se anunció que este era el punto que seguía para su discusión, de inmediato el Presidente Chávez se levanta de la silla y comienza a hablar y entre otras cosas dice. “Camaradas, se sabe que hay muchas maneras de ser corruptos, que si el depósito que llegó para el presupuesto de un mes lo colocan en un banco y entonces el banco da una comisión. Eso es corrupción, compañeros, eso es corrupción. También existe el uso de los recursos del Estado para beneficio Personal, de cualquier manera, malversación de fondos, la dilapidación de recursos y el porcentaje que le cobran al contratista para realizar algún trabajo. Miren, empezando el gobierno, antes de hacer un viaje, me llevan para que firme una hoja para hacer un depósito a mi cuenta. Yo pregunto: Epa! ¿Qué es esto? ¿Por qué esa plata es mía? Son los viáticos suyos ¡Viáticos! ¿Yo? Que viáticos voy a estar cobrando yo si el Estado me financia todo. ¡Viáticos yo!, ¡Eso es corrupción! ¡Claro que es corrupción!” “Un alcalde que venga para acá y traiga chofer, vehículo y gasolina paga, y hotel pago, o se quede casa de un amigo, una amiga, una familia y pase aquí 5 días en reuniones y después llegue allá a que le depositen los 5 días de viáticos. ¡Ese es un corrupto! ¡Es un inmoral! ¡Esa platica es para los muchachitos pobres, compadre!, aquellos que no tienen chofer ni carro. ¡Eso no es para ti! Eso es corrupción. Pero eso hay que hablarlo ¿saben? Por qué mucha gente cree que eso no es corrupción. Y resulta que si lo es”

“Yo varias veces he llamado a alguna gente: Mira vale, ¿Cómo es eso de que te compraste esto?” “Yo tengo como norma que mientras esté en la Presidencia de la República, no tengo casa, ni voy a tener casa, lo digo por adelantado; no tengo carro si voy a tenerlo. Un funcionario público no puede estar haciendo negocios. Si usted quería comprar una casa, porque la familia está ilusionada con una nueva casa, porque la actual es muy pequeña, y resulta que usted salió electo alcalde, esa compra tiene que quedar congelada. Oye, que yo tenía planes de comprar un fundito por allá, ¡ah! pero ahora es gobernador: no puede hacerlo compadre, aunque ya tenga reunido la plata, porque tienen que dar el ejemplo. La mujer del César no solo debe ser reina, sino que tiene que parecerlo también. ¿Qué va a decir la gente de un gobernador que llegó y a los pocos meses tiene tremenda casa o compra una hacienda? ¡Ah! para eso fue que llegaste a gobernador o a alcalde y ahora tengas tremenda camioneta también, y te la viva viajando. No chico, todo lo contrario, cada funcionario tiene que dar el mejor ejemplo. En la administración pública hasta el último centavo es del pueblo, sobre todo del pueblo pobre”

“Hay un procedimiento que es fácil. Sencillamente, mira, tu tienes que hacer una declaración jurada del patrimonio de los bienes que tenías, y un año después de estar desempeñándolo de repente llega un funcionario debidamente autorizado y te dice: Señor Alcalde, Señor Gobernador, Señor Ministro, mucho gusto, pertenezco a tal organización oficial anticorrupción y desde que usted entró a ocupar su cargo lo hemos venido observando, hemos notado que su modo de vida ha cambiado mucho, tanto que sumando todo sus bienes y entradas económicas que usted y sus allegados puedan compartir, no es suficiente para llevar tal modo de vida. Vengo para que usted me explique de donde ha sacado esa plata. ¿Cómo hizo para tener tal camioneta, su esposa otra y su hijo mayor otra. Como hizo para haber comprado la lujosa quinta que habita en la urbanización tal, como hizo para comprar la finca que posee en el estado tal, como hace para que usted y su familia hayan viajado varias veces al exterior, como hace para comer casi siempre en los más lujosos restaurantes y como hace para tener en los bancos tantos millones de bolívares? Todo eso es lo que se quiere usted pueda probar a la institución que represento, ya que el gobierno ahora si está interesado en combatir la corrupción y minimizarla lo más que se pueda. ¡Ah! ¿Que le diría alguno de nosotros: Proceda usted de inmediato, o saldría corriendo?”

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1237 veces.