Afirman que "La Inquisición llegó a Ávila TV"

Denuncian irregularidades laborales en Ávila TV mediante un comunicado público

Caracas, 11 de julio de 2012.- De quienes han sido un bastión importante de una nueva forma de hacer televisión  y quienes son parte de la comunicación contrahegemónica nos llegó un comunicado público en el que denuncian y expresan su malestar ante la actuación de la Directiva del canal Ávila TV.

Trabajadores y trabajadoras expresan en su comunicado despidos injustificados, forzamiento a la renuncia y hostigamiento laboral. A continuación se lo presentamos tal cual lo mandaron estos trabajadores de la comunicación:   

La Inquisición llegó a Ávila TV

          Ya no es un secreto para mucha gente que aquel canal juvenil, asociado generalmente con los peluos, con los de verbo encendido, espontaneo y sin acartonamiento, con los irreverentes, con esos que a más de un politiquero de derecha pusieron a temblar más de una vez con preguntas incomodas, ha pasado en los últimos años por una crisis que parece atentar de manera sistemática con la esencia de lo que debe ser un medio de comunicación alternativo y comprometido con la lucha.

            Así pues, juntas directivas han desfilado por el canal una tras otra, en medio de verdaderos escándalos de corrupción,  desvío de recursos, malversación de fondos y todo tipo de irregularidades denunciadas con pruebas en mano por los trabajadores y las trabajadoras de este medio, haciendo uso de la contraloría social como máxima expresión de la democracia participativa y protagónica, apuntando de esta forma hacia el ejercicio necesario de lo que, de manera estratégica nuestro Comandante Hugo Chávez ha impulsado para la profundización de este proceso histórico de cambios y la conquista del Socialismo: las 3 R.

            ¿El resultado cual ha sido? Por un lado los responsables de todo este nefasto panorama ostentan actualmente altos cargos en otras instituciones del Estado y los trabajadores y trabajadoras de Ávila TV somos estigmatizados como “los incorregibles” y nuestras acciones son banalizadas como “malcriadeces” de carajitos rebeldes sin causa.

            De esta forma, actualmente los trabajadores y trabajadoras del canal nos toca enfrentar un escenario en el que una suerte de junta inquisidora llego hace tres meses para, según ellos “apretar unas cuantas tuercas” y a sangre y fuego lograr imponer su visión de lo que debe ser un canal de televisión (al mejor estilo de RCTV de donde muchos vienen), llevándose por el medio a todo lo que huela a queja, propuesta, organización, participación y articulación entre los que hacemos posible que esta señal se mantenga viva a pesar de tantos golpes recibidos.

            Al grito de “herejía”, personajes como Milton Crespo (presidente actual de la Fundación Ávila TV) y Rómulo Viloria (asistente de la presidencia) han usado el poder del cual fueron investidos, para despedir a trabajadores que recogían firmas que iniciarían procesos orientados a la elección de los delegados y delegadas de prevención dentro de la institución por un lado, y por el otro a compañeros que hacen algún tipo de comentario en las redes sociales, relacionado con la situación que se vive en el canal atentando de esta forma contra la libertad de expresión que gracias al proyecto político que el Comandante Hugo Chávez lidera, hoy puede ser ejercida de manera plena.  Madres y padres de familia que son perseguidos dentro de la institución por opinar o tratar de activar la participación y que son coaccionados con la vergonzosa y vieja práctica patronal del: “renuncias o te despido”.

            Estamos ante una junta directiva que inclusive atenta contra la necesaria integración e interacción entre trabajadores y trabajadoras del canal, prohibiendo el tránsito de un departamento a otro, convirtiendo cada espacio de trabajo en una especie de pabellón carcelario del que no pueden ser traspasados sus límites y a su vez imponiendo de manera clara, al mejor estilo capitalista, una división social del trabajo, con agentes de seguridad incluidos, dejando atrás la época del canal-escuela en el que muchos jóvenes fueron formados.

            Frente a nuestros ojos se nos presenta un escenario en el que el amedrentamiento esta a la orden del día con personal adscrito a la presidencia (ARGENIS) paseándose por las instalaciones del canal portando armas de fuego, acción esta que podría “persuadir” la postura de algunos trabajadores y trabajadoras frente a este orden de cosas antes descrito.

            Carteleras que antes servían como espacio para la propuesta, la crítica y la reflexión hoy fueron arrebatadas de las manos de los trabajadores y trabajadoras para ser manejadas de manera exclusiva por patrones que colocan amenazas de despido para quienes se atrevan a reunirse con más de 5 personas en las instalaciones de la institución, quizás emulando a Carlos Andrés Pérez, Virgilio Ávila Vivas o Ítalo del Valle Alliegri durante los sucesos del Caracazo con su suspensión de garantías.

            Un panorama funesto en el que por un lado se prohíbe la construcción de espacios de participación obrera y por el otro se despide de manera inhumana a una gran cantidad de trabajadores y trabajadoras que laboraban en el canal bajo la modalidad de Honorarios Profesionales, pero que sin embargo dedicaban jornadas semanales de más de 44 horas al canal, sufriendo cualquier tipo de limitaciones operativas ante la falta de equipos pero con todo el compromiso de quienes creen en una comunicación alternativa y revolucionaria que haga posible construir socialismo desde la trinchera de Ávila TV.

            La intención y misión de esta junta directiva pareciera obvia: hostigar a los trabajadores y trabajadoras que creemos en una comunicación alternativa y liberadora para que renunciemos al sueño de una televisión que responda a los intereses del pueblo históricamente excluido y hoy reivindicado por el Comandante Chávez. A ellos les decimos que con esta postura no estamos clamando por respeto a nuestros derechos como trabajadores y trabajadoras. Los derechos se conquistan. Los derechos se pelean. Los derechos se luchan en cualquier escenario y eso estamos dispuestos a hacer como hijos de Bolívar.

Trabajadores y trabajadoras de Ávila TV.

Julio 2012.

 

 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 11929 veces.

Comparte en las redes sociales



Notas relacionadas