Cuando la sal se corrompe

Cuando creía que en Venezuela lo había visto todo de parte de la oposición en cuanto a bajeza y abyección, como por ejemplo su costumbre inveterada desde los inicios de la cuarta república de no asumir responsabilidades, a decir yo no fui así los pillen terminando de asestar la puñalada por la espalda, hoy una entidad formada por unos abogados que más parecen ilusionistas de segunda categoría, más un cura golpista embustero vestido con piel de oveja, me recordaron un pasaje del evangelio que habla de cuando la sal se corrompe, parábola y sentencia que retrata de forma contundente la doble moral Provea.

Provea es la supuesta ong que defiende los derechos humanos, pero los de los más ricos en Venezuela cuando están con la oposición, que ahora trata de negar los ataques a los CDI, los hostigamientos y los ya diez asesinados seguidores del chavismo, que ya completan con la muerte de una niña en Táchira la decena, arroyada por un seguidor de Capriles que "drenó su arrechera", arroyando con su camión a unos vecinos que festejaban: dos niños son parte de la decena de asesinatos, que estos canallas tratan de tapar tratando de argumentar que la FANB cometió una violación épica de derechos humanos, contra sus “pobres angelitos”, que intentaban quemar, asesinar y tirar piedras, contra todo lo que representara al gobierno, gracias al envenenamiento de odio, inoculado con mucha eficiencia bandida por la prensa privada de ese país y del vecindario.

El foro penal por Venezuela, que debería ser penalizado por un concejo de la judicatura o colegio de seguimiento profesional ético del cual estos señores carecen, hoy reunieron con aspavientos de gallinas alborotadas a la prensa privada de Venezuela – y no podía faltar NTN 24 Horas de Colombia- quienes trataban a punta de bulla, pero sin pruebas y sin argumentos legales, comparar la acción de la GNB con la de los regímenes políticos del franquismo o del fascismo, todo porque no se les permitió a los seguidores más jóvenes de Capriles Radonsky, ejercer su “derecho a la protesta”, es decir, su derecho a "drenar sus arrecheras" tratando de quemar las sedes de los CNE, los CDI o matar chavistas…Yo les preguntaría a estos farsantes:

¿Existe algún derecho a asonada? ¿Existe algún derecho a matar al que piensa distinto? ¿Y si fueran ustedes los agredidos? ¿En qué se diferencia la causa violenta que ustedes como foro defienden, de lo que sucedió en Ruanda? Vale hacer estas preguntas a estos señores que hoy como Diego Arría, amenazan con llevar al gobierno Bolivariano a la CPI. Se les podría creer, pero resulta que los señores que hablan de muchachos que quedaron con trastornos psicológicos, muchachos a los que llenaron de plomo, como en el caso de los testigos electorales de Capriles sacados a punta de pistolas, carecen de pruebas. La única que poseen, es la que su mente difamadora excreta por sus bocas.

Con la misma vestimenta y aspavientos, pero dichos en un tono de curita bonachón, Luís Ugalde un cura chapetón y franquista, habla de un supuesto tirón de orejas en Venezuela dado por el papa Bergoglio, todo eso afirma, mientras distorsiona cifras y contextos para decir que el gobierno tiene la culpa de todo, que las misiones no funcionan, pero resulta que un twitero se le cuela a la periodista de Globovisión y este le recuerda su función protagónica en el golpe de estado de Carmona Estanga.

Pero como sí se tratara de lo más normal, el cura Ugalde que aparece coordinando la mesa golpista del año 2002, en un video de RCTV, afirma sin despeinarse que para la fecha estaba en España haciendo conferencias. Con curas así para que promotores del satanismo, es lo que se me viene a la mente, porque al menos Urosa Sabino y Baltasar Porras con sus caras de fariseos, no engañan a nadie, pero Ugalde con su tono bonachón, engaña a muchos que al darse cuenta, abandonarán muy seguramente la iglesia católica, llevados por la decepción que se siente cuando la sal se corrompe.

Viendo uno a curas como Ugalde, a monseñores como Baltazar Porras o Urosa Sabino, romper cualquier marca mundial de la embustería y la falsedad, no le extraña para nada ver a un político como Vecchio, vocero de Voluntad Popular, o a un dipsómano teórico del golpe de estado como Carlos Raúl Hernández, tratando de decir que los asesinatos no son nada, no pasaron, que son culpa del gobierno y que el gobierno es fascista porque ya ganaron, porque el CNE mientras no gane Capriles es corrupto.

Con unos maestros de la trampa vistiendo sotana, comprende uno que la dirigencia política de las élites de Venezuela, educada en los colegios privados gobernados por curas, que defienden la injusticia social como “orden social por la voluntad divina” y se jactan de brindar una educación de calidad, deben de estar orgullosos por esta camada de malhechores tapados en plata especulada, que lo único que les falta es superar a sus maestros en la mentira.

[email protected]
Ciudadano afroabiayalense de la Región Caribe en la República de Colombia. Red Independentista del Caribe. Observatorio Independiente de medios y estudios académicos desde perspectiva de género y etnia.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1022 veces.

Nicolás Ramón Contreras Hernández


Visite el perfil de Nicolás Ramón Contreras H para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.

Comparte en las redes sociales